Marco Aurelio en campaña

Marco Aurelio en campaña



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Críticas a Marco Aurelio desde las historias romanas

NÓTESE BIEN: Este es un borrador. Lo ordenaré y haré revisiones a lo largo del tiempo, agregando algo de contenido adicional en el camino.

Cuando hablamos de Marco Aurelio en relación con el estoicismo, inevitablemente nos centramos en las formas en que su vida podría ilustrar los conceptos y prácticas estoicos. Sin embargo, a veces la gente se opone a que idealizando él. Ahora, hay que decir que, en general, las historias que sobreviven pintan una imagen consistentemente muy admirativa del carácter personal de Marcus, y podemos encontrar muchas piezas de evidencia circunstancial para apoyar la visión de él como un bien emperador y un bien Estoico. Sin embargo, hay muchas críticas a Marcus que se encuentran en las fuentes antiguas. Así que, en aras del equilibrio, quería presentarlos aquí como una historia & # 8220negativa & # 8221 de Marcus. Mantendré mis comentarios al mínimo y trataré de presentar las afirmaciones hechas, aunque la mayoría de ellas son cuestionables y, en algunos casos, señalaré información adicional que sea relevante.


Sobre Marcus Aurelius y los & # 039Cinco buenos emperadores & # 039

Los 'Cinco buenos emperadores' gobernaron el Imperio Romano entre el 96 y el 180 d.C. incluyen a Nerva (96-98), Trajano (98-117), Adriano (117-138), Antonino Pío (138-161) y Marco Aurelio ( 161-180). Edward Gibbon afirmó que esta era fue una 'edad de oro de la humanidad', y tal vez lo fue, si uno se contenta con ignorar a los cientos de miles de esclavos y trabajadores pobres en todo el Imperio.

¿Qué hizo realmente "buenos" a estos emperadores? La respuesta más simplista es que no eran Domiciano. Nerva fue el sucesor del último Flavio, una personalidad paranoica y poco atractiva que se había vuelto profundamente impopular en el Senado. Los cinco emperadores parecen haber disfrutado de relaciones predominantemente cordiales con el Senado y las familias gobernantes de Roma, y ​​esto debe tener mucha influencia en su retrato favorable en las fuentes contemporáneas. Solo Hadrian parece haber recibido críticas mixtas de los senadores.

Nerva era un anciano seco y enfermizo, que pudo haber jugado un papel en la desaparición de Domiciano. Trajano fue un héroe militar tanto antes como después de su ascensión, posiblemente fue homosexual. Fue gracias a sus aventuras militares en Dacia y Mesopotamia que el Imperio alcanzó su mayor extensión territorial. Adriano era un helenófilo con una personalidad tempestuosa, que fue uno de los pocos emperadores romanos que realmente viajó a las tierras lejanas que gobernaba. Antoninus Pius se destaca por tener quizás el reinado más aburrido y pacífico de cualquier emperador.

Sin embargo, fue Marco Aurelio quien enfrentó los desafíos gemelos de la plaga y la "invasión bárbara". La famosa 'Plaga Antonina' devastó el Imperio durante su reinado, diezmó las filas de las legiones. Pasó la mayor parte de su reinado haciendo retroceder a los grupos de asalto germánicos y sármatas, algunos de los cuales penetraron las fronteras hasta Rávena.

En este foro y en otros lugares, Marco Aurelio ha sido criticado por varios motivos. Algunos han afirmado que pasó más tiempo escribiendo filosofía que defendiendo su Imperio, una afirmación tan ridícula que resulta insultante. De hecho, Marcus abre su famoso Meditaciones informándonos de que estaba "en campaña entre los Quadi".

Marcus también ha sido criticado, incluso burlado por permitir que su hijo Commodus supuestamente degenerado lo sucediera. No tenemos relatos favorables o imparciales de la vida y el reinado de Commodus, sin embargo, incluso si era tan "malo" como se nos dice, estos rasgos negativos podrían no haberse revelado antes de su ascensión. Hay poco que sugiera que disfrutaba de una relación cercana con su padre, quien debió haber estado ocupado y "estresado" hasta el extremo durante la juventud de su hijo.

Incluso si Marcus reconocía que su hijo no era apto para gobernar el Imperio, ¿qué podía hacer? Si Marcus hubiera "adoptado" un sucesor como lo hicieron sus predecesores, habría estado sembrando las semillas de la discordia. O el adoptado ejecutaría a Cómodo, o habría existido el riesgo constante de que la nobleza o las legiones proclamaran a Cómodo como un gobernante alternativo. Probablemente, Commodus aún no había revelado sus malos rasgos, o Marcus se había olvidado de discernirlos. Y nuevamente, esto es si asumimos que Commodus, quien logró mantener el Imperio en una sola paz durante doce, largos años, era realmente un monstruo.

Los Cinco Buenos Emperadores se conocen alternativamente como los 'Emperadores Adoptivos', porque todos ellos, excepto Nerva, fueron adoptados por sus predecesores. Vale la pena señalar que estas adopciones no fueron una política deliberada, ocurrieron simplemente debido al fracaso del emperador anterior en producir un heredero varón. A menudo se pasa por alto Lucius Verus (nacido Lucius Ceionius Commodus), que fue adoptado por Antoninus junto con Marcus en 138. Compartió el Imperio con Marcus de 161 a 166, y ganó una serie de victorias contra Partia. Desafortunadamente, se convirtió en la primera víctima destacada de la devastadora plaga de Antonine.


¿Quién es Marco Aurelio?

Marco Aurelio fue un emperador romano que gobernó desde 161 EC hasta su muerte en 180 EC. Fue el último de los llamados "Cinco buenos emperadores" de Roma, cinco hombres que se hicieron famosos por su liderazgo en el Imperio Romano. Además de ser un líder romano único, Marco Aurelio también fue un consumado historiador y filósofo estoico. Su libro Meditaciones sigue siendo traducido a una amplia variedad de idiomas y leído hoy.

Aurelius nació en 121 EC en una prominente familia romana. Debido a que su tía era la esposa del emperador Adriano, Marco Aurelio llamó la atención a una edad temprana, y cuando Adriano designó a Antonio Pío como su sucesor, indicó que esperaba que Pío adoptara a Marco Aurelio como su hijo, probablemente con la esperanza de que el niño viviría para ser el Emperador en algún momento. En 161, cuando Marcus Aurelius le sucedió en el trono, insistió en compartir el cargo con su hermano adoptivo, Lucius Aurelius Verus, quien luego murió durante una campaña militar en el Este.

El gobierno de Marco Aurelio estuvo marcado por una serie de reformas sociales progresivas, incluidas leyes que cambiaron la posición de las mujeres y los esclavos en la sociedad romana, otorgándoles más derechos y protecciones. También participó en otros actos políticos progresistas y, al igual que los otros Cinco Buenos Emperadores, mantuvo una relación cordial con el Senado y con la sociedad romana en general. También pasó mucho tiempo viajando por todo el Imperio Romano, lidiando con el creciente malestar social en el Este y entre las tribus alemanas, este malestar contribuyó más tarde a la caída del Imperio Romano.

Marco Aurelio estaba casado con Faustina la Joven y los dos tuvieron 13 hijos. Desafortunadamente, como era común durante este período, solo un puñado de estos niños llegó a la edad adulta, incluido más notablemente su hijo Cómodo, quien lo sucedió en el trono. Poco se sabe de Faustina, excepto por el hecho de que acompañó notablemente a su esposo en campañas militares, y fue acusada de envenenar personas y ordenar ejecuciones a pesar de estos rasgos bastante desagradables, parece que su esposo la amaba mucho.

La muerte de Marco Aurelio marcó un cambio radical en la sociedad romana. Inseguro sobre la sucesión, Aurelius confirmó que su hijo debería tomar el trono, con la esperanza de que una decisión firme sobre un heredero reduciría el riesgo de una guerra civil. Sin embargo, Cómodo resultó ser una mala elección de emperador, mostrando la megalomanía y la estrategia cuestionable exhibida por emperadores anteriores y a menudo profundamente corruptos. Con la adhesión de Cómodo, el Pax Romana, un período de 200 años de relativa paz para Roma, llegó a su fin.

Desde que comenzó a contribuir al sitio hace varios años, Mary ha aceptado el emocionante desafío de ser investigadora y escritora. Mary tiene un título en artes liberales de Goddard College y pasa su tiempo libre leyendo, cocinando y explorando la naturaleza.

Desde que comenzó a contribuir al sitio hace varios años, Mary ha aceptado el emocionante desafío de ser investigadora y escritora. Mary tiene un título en artes liberales de Goddard College y pasa su tiempo libre leyendo, cocinando y explorando la naturaleza.


Quintillus

Marcus Aurelius Quintillus era el hermano menor de Claudius II Gothicus.
Lo habían dejado al mando de las tropas en el norte de Italia, mientras Claudio II estaba en campaña contra los godos en los Balcanes, para evitar cualquier invasión a través de los Alpes por parte de los alamanes.

Y así, a la muerte del emperador, tenía su base en Aquileia. Tan pronto como se recibió la noticia de la muerte de su hermano, sus tropas lo aclamaron emperador. Poco después, el Senado lo confirmó en este cargo.

Tanto el ejército como el senado parecían reacios a nombrar al candidato más obvio, Aureliano, que se entendía como un estricto disciplinario.

Hay puntos de vista contradictorios sobre a quién se había propuesto Claudio II como su sucesor. Por un lado, se sugiere que Aureliano, sobre quien Claudio II había sido elegido, era el heredero legítimo del emperador. Por otro lado, se dice que el difunto emperador había declarado que Quintillus, quien, a diferencia de él, tenía dos hijos, debería ser su sucesor.

Quintillus & # 8217 primer acto de estado fue solicitar al senado que deificara a su difunto hermano. Una solicitud que fue concedida de inmediato por una asamblea de sincero duelo.

Pero en un error fatal, Quintillus permaneció un tiempo en Aquileia, sin trasladarse de inmediato a la capital para consolidar su poder y ganar un apoyo vital entre los senadores y el pueblo.

Antes de que tuviera la oportunidad de dejar más huella en el imperio, los godos volvieron a causar problemas en los Balcanes y sitiaron las ciudades. Aureliano, el temible comandante del Bajo Danubio, intervino con decisión. A su regreso a su base en Sirmio, sus ejércitos lo aclamaron emperador. Aureliano, si se desconoce la verdad o no, afirmó que Claudio II Gothicus había querido que él fuera el próximo emperador.

Quintillus & # 8217 desesperado intento de impugnar el reclamo de Aurelian & # 8217 al trono duró solo unos días. Al final, sus soldados lo abandonaron por completo y se suicidó cortándose las muñecas (septiembre de 270 d.C.).

Se desconoce la duración exacta del desventurado Quintillus & # 8217. Aunque diversos relatos sugieren que duró entre dos o tres meses y solo 17 días.


Contenido

Las principales fuentes que describen la vida y el gobierno de Marcus son irregulares y, con frecuencia, poco fiables. El grupo de fuentes más importante, las biografías contenidas en el Historia Augusta, afirmaba haber sido escrito por un grupo de autores a principios del siglo IV d. C., pero se cree que, de hecho, fueron escritos por un solo autor (al que se hace referencia aquí como "el biógrafo") de aproximadamente el 395 d. C. [3] Las biografías posteriores y las biografías de emperadores y usurpadores subordinados no son fiables, pero las biografías anteriores, derivadas principalmente de fuentes anteriores ahora perdidas (Marius Maximus o Ignotus), son mucho más precisas. [4] Para la vida y el gobierno de Marco, las biografías de Adriano, Antonino, Marco y Lucio son en gran parte confiables, pero las de Aelius Verus y Avidius Cassius no lo son. [5]

Un cuerpo de correspondencia entre el tutor de Marcus Fronto y varios funcionarios de Antonine sobrevive en una serie de manuscritos irregulares, que cubren el período de c. 138 a 166. [6] [7] El propio Marcus Meditaciones ofrecen una ventana a su vida interior, pero son en gran parte inalcanzables y hacen pocas referencias específicas a los asuntos mundanos. [8] La principal fuente narrativa del período es Cassius Dio, un senador griego de Bithynian Nicea que escribió una historia de Roma desde su fundación hasta 229 en ochenta libros. Dio es vital para la historia militar del período, pero sus prejuicios senatoriales y su fuerte oposición a la expansión imperial oscurecen su perspectiva. [9] Algunas otras fuentes literarias proporcionan detalles específicos: los escritos del médico Galeno sobre los hábitos de la élite antonina, las oraciones de Elio Arístides sobre el temperamento de la época y las constituciones conservadas en el Digerir y Codex Justinianeus sobre el trabajo legal de Marcus. [10] Inscripciones y hallazgos de monedas complementan las fuentes literarias. [11]

Editar nombre

Marcus nació en Roma el 26 de abril de 121. Su nombre al nacer era supuestamente Marcus Annius Verus, [13] pero algunas fuentes le asignan este nombre tras la muerte de su padre y la adopción no oficial por parte de su abuelo, al llegar a la mayoría de edad, [14 ] [15] [16] o en el momento de su matrimonio. [17] Pudo haber sido conocido como Marcus Annius Catilius Severus, [18] al nacer o en algún momento de su juventud, [14] [16] o Marcus Catilius Severus Annius Verus. Tras su adopción por Antonino como heredero al trono, fue conocido como Marco Elio Aurelio Verus César y, tras su ascensión, fue Marco Aurelio Antonino Augusto hasta su muerte [19] Epifanio de Salamina, en su cronología de los emperadores romanos Sobre pesos y medidas, lo llama Marco Aurelio Verus. [20]

Orígenes familiares Editar

La familia paterna de Marcus tenía orígenes romanos italohispánicos. Su padre fue Marcus Annius Verus (III). [21] La gens Annia era de origen italiano (con legendarias afirmaciones de descendencia de Numa Pompilius) y una rama de la misma se trasladó a Ucubi, una pequeña ciudad al sureste de Córdoba en la Bética Ibérica. [22] [23] Esta rama de los Aurelii con sede en la España romana, la Annii Veri, saltó a la fama en Roma a finales del siglo I d.C. El bisabuelo de Marcus, Marcus Annius Verus (I), era senador y (según el Historia Augusta) ex pretor su abuelo Marcus Annius Verus (II) fue nombrado patricio en 73-74. [24] A través de su abuela Rupilia, Marcus era miembro de la dinastía Nerva-Antonine. La sobrina sororal del emperador Trajano, Salonia Matidia, era la madre de Rupilia y su media hermana, la esposa de Adriano, Sabina. [25] [26] [nota 1]

La madre de Marcus, Domitia Lucilla Minor (también conocida como Domitia Calvilla), era hija del patricio romano P. Calvisius Tullus y heredó una gran fortuna (descrita en detalle en una de las cartas de Pliny) de sus padres y abuelos. Su herencia incluía grandes fábricas de ladrillos en las afueras de Roma, una empresa rentable en una era en la que la ciudad estaba experimentando un auge de la construcción, y el Horti Domitia Calvillae (o Lucillae), una villa en la colina Celia de Roma. [29] [30] El propio Marcus nació y se crió en el Horti y se refirió a la colina de Celia como "Mi Celia". [31] [32] [33]

La familia adoptiva de Marcus era de origen romano italo-galo: la gens Aurelia, en la que Marcus fue adoptado a la edad de 17 años, era una Sabine gens Antoninus Pius, su padre adoptivo, provenía de Aurelii Fulvi, una rama de Aurelii basado en la Galia romana.

Infancia Editar

La hermana de Marcus, Annia Cornificia Faustina, probablemente nació en 122 o 123. [34] Su padre probablemente murió en 124, cuando Marcus tenía tres años durante su pretoría. [35] [nota 2] Aunque difícilmente pudo haber conocido a su padre, Marcus escribió en su Meditaciones que había aprendido "modestia y hombría" de los recuerdos de su padre y de la reputación póstuma del hombre. [37] Su madre Lucilla no se volvió a casar [35] y, siguiendo las costumbres aristocráticas imperantes, probablemente no pasó mucho tiempo con su hijo. En cambio, Marcus estaba al cuidado de 'enfermeras', [38] y fue criado después de la muerte de su padre por su abuelo Marcus Annius Verus (II), quien siempre había conservado la autoridad legal de patria potestas sobre su hijo y nieto. Técnicamente, esto no fue una adopción, la creación de un nuevo y diferente patria potestas. Lucius Catilius Severus, descrito como el bisabuelo materno de Marcus, también participó en su crianza; probablemente fue el padrastro de la mayor Domitia Lucilla. [16] Marcus se crió en la casa de sus padres en Caelian Hill, una zona exclusiva con pocos edificios públicos pero muchas villas aristocráticas. El abuelo de Marco era dueño de un palacio al lado de Letrán, donde pasaría gran parte de su infancia. [39] Marcus agradece a su abuelo por enseñarle "buen carácter y evitar el mal genio". [40] Le gustaba menos la amante que su abuelo tomó y con la que vivió después de la muerte de su esposa Rupilia. [41] Marcus estaba agradecido de no tener que vivir con ella más tiempo que él. [42]

Desde muy joven, Marcus mostró entusiasmo por la lucha libre y el boxeo. Marcus se entrenó en la lucha libre cuando era joven y en su adolescencia, aprendió a luchar con armadura y dirigió una compañía de baile llamada College of the Salii. Realizaron danzas rituales dedicadas a Marte, el dios de la guerra, mientras vestían armaduras arcanas, portaban escudos y armas. [43] Marcus fue educado en casa, en línea con las tendencias aristocráticas contemporáneas [44] agradece a Catilius Severus por alentarlo a evitar las escuelas públicas. [45] Uno de sus maestros, Diogneto, un maestro de la pintura, demostró ser particularmente influyente. Parece haber introducido a Marco Aurelio en la forma de vida filosófica. [46] En abril de 132, a instancias de Diogneto, Marco retomó la vestimenta y los hábitos del filósofo: estudiaba vistiendo un tosco manto griego y dormía en el suelo hasta que su madre lo convencía de dormir en una cama. [47] Un nuevo grupo de tutores - el erudito homérico Alejandro de Cotiaeum junto con Trosius Aper y Tuticius Proculus, profesores de latín [48] [nota 3] - se hicieron cargo de la educación de Marcus alrededor de 132 o 133. [50] Marcus agradece a Alejandro por su formación en estilismo literario. [51] La influencia de Alexander - un énfasis en la materia sobre el estilo y una redacción cuidadosa, con la cita homérica ocasional - se ha detectado en Marcus Meditaciones. [52]

Sucesión de Adriano Editar

A finales de 136, Hadrian casi muere de una hemorragia. Convaleciente en su villa de Tivoli, eligió a Lucius Ceionius Commodus, el futuro suegro de Marcus, como su sucesor e hijo adoptivo, [53] según el biógrafo "en contra de los deseos de todos". [54] Si bien sus motivos no son seguros, parece que su objetivo era eventualmente colocar al entonces demasiado joven Marcus en el trono. [55] Como parte de su adopción, Cómodo tomó el nombre de Lucius Aelius Caesar. Su salud era tan mala que, durante una ceremonia para conmemorar su llegada al trono, estaba demasiado débil para levantar un gran escudo por su cuenta. [56] Después de un breve estacionamiento en la frontera del Danubio, Elio regresó a Roma para dirigirse al Senado el primer día de 138. Sin embargo, la noche antes del discurso, enfermó y murió de una hemorragia más tarde ese mismo día. . [57] [nota 4]

El 24 de enero de 138, Adriano seleccionó a Aurelius Antoninus, el esposo de la tía de Marco, Faustina la Mayor, como su nuevo sucesor. [59] Como parte de los términos de Adriano, Antonino, a su vez, adoptó a Marco y Lucio Cómodo, el hijo de Lucio Elio. [60] Marco se convirtió en Marco Elio Aurelio Verus, y Lucio se convirtió en Lucio Elio Aurelio Cómodo. A petición de Adriano, la hija de Antonino, Faustina, se comprometió con Lucio. [61] Según los informes, Marcus recibió la noticia de que Adriano se había convertido en su abuelo adoptivo con tristeza, en lugar de alegría. Sólo con desgana se mudó de la casa de su madre en el Caelian a la casa privada de Hadrian. [62]

En algún momento de 138, Adriano solicitó en el Senado que Marcus estuviera exento de la ley que le prohibía convertirse en cuestor antes de su vigésimo cuarto cumpleaños. El senado obedeció, y Marco sirvió bajo Antonino, el cónsul durante 139. [63] La adopción de Marco lo desvió de la carrera típica de su clase. Si no fuera por su adopción, probablemente se habría convertido en triumvir monetalis, un puesto de gran prestigio que implicaba la administración simbólica de la Casa de la Moneda del Estado después de eso, podría haber servido como tribuno con una legión, convirtiéndose en el segundo al mando nominal de la legión. Probablemente, Marcus habría optado por viajar y seguir estudiando. De hecho, Marcus estaba apartado de sus conciudadanos. No obstante, su biógrafo atestigua que su carácter no se vio afectado: `` Todavía mostraba el mismo respeto por sus parientes que cuando era un ciudadano común, y era tan ahorrativo y cuidadoso con sus posesiones como lo había sido cuando vivía en una ciudad. hogar privado '. [64]

Después de una serie de intentos de suicidio, todos frustrados por Antonino, Adriano partió hacia Baiae, un balneario en la costa de Campania. Su estado no mejoró y abandonó la dieta prescrita por sus médicos, permitiéndose comer y beber. Envió a buscar a Antonino, que estaba a su lado cuando murió el 10 de julio de 138. [65] Sus restos fueron enterrados tranquilamente en Puteoli. [66] La sucesión de Antonino fue pacífica y estable: Antonino mantuvo a los candidatos de Adriano en el cargo y apaciguó al Senado, respetando sus privilegios y conmutando las sentencias de muerte de los hombres acusados ​​en los últimos días de Adriano. [67] Por su comportamiento obediente, se le pidió a Antonino que aceptara el nombre de "Pío". [68]

Heredero de Antonino Pío (138-145) Editar

Inmediatamente después de la muerte de Adriano, Antonino se acercó a Marco y solicitó que se enmendaran sus arreglos matrimoniales: se anularía el compromiso de Marco con Ceionia Fabia y, en su lugar, se desposaría con Faustina, la hija de Antonino. El compromiso de Faustina con el hermano de Ceionia, Lucius Cómodo, también tendría que ser anulado. Marcus accedió a la propuesta de Antonino. [71] Fue nombrado cónsul por 140 con Antonino como su colega, y fue designado como seviri, uno de los seis comandantes de los caballeros, en el desfile anual de la orden el 15 de julio de 139. Como heredero aparente, Marcus se convirtió en princeps iuventutis, jefe de la orden ecuestre. Ahora tomó el nombre de Marco Elio Aurelio Verus César. [72] Más tarde, Marcus se advertiría a sí mismo de no tomarse el nombre demasiado en serio: "Asegúrate de no convertirte en un César, no te sumerjas en el tinte púrpura, porque eso puede suceder". [73] A petición del Senado, Marcus se unió a todos los colegios sacerdotales (pontificios, augura, quindecimviri sacris faciundis, septemviri epulonum, etc.) [74] sin embargo, la evidencia directa de membresía está disponible solo para los hermanos Arval. [75]

Antonino exigió que Marcus residiera en la Casa de Tiberio, el palacio imperial en el Palatino, y asumiera los hábitos de su nueva estación, la aulicum fastigium o 'pompa de la corte', contra las objeciones de Marcus. [74] A Marco le costaría conciliar la vida de la corte con sus anhelos filosóficos. Se dijo a sí mismo que era un objetivo alcanzable: 'Donde la vida es posible, entonces es posible vivir la vida correcta, la vida es posible en un palacio, por lo que es posible vivir la vida correcta en un palacio' [76], pero él No obstante, lo encontré difícil. Se criticaba a sí mismo en el Meditaciones por 'abusar de la vida en la corte' frente a la empresa. [77]

Como cuestor, Marcus habría tenido poco trabajo administrativo real que hacer. Leía cartas imperiales al senado cuando Antonino estaba ausente y hacía trabajo de secretaría para los senadores. [78] Pero se sintió ahogado en el papeleo y se quejó a su tutor, Marcus Cornelius Fronto: "Estoy tan sin aliento de dictar casi treinta cartas". [79] Estaba siendo "preparado para gobernar el estado", en palabras de su biógrafo. [80] También se le pidió que pronunciara un discurso ante los senadores reunidos, por lo que la formación oratoria era esencial para el trabajo. [81]

El 1 de enero de 145, Marcus fue nombrado cónsul por segunda vez. Fronto le instó en una carta a dormir lo suficiente "para que puedas entrar al Senado con buen color y leer tu discurso con voz fuerte". [82] Marcus se había quejado de una enfermedad en una carta anterior: “En lo que respecta a mi fuerza, estoy empezando a recuperarla y no hay rastro del dolor en mi pecho. Pero esa úlcera [. ] [nota 5] Estoy recibiendo tratamiento y me estoy cuidando de no hacer nada que interfiera con él '. [83] Nunca particularmente sano o fuerte, Marcus fue elogiado por Cassius Dio, escribiendo sobre sus últimos años, por comportarse obedientemente a pesar de sus diversas enfermedades. [84] En abril de 145, Marcus se casó con Faustina, legalmente su hermana, como se había planeado desde 138. [85] Poco se sabe específicamente de la ceremonia, pero el biógrafo la llama "digna de mención". [86] Se emitieron monedas con las cabezas de la pareja, y Antonino, como Pontifex Maximus, habría oficiado. Marcus no hace ninguna referencia aparente al matrimonio en sus cartas supervivientes, y solo hace referencias a Faustina. [87]

Fronto y educación superior Editar

Después de tomar el toga virilis en 136, Marcus probablemente comenzó su formación en oratoria. [88] Tuvo tres tutores en griego - Aninus Macer, Caninius Celer y Herodes Atticus - y uno en latín - Fronto. Estos dos últimos fueron los oradores más estimados de su tiempo, [89] pero probablemente no se convirtieron en sus tutores hasta su adopción por Antonino en 138. La preponderancia de tutores griegos indica la importancia de la lengua griega para la aristocracia de Roma. [90] Esta fue la época de la Segunda Sofística, un renacimiento de las letras griegas. Aunque educado en Roma, en su Meditaciones, Marcus escribiría sus pensamientos más íntimos en griego. [91]

Atticus era controvertido: un ateniense enormemente rico (probablemente el hombre más rico de la mitad oriental del imperio), se enojaba rápidamente y sus compatriotas atenienses lo resentían por sus modales condescendientes. [92] Atticus fue un oponente empedernido del estoicismo y las pretensiones filosóficas. [93] Pensó que el deseo de los estoicos por la apatheia era una tontería: vivirían una "vida lenta y enervada", dijo. [94] A pesar de la influencia de Ático, Marco se convertiría más tarde en estoico. No mencionaría a Herodes en absoluto en su Meditaciones, a pesar de que entrarían en contacto muchas veces durante las décadas siguientes. [95]

Fronto era muy estimado: en el mundo conscientemente anticuario de las letras latinas, [96] se pensaba que era el segundo después de Cicerón, tal vez incluso una alternativa a él. [97] [nota 6] No le importaba mucho Atticus, aunque Marcus finalmente pondría a la pareja en términos de conversación. Fronto ejerció un dominio completo del latín, capaz de rastrear expresiones a través de la literatura, producir sinónimos oscuros y desafiar fallas menores en la elección de palabras. [97]

Una gran parte de la correspondencia entre Fronto y Marcus ha sobrevivido. [101] La pareja era muy cercana, usando un lenguaje íntimo como 'Adiós mi Fronto, donde sea que estés, mi más dulce amor y deleite. ¿Cómo es entre tú y yo? Te amo y no estás aquí 'en su correspondencia. [102] Marcus pasó tiempo con la esposa y la hija de Fronto, ambas llamadas Cratia, y disfrutaron de una conversación ligera. [103]

Le escribió a Fronto una carta en su cumpleaños, diciendo que lo amaba como se amaba a sí mismo, y pidiendo a los dioses que se aseguraran de que cada palabra que aprendiera de literatura, la aprendiera "de los labios de Fronto". [104] Sus oraciones por la salud de Fronto eran más que convencionales, porque Fronto estaba frecuentemente enfermo a veces, parece ser un inválido casi constante, siempre sufriendo [105] - aproximadamente una cuarta parte de las cartas que se conservan tratan sobre las enfermedades del hombre. [106] Marcus pide que el dolor de Fronto se inflija a sí mismo, "por mi propia voluntad con todo tipo de malestar". [107]

Fronto nunca se convirtió en el maestro de tiempo completo de Marcus y continuó su carrera como defensor. Un caso notorio lo puso en conflicto con Atticus. [108] Marco suplicó a Fronto, primero con un "consejo", luego como un "favor", que no atacara a Ático. Ya le había pedido a Ático que se abstuviera de dar los primeros golpes. [109] Fronto respondió que estaba sorprendido al descubrir que Marcus contaba a Atticus como un amigo (quizás Atticus todavía no era el tutor de Marcus), y admitió que Marcus podría estar en lo cierto, [110] pero sin embargo afirmó su intención de ganar el caso por cualquier medio. necesario: '[L] os acusaciones son espantosas y hay que hablar de ellas como espantosas. Aquellos en particular que se refieren a las palizas y los robos los describiré para que tengan sabor a hiel y bilis. Si por casualidad lo llamo un pequeño griego sin educación, no significará una guerra a muerte ”. [111] Se desconoce el resultado del juicio. [112]

A la edad de veinticinco años (entre abril de 146 y abril de 147), Marcus estaba descontento con sus estudios de jurisprudencia y mostraba algunos signos de malestar general. Su maestro, le escribe a Fronto, era un fanfarrón desagradable y le había dado 'un golpe': 'Es fácil sentarse bostezando junto a un juez, dice, pero para ser un juez es una obra noble ”. [113] Marcus se había cansado de sus ejercicios, de tomar posiciones en debates imaginarios. Cuando criticó la falta de sinceridad del lenguaje convencional, Fronto aprovechó para defenderlo. [114] En cualquier caso, la educación formal de Marcus había terminado. Había mantenido a sus maestros en buenos términos, siguiéndolos con devoción. Su biógrafo escribe que "afectó negativamente su salud" haber dedicado tanto esfuerzo a sus estudios. Era lo único en lo que el biógrafo podía encontrar fallas en toda la niñez de Marcus. [115]

Fronto había advertido a Marcus contra el estudio de la filosofía desde el principio: «Es mejor no haber tocado nunca la enseñanza de la filosofía. que haberlo probado superficialmente, con el borde de los labios, como dice el dicho '. [116] Desdeñó la filosofía y los filósofos y menospreció las sesiones de Marco con Apolonio de Calcedonia y otros en este círculo. [101] Fronto hizo una interpretación poco caritativa de la "conversión a la filosofía" de Marcus: "A la moda de los jóvenes, cansados ​​del trabajo aburrido", Marcus había recurrido a la filosofía para escapar de los constantes ejercicios de formación oratoria. [117] Marcus se mantuvo en estrecho contacto con Fronto, pero ignoraría los escrúpulos de Fronto. [118]

Apolonio pudo haber introducido a Marco en la filosofía estoica, pero Quinto Junio ​​Rústico tendría la mayor influencia sobre el niño. [119] [nota 7] Era el hombre que Fronto reconoció por haber 'cortejado a Marcus' de la oratoria. [121] Era mayor que Fronto y veinte años mayor que Marcus. Como nieto de Arulenus Rusticus, uno de los mártires de la tiranía de Domiciano (r. 81-96), fue heredero de la tradición de la "Oposición estoica" de los "malos emperadores" del siglo I [122], el verdadero sucesor de Séneca (a diferencia de Fronto, el falso). [123] Marco agradece a Rústico por enseñarle a "no dejarse llevar por el entusiasmo por la retórica, por escribir sobre temas especulativos, por disertar sobre textos moralizantes". Evitar la oratoria, la poesía y la 'buena escritura'. [124]

Philostratus describe cómo incluso cuando Marcus era un anciano, en la última parte de su reinado, estudió con Sextus de Chaeronea:

El emperador Marco era un ávido discípulo de Sexto, el filósofo beocio, que estaba a menudo en su compañía y frecuentaba su casa. Lucius, que acababa de llegar a Roma, preguntó al Emperador, a quien encontró en su camino, adónde iba y cuál era su misión, y Marco respondió: 'Es bueno que incluso un anciano se entere de que ahora estoy en mi camino. camino a Sexto, el filósofo, para aprender lo que todavía no sé. Y Lucio, levantando su mano al cielo, dijo: 'Oh Zeus, el rey de los romanos en su vejez toma sus tablas y va a la escuela'. [125]

Nacimientos y defunciones Editar

El 30 de noviembre de 147, Faustina dio a luz a una niña llamada Domitia Faustina. Fue la primera de al menos trece hijos (incluidos dos pares de gemelos) que Faustina daría a luz durante los próximos veintitrés años. Al día siguiente, el 1 de diciembre, Antonino otorgó a Marco el poder tribunicio y la imperio - autoridad sobre los ejércitos y provincias del emperador. Como tribuno, tenía derecho a presentar una medida ante el senado después de que los cuatro Antoninus pudieran presentar. Sus poderes tribunicios se renovarían con los de Antonino el 10 de diciembre de 147. [126] La primera mención de Domitia en las cartas de Marcus la revela como una niña enfermiza. César a Fronto. Si los dioses están dispuestos, parece que tenemos la esperanza de recuperarnos. La diarrea ha cesado, los pequeños ataques de fiebre han desaparecido. Pero la emaciación sigue siendo extrema y todavía hay bastante tos ”. Él y Faustina, escribió Marcus, habían estado "bastante ocupados" con el cuidado de la niña. [127] Domitia moriría en 151. [128]

En el 149, Faustina volvió a dar a luz a dos hijos gemelos. La moneda contemporánea conmemora el evento, con cuernos de la abundancia cruzados debajo de los bustos de los dos niños pequeños, y la leyenda felicitas temporum, 'la felicidad de los tiempos'. No sobrevivieron mucho. Antes de fin de año, se emitió otra moneda familiar: muestra solo una niña pequeña, Domitia Faustina, y un bebé varón. Luego otro: la niña sola. Los bebés fueron enterrados en el Mausoleo de Adriano, donde sobreviven sus epitafios. Fueron llamados Titus Aurelius Antoninus y Tiberius Aelius Aurelius. [129] Marcus se estabilizó: "Un hombre reza:" Cómo no puedo perder a mi pequeño niño ", pero debes orar:" Cómo no puedo tener miedo de perderlo ". [130] Citó del Ilíada lo que él llamó el "dicho más breve y familiar". suficiente para disipar el dolor y el miedo ': [131]

sale de,
el viento esparce un poco sobre la faz del suelo
como ellos son los hijos de los hombres.

Otra hija nació el 7 de marzo de 150, Annia Aurelia Galeria Lucilla. En algún momento entre 155 y 161, probablemente poco después de 155, la madre de Marcus, Domitia Lucilla, murió. [132] Faustina probablemente tuvo otra hija en 151, pero la niña, Annia Galeria Aurelia Faustina, podría no haber nacido hasta 153. [133] Otro hijo, Tiberius Aelius Antoninus, nació en 152. Una emisión de monedas celebra fecunditati Augustae, 'a la fertilidad de Augusta', que representa a dos niñas y un bebé. El niño no sobrevivió mucho, como lo demuestran las monedas del 156, que solo representan a las dos niñas. Pudo haber muerto en 152, el mismo año que Cornificia, la hermana de Marcus. [134] Para el 28 de marzo de 158, cuando Marcus respondió, otro de sus hijos había muerto. Marcus agradeció al sínodo del templo, "aunque esto resultó de otra manera". Se desconoce el nombre del niño. [135] En 159 y 160, Faustina dio a luz a sus hijas: Fadilla y Cornificia, nombradas respectivamente por las hermanas muertas de Faustina y Marcus. [136]

Los últimos años de Antoninus Pius Editar

Lucio comenzó su carrera política como cuestor en 153. Fue cónsul en 154, [137] y volvió a ser cónsul con Marco en 161. [138] Lucio no tenía otros títulos, excepto el de "hijo de Augusto". Lucius tenía una personalidad marcadamente diferente a la de Marcus: disfrutaba de los deportes de todo tipo, pero especialmente de la caza y la lucha, obviamente disfrutaba con los juegos de circo y las luchas de gladiadores. [139] [nota 8] No se casó hasta 164. [143]

En 156, Antonino cumplió 70 años. Le costaba mantenerse erguido sin tirantes. Comenzó a mordisquear pan seco para darle fuerzas para permanecer despierto durante sus recepciones matutinas. A medida que Antonino envejecía, Marco asumía más deberes administrativos, más aún cuando se convirtió en el prefecto pretoriano (un cargo que era tanto secretarial como militar) cuando Marco Gavio Máximo murió en 156 o 157. [144] En 160, Marco y Lucio fueron designados cónsules conjuntos para el año siguiente. Es posible que Antonino ya estuviera enfermo. [136]

Dos días antes de su muerte, informa el biógrafo, Antonino estaba en su propiedad ancestral en Lorium, en Etruria, [145] a unos 19 kilómetros (12 millas) de Roma. [146] Comió queso alpino en la cena con bastante avidez. Por la noche vomitó y al día siguiente tuvo fiebre. Al día siguiente, el 7 de marzo de 161 [147], convocó al consejo imperial y pasó el estado y su hija a Marco. El emperador dio la nota clave de su vida en la última palabra que pronunció cuando el tribuno de la guardia nocturna vino a pedir la contraseña: 'aequanimitas' (ecuanimidad). [148] Luego se dio la vuelta, como si se fuera a dormir, y murió. [149] Su muerte cerró el reinado más largo desde Augusto, superando a Tiberio por un par de meses. [150]

Adhesión de Marco Aurelio y Lucius Verus (161) Editar

Después de la muerte de Antonino en 161, Marco fue efectivamente el único gobernante del Imperio. Seguirían las formalidades del puesto. El Senado pronto le otorgaría el nombre de Augusto y el título imperator, y pronto sería elegido formalmente como Pontifex Maximus, sumo sacerdote de los cultos oficiales. Marcus hizo alguna demostración de resistencia: el biógrafo escribe que se vio "obligado" a tomar el poder imperial. [151] Esto puede haber sido un auténtico horror imperii, 'miedo al poder imperial'. Marcus, con su preferencia por la vida filosófica, encontró poco atractivo el cargo imperial. Sin embargo, su formación como estoico le había dejado en claro que era su deber. [152]

Aunque Marcus no mostró ningún afecto personal por Adriano (significativamente, no le agradece en el primer libro de su Meditaciones), presumiblemente creía que era su deber promulgar los planes de sucesión del hombre. [153] Por lo tanto, aunque el Senado planeaba confirmar a Marcus solo, se negó a asumir el cargo a menos que Lucius recibiera los mismos poderes. [154] El Senado aceptó, otorgando a Lucius el imperio, el poder tribunicio, y el nombre de Augusto.[155] Marcus se convirtió, en titulación oficial, Imperator Caesar Marcus Aurelius Antoninus Augustus Lucius, renunciando a su nombre Commodus y tomando el apellido de Marcus Verus, se convirtió en Imperator Caesar Lucius Aurelius Verus Augustus. [156] [nota 9] Fue la primera vez que Roma fue gobernada por dos emperadores. [159] [nota 10]

A pesar de su igualdad nominal, Marcus tenía más auctoritas, o "autoridad", que Lucius. Había sido cónsul una vez más que Lucius, había compartido el gobierno de Antoninus, y solo él estaba Pontifex Maximus. Habría quedado claro para el público qué emperador era el más antiguo. [159] Como escribió el biógrafo, «Verus obedeció a Marcus. como un teniente obedece al procónsul o un gobernador obedece al emperador ». [160]

Inmediatamente después de la confirmación del Senado, los emperadores se dirigieron a Castra Praetoria, el campamento de la Guardia Pretoriana. Lucius se dirigió a las tropas reunidas, que luego aclamaron a la pareja como imperatores. Luego, como cada nuevo emperador desde Claudio, Lucius prometió a las tropas un donativo especial. [161] Este donante, sin embargo, era el doble del tamaño de los pasados: 20.000 sestercios (5.000 denarios) per cápita, y más para los oficiales. A cambio de esta recompensa, equivalente a la paga de varios años, las tropas juraron proteger a los emperadores. [162] La ceremonia tal vez no fue del todo necesaria, dado que la adhesión de Marcus había sido pacífica y sin oposición, pero fue un buen seguro contra posteriores problemas militares. [163] Tras su ascenso, también devaluó la moneda romana. Disminuyó la pureza de la plata del denario del 83,5% al ​​79%; el peso de la plata descendió de 2,68 g (0,095 oz) a 2,57 g (0,091 oz). [164]

Las ceremonias fúnebres de Antonino fueron, en palabras del biógrafo, "elaboradas". [165] Si su funeral siguió a los de sus predecesores, su cuerpo habría sido incinerado en una pira en el Campus Martius, y su espíritu habría sido visto como ascendiendo al hogar de los dioses en los cielos. Marcus y Lucius nominaron a su padre para la deificación. En contraste con su comportamiento durante la campaña de Antonino para deificar a Adriano, el senado no se opuso a los deseos de los emperadores. A flamen, o sacerdote de culto, fue nombrado para ministrar el culto del divus Antoninus divinizado. Los restos de Antonino fueron enterrados en el mausoleo de Adriano, junto a los restos de los hijos de Marco y del propio Adriano. [166] El templo que había dedicado a su esposa, Diva Faustina, se convirtió en el Templo de Antonino y Faustina. Sobrevive como la iglesia de San Lorenzo en Miranda. [163]

De acuerdo con su voluntad, la fortuna de Antonino pasó a Faustina. [167] (Marcus tenía poca necesidad de la fortuna de su esposa. De hecho, en su acceso, Marcus transfirió parte de la herencia de su madre a su sobrino, Ummius Quadratus. [168]) Faustina estaba embarazada de tres meses en el momento de la adhesión de su marido. Durante el embarazo soñó con dar a luz a dos serpientes, una más feroz que la otra. [169] El 31 de agosto, dio a luz en Lanuvium a los gemelos: T. Aurelius Fulvus Antoninus y Lucius Aurelius Commodus. [170] [nota 11] Aparte del hecho de que los gemelos compartían el cumpleaños de Calígula, los augurios fueron favorables y los astrólogos dibujaron horóscopos positivos para los niños. [172] Los nacimientos se celebraron con la moneda imperial. [173]

Regla temprana Editar

Poco después de la adhesión de los emperadores, la hija de once años de Marcus, Annia Lucilla, se comprometió con Lucius (a pesar de que él era, formalmente, su tío). [174] En las ceremonias de conmemoración del evento, se hicieron nuevas disposiciones para el apoyo de los niños pobres, en la línea de las fundaciones imperiales anteriores. [175] Marcus y Lucius demostraron ser populares entre la gente de Roma, que aprobaba firmemente su civilizador ('falto de pompa') comportamiento. Los emperadores permitieron la libertad de expresión, evidenciado por el hecho de que el escritor de comedia Marullus pudo criticarlos sin sufrir represalias. Como escribió el biógrafo, "Nadie echó de menos los caminos indulgentes de Pío". [176]

Marcus reemplazó a varios de los principales funcionarios del imperio. los ab epistulis Sextus Caecilius Crescens Volusianus, a cargo de la correspondencia imperial, fue reemplazado por Titus Varius Clemens. Clemens era de la provincia fronteriza de Panonia y había servido en la guerra de Mauritania. Recientemente, se había desempeñado como procurador de cinco provincias. Era un hombre preparado para una época de crisis militar. [177] Lucius Volusius Maecianus, antiguo tutor de Marcus, había sido gobernador de la prefectura de Egipto en el momento de la adhesión de Marcus. Maecianus fue destituido, nombrado senador y nombrado prefecto del tesoro (aerarium saturni). Poco después fue nombrado cónsul. [178] El yerno de Fronto, Cayo Aufidius Victorinus, fue nombrado gobernador de Germania Superior. [179]

Fronto regresó a su casa romana en la madrugada del 28 de marzo, habiendo abandonado su hogar en Cirta tan pronto como le llegó la noticia de la adhesión de sus alumnos. Envió una nota al liberto imperial Charilas, preguntándole si podía llamar a los emperadores. Fronto explicaría más tarde que no se había atrevido a escribir directamente a los emperadores. [180] El tutor estaba inmensamente orgulloso de sus alumnos. Reflexionando sobre el discurso que había escrito al tomar su consulado en 143, cuando elogió al joven Marco, Fronto estaba exultante: “Había entonces una habilidad natural sobresaliente en ti; ahora hay excelencia perfeccionada. Entonces había una cosecha de maíz en crecimiento, ahora hay una cosecha madura y recolectada. Lo que esperaba entonces, lo tengo ahora. La esperanza se ha hecho realidad '. [181] Fronto visitó a Marcus solo y ninguno pensó en invitar a Lucius. [182]

Lucius era menos estimado por Fronto que su hermano, ya que sus intereses estaban en un nivel inferior. Lucius le pidió a Fronto que se pronunciara en una disputa que él y su amigo Calpurnius estaban teniendo sobre los méritos relativos de dos actores. [183] ​​Marco le contó a Fronto sobre su lectura - Coelius y un pequeño Cicerón - y su familia. Sus hijas estaban en Roma con su tía tatarabuela Matidia Marcus pensaba que el aire nocturno del campo era demasiado frío para ellas. Le pidió a Fronto `` algún material de lectura particularmente elocuente, algo propio, o Catón, o Cicerón, o Salustio o Graco, o algún poeta, porque necesito distraerme, especialmente de esta manera, leyendo algo que eleve y disipa mis apremiantes ansiedades. [184] El reinado inicial de Marcus transcurrió sin problemas y fue capaz de entregarse por completo a la filosofía y la búsqueda del afecto popular. [185] Pronto, sin embargo, descubriría que tenía muchas ansiedades. Significaría el final de la felicitas temporum ('tiempos felices') que había proclamado la acuñación del 161. [186]

En el otoño de 161 o en la primavera de 162, [nota 12] el Tíber se desbordó e inundó gran parte de Roma. Ahogó a muchos animales, dejando la ciudad en hambruna. Marcus y Lucius le dieron a la crisis su atención personal. [188] [nota 13] En otras épocas de hambruna, se dice que los emperadores abastecían a las comunidades italianas con los graneros romanos. [190]

Las cartas de Fronto continuaron durante el reinado temprano de Marcus. Fronto sintió que, debido a la prominencia y los deberes públicos de Marcus, las lecciones eran más importantes ahora que nunca. Creía que Marcus estaba "empezando a sentir el deseo de ser elocuente una vez más, a pesar de haber perdido durante un tiempo el interés por la elocuencia". [191] Fronto volvería a recordarle a su alumno la tensión entre su papel y sus pretensiones filosóficas: «Supongamos, César, que puedes alcanzar la sabiduría de Cleantes y Zenón, pero, contra tu voluntad, no la capa de lana del filósofo». [192]

Los primeros días del reinado de Marco fueron los más felices de la vida de Fronto: el pueblo de Roma amaba a Marco, un excelente emperador, un alumno afectuoso y, quizás lo más importante, tan elocuente como se podía desear. [193] Marcus había mostrado habilidad retórica en su discurso al senado después de un terremoto en Cyzicus. Había transmitido el drama del desastre, y el Senado se había sentido asombrado: "No más repentina o violentamente fue la ciudad conmovida por el terremoto que las mentes de sus oyentes por su discurso". Fronto estaba enormemente complacido. [194]

Guerra con Partia (161-166) Editar

En su lecho de muerte, Antonino no habló de nada más que del estado y los reyes extranjeros que le habían hecho daño. [195] Uno de esos reyes, Vologases IV de Partia, hizo su movimiento a finales del verano o principios del otoño 161. [196] Vologases entró en el Reino de Armenia (entonces un estado cliente romano), expulsó a su rey e instaló el suyo: Pacorus , un Arsácido como él. [197] El gobernador de Capadocia, la línea del frente en todos los conflictos armenios, fue Marcus Sedatius Severianus, un galo con mucha experiencia en asuntos militares. [198]

Convencido por el profeta Alejandro de Abonutichus de que podía derrotar a los partos fácilmente y ganar la gloria para sí mismo, [199] Severiano dirigió una legión (quizás la IX Hispana [200]) en Armenia, pero fue atrapado por el gran general parto Chosrhoes en Elegeia. , una ciudad más allá de las fronteras de Capadocia, en lo alto más allá de las cabeceras del Éufrates. Después de que Severianus hiciera algunos esfuerzos infructuosos para enfrentarse a Chosrhoes, se suicidó y su legión fue masacrada. La campaña duró solo tres días. [201]

También había amenazas de guerra en otras fronteras: en Gran Bretaña, y en Raetia y la Alta Alemania, donde los Chatti de las montañas Taunus habían cruzado recientemente el limas. [202] Marcus no estaba preparado. Antonino parece no haberle dado experiencia militar. El biógrafo escribe que Marco pasó la totalidad del reinado de veintitrés años de Antonino al lado de su emperador y no en las provincias, donde la mayoría de los emperadores anteriores habían pasado sus primeras carreras. [203] [nota 14]

Llegaron más malas noticias: el ejército del gobernador sirio había sido derrotado por los partos y se retiró en desorden. [205] Se enviaron refuerzos para la frontera de los partos. P. Julius Geminius Marcianus, un senador africano al mando de X Gemina en Vindobona (Viena), partió hacia Capadocia con destacamentos de las legiones del Danubio. [206] También se enviaron tres legiones completas al este: I Minervia desde Bonn en la Alta Alemania, [207] II Adiutrix desde Aquincum, [208] y V Macedonica desde Troesmis. [209]

Las fronteras del norte estaban estratégicamente debilitadas. Se les dijo a los gobernadores que evitaran los conflictos siempre que fuera posible. [210] M. Annius Libo, primo hermano de Marcus, fue enviado para reemplazar al gobernador sirio. Su primer consulado fue en 161, por lo que probablemente tenía poco más de treinta años [211] y, como patricio, carecía de experiencia militar. Marcus había elegido a un hombre de confianza en lugar de uno talentoso. [212]

Marcus se tomó un día festivo de cuatro días en Alsium, una ciudad turística en la costa de Etruria. Estaba demasiado ansioso por relajarse. Escribiendo a Fronto, declaró que no hablaría de sus vacaciones. [214] Fronto respondió: '¿Qué? ¿No sé que fuiste a Alsium con la intención de dedicarte a los juegos, a las bromas y al total ocio durante cuatro días enteros? [215] Animó a Marcus a descansar, invocando el ejemplo de sus predecesores (Antonino había disfrutado del ejercicio en el palaestra, pesca y comedia), [216] yendo tan lejos como para escribir una fábula sobre la división del día de los dioses entre la mañana y la tarde: aparentemente, Marcus había pasado la mayor parte de sus tardes en asuntos judiciales en lugar de en su tiempo libre. [217] Marcus no pudo seguir el consejo de Fronto. "Tengo deberes que penden sobre mí y que difícilmente se pueden suplicar", respondió. [218] Marco Aurelio se puso la voz de Fronto para castigarse a sí mismo: «¡Mucho te ha servido mi consejo», dirás! ». Había descansado, y descansaría a menudo, pero '¡esta devoción al deber! ¡Quién sabe mejor que tú lo exigente que es! [219]

Fronto envió a Marcus una selección de material de lectura, [221] y, para calmar su malestar por el curso de la guerra de los partos, una carta larga y considerada, llena de referencias históricas. En las ediciones modernas de las obras de Fronto, se etiqueta De bello Parthico (Sobre la guerra de los partos). Ha habido reveses en el pasado de Roma, escribe Fronto, [222] pero al final, los romanos siempre habían prevalecido sobre sus enemigos: "Siempre y en todas partes [Marte] ha convertido nuestros problemas en éxitos y nuestros terrores en triunfos". [223]

Durante el invierno de 161-162, llegaron noticias de que se estaba gestando una rebelión en Siria y se decidió que Lucius debería dirigir la guerra de los partos en persona. Era más fuerte y saludable que Marcus, decía el argumento, y por lo tanto más adecuado para la actividad militar. [224] El biógrafo de Lucius sugiere motivos ocultos: contener los libertinajes de Lucius, volverlo ahorrativo, reformar su moral mediante el terror de la guerra y darse cuenta de que era un emperador. [225] [nota 15] En cualquier caso, el Senado dio su consentimiento y, en el verano de 162, Lucius se fue. Marco permanecería en Roma, ya que la ciudad "exigía la presencia de un emperador". [227]

Lucius pasó la mayor parte de la campaña en Antioquía, aunque pasó el invierno en Laodicea y veraneaba en Daphne, un centro turístico en las afueras de Antioquía. [228] Los críticos declamaron el lujoso estilo de vida de Lucius, [229] diciendo que se había aficionado a los juegos de azar, que "jugaría toda la noche", [230] y que disfrutaba de la compañía de los actores. [231] [nota 16] Libo murió temprano en la guerra, quizás Lucius lo había asesinado. [233]

En medio de la guerra, quizás en el otoño de 163 o principios de 164, Lucius hizo un viaje a Éfeso para casarse con Lucilla, la hija de Marcus. [234] Marcus adelantó la fecha tal vez ya había oído hablar de la amante de Lucius, Panthea. [235] Lucilla cumplió trece años en marzo de 163, independientemente de la fecha de su matrimonio, todavía no había cumplido los quince. [236] Lucilla estaba acompañada por su madre Faustina y el tío de Lucius (medio hermano de su padre), M. Vettulenus Civica Barbarus, [237] que fue nombrado viene Augusti, 'compañero de los emperadores'. Marcus pudo haber querido que Civica cuidara de Lucius, el trabajo en el que Libo había fallado. [238] Marcus pudo haber planeado acompañarlos hasta Esmirna (el biógrafo dice que le dijo al Senado que lo haría), pero esto no sucedió. [239] Sólo acompañó al grupo hasta Brundisium, donde abordaron un barco hacia el este. [240] Regresó a Roma inmediatamente después, y envió instrucciones especiales a sus procónsules para que no dieran al grupo ninguna recepción oficial. [241]

La capital armenia, Artaxata, fue capturada en 163. [242] Al final del año, Lucius tomó el título Armeniacus, a pesar de no haber visto nunca un combate, Marcus se negó a aceptar el título hasta el año siguiente. [243] Cuando Lucius fue aclamado como imperator de nuevo, sin embargo, Marcus no dudó en tomar la Imperator II con él. [244]

La Armenia ocupada fue reconstruida en términos romanos. En 164, una nueva capital, Kaine Polis ('Ciudad Nueva'), reemplazó a Artaxata. [245] Se instaló un nuevo rey: un senador romano de rango consular y ascendencia arsácida, Cayo Julio Sojemo. Es posible que ni siquiera haya sido coronado en Armenia, la ceremonia puede haber tenido lugar en Antioquía, o incluso en Éfeso. [246] Sojemo fue aclamado por la acuñación imperial de 164 bajo la leyenda Rex armeniis Datus: Lucio se sentó en un trono con su bastón mientras Sojemo estaba frente a él, saludando al emperador. [247]

En 163, los partos intervinieron en Osroene, un cliente romano en la alta Mesopotamia centrado en Edesa, e instalaron a su propio rey en su trono. [248] En respuesta, las fuerzas romanas se trasladaron río abajo, para cruzar el Éufrates en un punto más al sur. [249] Sin embargo, antes de finales de 163, las fuerzas romanas se habían trasladado al norte para ocupar Dausara y Nicéforo en la orilla norte de los partos. [250] Poco después de la conquista de la orilla norte del Éufrates, otras fuerzas romanas se trasladaron a Osroene desde Armenia, tomando Anthemusia, una ciudad al suroeste de Edesa. [251]

En 165, las fuerzas romanas se trasladaron a Mesopotamia. Edesa fue reocupada y Mannus, el rey depuesto por los partos, fue reinstalado. [252] Los partos se retiraron a Nisibis, pero este también fue sitiado y capturado. El ejército parto se dispersó en el Tigris. [253] Una segunda fuerza, bajo el mando de Avidius Cassius y la III Gallica, descendió por el Éufrates y libró una gran batalla en Dura. [254]

A finales de año, el ejército de Casio había llegado a las metrópolis gemelas de Mesopotamia: Seleucia en la margen derecha del Tigris y Ctesifonte en la izquierda. Ctesiphon fue tomada y su palacio real incendiado. Los ciudadanos de Seleucia, todavía mayoritariamente griegos (la ciudad había sido encargada y establecida como capital del Imperio seléucida, uno de los reinos sucesores de Alejandro Magno), abrieron sus puertas a los invasores. No obstante, la ciudad fue saqueada, dejando una marca negra en la reputación de Lucius. Se buscaron o inventaron excusas: la versión oficial decía que los seléucidas rompieron la fe primero. [255]

El ejército de Casio, aunque sufría una escasez de suministros y los efectos de una plaga contraída en Seleucia, regresó a territorio romano a salvo. [256] Lucius tomó el título de Parthicus Maximus, y él y Marcus fueron aclamados como imperatores de nuevo, ganando el título 'imp. III '. [257] El ejército de Cassius regresó al campo en 166, cruzando el Tigris hacia Media. Lucius tomó el título de 'Medicus', [258] y los emperadores fueron aclamados nuevamente como imperatores, convirtiéndose en 'imp. IV 'en titulación imperial. Marco tomó el Parthicus Maximus ahora, después de otra discreta demora. [259] El 12 de octubre de ese año, Marco proclamó a dos de sus hijos, Annio y Cómodo, como sus herederos. [260]

Guerra con las tribus germánicas (166-180) Editar

Durante los primeros años de la década de los sesenta, el yerno de Fronto, Victorinus, estuvo destinado como legado en Alemania. Estaba allí con su esposa e hijos (otro niño se había quedado con Fronto y su esposa en Roma). [265] La condición en la frontera norte parecía grave. Se había destruido un puesto fronterizo, y parecía que todos los pueblos del centro y norte de Europa estaban alborotados. Había corrupción entre los oficiales: Victorino tuvo que pedir la renuncia de un legionario legionario que aceptaba sobornos. [266]

Los gobernadores experimentados habían sido reemplazados por amigos y parientes de la familia imperial. Lucius Dasumius Tullius Tuscus, un pariente lejano de Adriano, estaba en la Alta Panonia, sucediendo al experimentado Marcus Nonius Macrinus. La Baja Panonia estaba bajo el oscuro Tiberius Haterius Saturnius. Marcus Servilius Fabianus Maximus fue trasladado de Lower Moesia a Upper Moesia cuando Marcus Iallius Bassus se había unido a Lucius en Antioquía. La Baja Moesia fue ocupada por el hijo de Poncio Laeliano. Los Dacias todavía estaban divididos en tres, gobernados por un senador pretoriano y dos procuradores. La paz no podía durar mucho. La Baja Panonia ni siquiera tenía una legión. [267]

A partir de los años sesenta, las tribus germánicas y otros pueblos nómadas lanzaron incursiones a lo largo de la frontera norte, particularmente en la Galia y a través del Danubio. Este nuevo impulso hacia el oeste probablemente se debió a los ataques de las tribus más al este. Una primera invasión de los Chatti en la provincia de Germania Superior fue rechazada en 162. [268]

Mucho más peligrosa fue la invasión de 166, cuando los marcomanos de Bohemia, clientes del Imperio Romano desde el 19 d.C., cruzaron el Danubio junto con los lombardos y otras tribus germánicas. [269] Poco después, los Iazyges sarmatianos iraníes atacaron entre los ríos Danubio y Theiss. [270]

Los Costoboci, procedentes de la zona de los Cárpatos, invadieron Moesia, Macedonia y Grecia. Después de una larga lucha, Marcus logró hacer retroceder a los invasores. Numerosos miembros de tribus germánicas se establecieron en regiones fronterizas como Dacia, Panonia, Alemania y la propia Italia. Esto no era algo nuevo, pero esta vez el número de colonos requirió la creación de dos nuevas provincias fronterizas en la orilla izquierda del Danubio, Sarmatia y Marcomannia, incluyendo la actual República Checa, Eslovaquia y Hungría. Algunas tribus germánicas que se asentaron en Rávena se rebelaron y lograron apoderarse de la ciudad. Por esta razón, Marco decidió no solo no traer más bárbaros a Italia, sino que incluso desterró a los que habían sido llevados allí anteriormente. [271]

Trabajo legal y administrativo Editar

Como muchos emperadores, Marcus pasó la mayor parte de su tiempo abordando asuntos legales como peticiones y audiencias de disputas, [272] pero a diferencia de muchos de sus predecesores, ya era competente en la administración imperial cuando asumió el poder. [273] Prestó gran atención a la teoría y la práctica de la legislación. Los juristas profesionales lo llamaron "un emperador más hábil en derecho" [274] y "un emperador más prudente y concienzudamente justo". [275] Mostró un marcado interés en tres áreas de la ley: la manumisión de esclavos, la tutela de huérfanos y menores, y la elección de concejales (decuriones). [276]

Marcus mostró un gran respeto por el Senado romano y habitualmente les pedía permiso para gastar dinero a pesar de que no necesitaba hacerlo como gobernante absoluto del Imperio. [277] En un discurso, el propio Marco le recordó al Senado que el palacio imperial donde vivía no era realmente su posesión sino de ellos. [278] En 168, revaloró el denario, aumentando la pureza de la plata del 79% al 82%; el peso real de la plata aumentó de 2,57 a 2,67 g (0,091 a 0,094 oz). Sin embargo, dos años después volvió a los valores anteriores debido a las crisis militares que enfrentaba el imperio. [164]

Comercio con Han China y brote de plaga Editar

Un posible contacto con la China Han se produjo en 166 cuando un viajero romano visitó la corte Han, afirmando ser un embajador que representaba a un cierto Andun (chino: 安 敦), gobernante de Daqin, que puede identificarse con Marcus o con su predecesor Antoninus. [279] [280] [281] Además de los artículos de vidrio romanos de la era republicana encontrados en Guangzhou a lo largo del Mar de China Meridional, [282] medallones de oro romanos hechos durante el reinado de Antonino y tal vez incluso Marcus se han encontrado en Óc Eo, Vietnam , entonces parte del Reino de Funan cerca de la provincia china de Jiaozhi (en el norte de Vietnam). Esta puede haber sido la ciudad portuaria de Kattigara, descrita por Ptolomeo (c. 150) como visitada por un marinero griego llamado Alejandro y que se encuentra más allá del Quersoneso Dorado (es decir, la península malaya). [283] [nota 17] Se han encontrado monedas romanas desde los reinados de Tiberio a Aureliano en Xi'an, China (sitio de la capital Han, Chang'an), aunque la cantidad mucho mayor de monedas romanas en la India sugiere que los romanos el comercio para la compra de seda china se centró allí, no en China ni siquiera en la Ruta de la Seda por tierra que atraviesa Persia. [284]

La plaga de Antonine comenzó en Mesopotamia en 165 o 166 al final de la campaña de Lucius contra los partos. Es posible que haya continuado durante el reinado de Cómodo. Galeno, que se encontraba en Roma cuando la peste se extendió a la ciudad en 166, [285] mencionó que entre los síntomas figuraban «fiebre, diarrea e inflamación de la faringe, junto con erupciones cutáneas secas o pustulosas después de nueve días». [286] Se cree que la plaga fue la viruela. [287] En opinión del historiador Rafe de Crespigny, las plagas que afligieron al imperio Han oriental de China durante los reinados del emperador Huan de Han (r. 146-168) y el emperador Ling de Han (r. 168-189), que golpeados en 151, 161, 171, 173, 179, 182 y 185, tal vez estaban relacionados con la plaga en Roma. [288] Raoul McLaughlin escribe que el viaje de los súbditos romanos a la corte china Han en 166 puede haber iniciado una nueva era del comercio entre Roma y el Lejano Oriente. Sin embargo, también fue un "presagio de algo mucho más siniestro". Según McLaughlin, la enfermedad causó un daño "irreparable" al comercio marítimo romano en el Océano Índico, como lo demuestra el registro arqueológico que abarca desde Egipto hasta la India, así como una disminución significativa de la actividad comercial romana en el sudeste asiático. [289]

Muerte y sucesión (180) Editar

Marcus murió a la edad de 58 años el 17 de marzo de 180 por causas desconocidas en su cuartel militar cerca de la ciudad de Sirmium en Panonia (actual Sremska Mitrovica). Inmediatamente fue divinizado y sus cenizas fueron devueltas a Roma, donde reposaron en el mausoleo de Adriano (actual Castel Sant'Angelo) hasta el saqueo visigodo de la ciudad en 410. Sus campañas contra alemanes y sármatas también fueron conmemoradas por una columna y un templo. construido en Roma. [290] Algunos eruditos consideran que su muerte fue el final de la Pax Romana. [291]

Marcus fue sucedido por su hijo Cómodo, a quien había nombrado César en 166 y con quien había gobernado conjuntamente desde 177. [292] Los hijos biológicos del emperador, si los había, se consideraban herederos [293] sin embargo, sólo era la segunda vez que un hijo "no adoptivo" sucedió a su padre, la única otra fue un siglo antes, cuando Vespasiano fue sucedido por su hijo Tito. Los historiadores han criticado la sucesión de Cómodo, citando el comportamiento errático de Cómodo y la falta de perspicacia política y militar. [292] Al final de su historia del reinado de Marco, Casio Dio escribió un encomio al emperador y describió con dolor la transición a Cómodo en su propia vida: [294]

[Marcus] no se encontró con la buena fortuna que se merecía, porque no era fuerte de cuerpo y estuvo involucrado en una multitud de problemas a lo largo de prácticamente todo su reinado. Pero, por mi parte, lo admiro aún más por esta misma razón, que en medio de dificultades inusuales y extraordinarias, sobrevivió él mismo y conservó el imperio. Solo una cosa le impidió ser completamente feliz, a saber, que después de criar y educar a su hijo de la mejor manera posible, estaba muy decepcionado de él. Este asunto debe ser nuestro próximo tema, ya que nuestra historia ahora desciende de un reino de oro a uno de hierro y herrumbre, como sucedió con los romanos de esa época.

–Dio lxxi. 36,3–4 [294]

Dio añade que desde los primeros días de Marco como consejero de Antonino hasta sus últimos días como emperador de Roma, "siguió siendo el mismo [persona] y no cambió en lo más mínimo". [295]

Michael Grant, en El clímax de Roma, escribe de Cómodo: [296]

La juventud resultó ser muy errática, o al menos tan anti-tradicional que el desastre era inevitable. Pero si Marcus debería haber sabido o no que esto era así, el rechazo de las pretensiones de su hijo a favor de otra persona casi con certeza habría implicado una de las guerras civiles que iban a proliferar tan desastrosamente en torno a futuras sucesiones. [296]

Marcus adquirió la reputación de un rey filósofo durante su vida, y el título permanecería después de su muerte, tanto Dio como el biógrafo lo llamaron "el filósofo". [297] [298]

Cristianos como Justino Mártir, Atenágoras y Eusebio también le dieron el título. [299] El último llegó a llamarlo "más filantrópico y filosófico" que Antonino y Adriano, y lo enfrentó a los emperadores perseguidores Domiciano y Nerón para hacer el contraste más audaz. [300]

El historiador Herodes escribió:

"Solo de los emperadores, dio prueba de su conocimiento no por meras palabras o conocimiento de doctrinas filosóficas, sino por su carácter irreprochable y moderado modo de vida". [301]

Iain King explica que el legado de Marcus fue trágico:

"La filosofía estoica [del emperador], que trata sobre el autocontrol, el deber y el respeto por los demás, fue tan abyectamente abandonada por la línea imperial que ungió a su muerte". [302]

En los dos primeros siglos de la era cristiana, fueron los funcionarios romanos locales los principales responsables de la persecución de los cristianos. En el siglo II, los emperadores trataron al cristianismo como un problema local que debían resolver sus subordinados. [303] El número y la gravedad de las persecuciones de los cristianos en varios lugares del imperio aparentemente aumentó durante el reinado de Marco. Hasta qué punto el propio Marcus dirigió, alentó o fue consciente de estas persecuciones no está claro y es muy debatido por los historiadores. [304] El apologista cristiano primitivo, Justino Mártir, incluye en su Primera Apología (escrita entre 140 y 150 d. C.) una carta de Marco Aurelio al senado romano (antes de su reinado) que describe un incidente en el campo de batalla en el que Marco creía que la oración cristiana había salvó a su ejército de la sed cuando "brotó agua del cielo", después de lo cual, "inmediatamente reconocimos la presencia de Dios". Marco continúa solicitando al Senado que desista de cursos anteriores de persecución cristiana por parte de Roma. [305]

Marcus y su prima-esposa Faustina tuvieron al menos 13 hijos durante su matrimonio de 30 años, [126] [306] incluidos dos pares de gemelos. [126] [307] Un hijo y cuatro hijas sobrevivieron a su padre. [308] Entre sus hijos se encuentran:

  • Domitia Faustina (147-151) [126] [138] [309]
  • Tito Elio Antonino (149) [129] [307] [310]
  • Titus Aelius Aurelius (149) [129] [307] [310] (150 [132] [309] –182 [311]), se casó con el co-gobernante de su padre, Lucius Verus, [138] entonces Tiberius Claudius Pompeianus, tuvo descendencia de ambos matrimonios (nacido 151), [134] casado con Cneo Claudio Severo, tuvo un hijo
  • Tiberius Aelius Antoninus (nacido en 152, murió antes de 156) [134]
  • Hijo desconocido (murió antes de 158) [136] (nacido en 159 [309] [136]), [138] casado con Marcus Peducaeus Plautius Quintillus, tuvo descendencia (nacido 160 [309] [136]), [138] casado con Marcus Petronius Sura Mamertinus, tuvo un hijo
  • Titus Aurelius Fulvus Antoninus (161-165), hermano gemelo mayor de Cómodo [310] (Cómodo) (161-192), [312] hermano gemelo de Titus Aurelius Fulvus Antoninus, más tarde emperador, [310] [313] se casó con Bruttia Crispina , sin problema (162 [260] –169 [306] [314]) [138]
  • Hadrianus [138] (170 [310] - murió antes de 217 [315]), [138] se casó con Lucius Antistius Burrus, sin problema

Excepto donde se indique lo contrario, las notas a continuación indican que la paternidad de un individuo es como se muestra en el árbol genealógico anterior.

  1. ^ Hermana del padre de Trajano: Giacosa (1977), p. 7.
  2. ^ Giacosa (1977), pág. 8.
  3. ^ aB Levick (2014), pág. 161.
  4. ^ Esposo de Ulpia Marciana: Levick (2014), p. 161.
  5. ^ aB Giacosa (1977), pág. 7.
  6. ^ aBCDIR colaborador (Herbert W. Benario, 2000), "Adriano".
  7. ^ aB Giacosa (1977), pág. 9.
  8. ^ Esposo de Salonia Matidia: Levick (2014), p. 161.
  9. ^ Smith (1870), "Julius Servianus". [enlace muerto]
  10. ^ Suetonio un posible amante de Sabina: una interpretación de HA Hadrianus11:3
  11. ^ Smith (1870), "Hadrian", págs. 319–322. [enlace muerto]
  12. ^ Amante de Adriano: Lambert (1984), p. 99 y pássim deificación: Lamber (1984), págs. 2-5, etc.
  13. ^ Julia Balbilla una posible amante de Sabina: A. R. Birley (1997), Adriano, el emperador inquieto, pag. 251, citado en Levick (2014), pág. 30, quien se muestra escéptico ante esta sugerencia.
  14. ^ Esposo de Rupilia Faustina: Levick (2014), p. 163.
  15. ^ aBCD Levick (2014), pág. 163.
  16. ^ aBCD Levick (2014), pág. 162.
  17. ^ aBCDmiFgramo Levick (2014), pág. 164.
  18. ^ Esposa de M. Annius Verus: Giacosa (1977), p. 10.
  19. ^ Esposa de M. Annius Libo: Levick (2014), p. 163.
  20. ^ aBCDmi Giacosa (1977), pág. 10.
  21. ^ El epitomador de Cassius Dio (72.22) cuenta la historia de que Faustina la Mayor prometió casarse con Avidius Cassius. Esto también se repite en DECIR AH"Marco Aurelio" 24.
  22. ^ Esposo de Ceionia Fabia: Levick (2014), p. 164.
  23. ^ aBC Levick (2014), pág. 117.
  • DIR contribuyentes (2000). "De Imperatoribus Romanis: una enciclopedia en línea de gobernantes romanos y sus familias". Consultado el 14 de abril de 2015.
  • Giacosa, Giorgio (1977). Mujeres de los Césares: sus vidas y retratos en monedas. Traducido por R. Ross Holloway. Milán: Edizioni Arte e Moneta. ISBN0-8390-0193-2.
  • Lambert, Royston (1984). Amado y Dios: la historia de Adriano y Antinoo. Nueva York: Viking. ISBN0-670-15708-2.
  • Levick, Barbara (2014). Faustina I y II: mujeres imperiales del Siglo de Oro. Prensa de la Universidad de Oxford. ISBN978-0-19-537941-9.
  • William Smith, ed. (1870). Diccionario de biografía y mitología griega y romana.

Mientras estaba en campaña entre 170 y 180, Marcus escribió su Meditaciones en griego como fuente de orientación y superación personal. Se desconoce el título original de este trabajo, si lo tuviera. Más tarde se adoptaron 'Meditaciones', así como otros títulos, incluido 'Para sí mismo'. Tenía una mente lógica y sus notas eran representativas de la filosofía y espiritualidad estoica. Meditaciones todavía se venera como un monumento literario a un gobierno de servicio y deber. Según Hays, el libro fue uno de los favoritos de Cristina de Suecia, Federico el Grande, John Stuart Mill, Matthew Arnold y Goethe, y es admirado por figuras modernas como Wen Jiabao y Bill Clinton. [316] Ha sido considerada por muchos comentaristas como una de las mayores obras de filosofía. [317]

No se sabe cuán ampliamente circularon los escritos de Marcus después de su muerte. Hay referencias vagas en la literatura antigua a la popularidad de sus preceptos, y Juliano el Apóstata era muy consciente de su reputación como filósofo, aunque no menciona específicamente Meditaciones. [318] Sobrevivió en las tradiciones eruditas de la Iglesia Oriental y las primeras citas supervivientes del libro, así como la primera referencia conocida por su nombre ('Los escritos de Marcus a sí mismo') son de Arethas de Cesarea en el siglo X y en la Suda bizantina (quizás insertada por el mismo Arethas). Fue publicado por primera vez en 1558 en Zurich por Wilhelm Xylander (ne Holzmann), a partir de un manuscrito que, según se informa, se perdió poco después. [319] La copia manuscrita completa más antigua que se conserva se encuentra en la biblioteca del Vaticano y data del siglo XIV. [320]

La estatua ecuestre de Marco Aurelio en Roma es la única estatua ecuestre romana que ha sobrevivido hasta la época moderna. [322] Esto puede deberse a que se identificó erróneamente durante la Edad Media como una representación del emperador cristiano Constantino el Grande, y evitó la destrucción que sufrieron las estatuas de figuras paganas. Fabricado en bronce alrededor de 175, mide 3,5 m (11,6 pies) y ahora se encuentra en los Museos Capitolinos de Roma. La mano del emperador se extiende en un acto de clemencia ofrecido a un enemigo vencido, mientras que su expresión facial cansada debido al estrés de llevar a Roma a batallas casi constantes quizás represente una ruptura con la tradición clásica de la escultura. [323]

Una vista de cerca de la estatua ecuestre de Marco Aurelio en los Museos Capitolinos

Una vista completa de la estatua ecuestre.

La columna de la victoria de Marcus, establecida en Roma en sus últimos años de vida o después de su reinado y completada en 193, fue construida para conmemorar su victoria sobre las tribus sármatas y germánicas en 176. Una espiral de relieves tallados envuelve la columna, mostrando escenas de sus campañas militares. Una estatua de Marcus había estado encima de la columna pero desapareció durante la Edad Media. Fue reemplazada por una estatua de San Pablo en 1589 por el Papa Sixto V. [324] Los eruditos a menudo comparan la columna de Marco y la columna de Trajano dado que ambas son de estilo dórico, tenían un pedestal en la base, tenían frisos esculpidos que representan sus respectivas victorias militares y una estatua en la parte superior. [325]

La columna de Marco Aurelio en Piazza Colonna. Las cinco rendijas horizontales permiten la entrada de luz a la escalera de caracol interior.

La columna, a la derecha, en el fondo del cuadro de Panini del Palazzo Montecitorio, con la base de la Columna de Antonino Pío en primer plano a la derecha (1747)


Juventud y aprendizaje

Cuando nació, su abuelo paterno ya era cónsul por segunda vez y prefecto de Roma, que fue la corona de prestigio en una carrera senatorial la hermana de su padre estaba casada con el hombre que estaba destinado a convertirse en el próximo emperador y al que él mismo tendría éxito a su debido tiempo y su abuela materna era heredera de una de las fortunas romanas más grandes. Por lo tanto, Marcus estaba relacionado con varias de las familias más prominentes del nuevo establecimiento romano, que había consolidado su poder social y político bajo los emperadores Flavios (69-96), y, de hecho, el espíritu de ese establecimiento es relevante para sus propias acciones. y actitudes. La clase gobernante de la primera época del Imperio Romano, los julio-claudianos, había sido poco diferente a la de la última República: era romana urbana (despreciando a los forasteros), extravagante, cínica y amoral. El nuevo establecimiento, sin embargo, era en gran parte de origen municipal y provincial, al igual que sus emperadores, cultivando la sobriedad y las buenas obras y volviéndose cada vez más a la piedad y la religiosidad.

Por tanto, el niño Marcus estaba claramente destinado a la distinción social. Sin embargo, cómo llegó al trono sigue siendo un misterio. En 136, el emperador Adriano (que reinó 117-138) anunció inexplicablemente como su eventual sucesor a un tal Lucio Ceionio Cómodo (en adelante Lucio Elio César), y ese mismo año el joven Marco se comprometió con Ceionia Fabia, la hija de Cómodo. A principios de 138, sin embargo, Cómodo murió, y más tarde, después de la muerte de Adriano, el compromiso fue anulado. Adriano luego adoptó a Tito Aurelio Antonino (el esposo de la tía de Marco) para sucederlo como el emperador Antonino Pío (reinó de 138-161), y dispuso que Antonino adoptara como hijos a dos jóvenes, uno el hijo de Cómodo y el otro Marco. cuyo nombre luego fue cambiado a Marco Elio Aurelio Verus. Por lo tanto, Marcus fue señalado como futuro emperador conjunto a la edad de poco menos de 17 años, aunque, como resultó, no tuvo éxito hasta los 40 años. A veces se supone que, en la mente de Adriano, tanto Cómodo como Antonino Pío debían ser simplemente "calentadores de lugares" para uno o ambos de estos jóvenes.

Los largos años de aprendizaje de Marcus con Antonino están iluminados por la correspondencia entre él y su maestro Fronto. Aunque la principal figura literaria de la sociedad de la época, Fronto era un pedante lúgubre cuya sangre corría retórica, pero debe haber estado menos sin vida de lo que parece ahora, porque hay un sentimiento genuino y una comunicación real en las cartas entre él y los dos jóvenes. hombres. El mérito de Marcus, que era inteligente a la par que trabajador y de mente seria, se impacientó con el régimen interminable de ejercicios avanzados en la declamación griega y latina y abrazó con entusiasmo el Diatribai (Discursos) de un antiguo esclavo religioso, Epicteto, un importante filósofo moral de la escuela estoica. De ahora en adelante, fue en la filosofía donde Marco encontraría su principal interés intelectual, así como su alimento espiritual.

Mientras tanto, había bastante trabajo por hacer al lado del incansable Antoninus, aprendiendo los negocios del gobierno y asumiendo roles públicos. Marco fue cónsul en 140, 145 y 161. En 145 se casó con su prima, la hija del emperador Annia Galeria Faustina, y en 147 el imperio y tribunicia potestas, los principales poderes formales del emperador, le fueron conferidos en adelante, era una especie de coemperador menor, compartiendo los consejos íntimos y las decisiones cruciales de Antonino. (Su hermano adoptivo, casi 10 años menor que él, adquirió prominencia oficial a su debido tiempo). El 7 de marzo de 161, en un momento en que los hermanos eran cónsules conjuntamente (por tercera y segunda vez, respectivamente), su padre murió.


Eusebio

La supuesta persecución más famosa de los cristianos durante el reinado de Marco Aurelio fue en Lyon en la Galia, supuestamente alrededor del 177 d.C. los uno y solo La evidencia de este incidente proviene del historiador cristiano Eusebio, quien cita una carta bastante extraña en su Historia eclesiástica, describiendo los eventos de la siguiente manera:

La grandeza de la tribulación en esta región, y la furia de los paganos contra los santos, y los sufrimientos de los benditos testigos, no podemos relatarlos con precisión, ni tampoco es posible que se registren. Porque con todas sus fuerzas el adversario [Satanás] cayó sobre nosotros, dándonos un anticipo de su desenfrenada actividad en su futura venida. Se esforzó de todas las formas para practicar y ejercitar a sus siervos contra los siervos de Dios, no solo excluyéndonos de las casas, los baños y los mercados, sino también prohibiéndonos ser vistos en cualquier lugar. Pero la gracia de Dios dirigió el conflicto contra él, libró a los débiles y los puso como pilares firmes, capaces de soportar con paciencia toda la ira del maligno.

Y se unieron a él en batalla, sufriendo todo tipo de vergüenza y agravio y considerando sus grandes sufrimientos como pequeños, se apresuraron a Cristo, manifestando verdaderamente que & # 8216 los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que vendrá. revelado a nosotros después. & # 8217 [Romanos 8:18 7]. En primer lugar, soportaron noblemente las heridas que les infligieron los clamores del populacho, los golpes, los arrastres, los robos, las lapidaciones y los encarcelamientos, y todas las cosas que una turba enfurecida se deleita en infligir a enemigos y adversarios. Luego, llevados al foro por el quiliarca [¿comandante de la guarnición?] Y las autoridades de la ciudad, fueron interrogados en presencia de toda la multitud, y habiendo confesado, fueron encarcelados hasta la llegada del gobernador.

La carta continúa describiendo numerosas torturas sangrientas con un nivel de detalle que puede parecer un tanto excesivo y colorido. En consecuencia, muchos lectores modernos encuentran el estilo sugerente de ficción, o al menos de adorno.

Además, hay varios problemas muy llamativos que enfrentan aquellos que quieren intentar usar esta carta como evidencia para la afirmación de que Marcus persiguió a los cristianos:

  1. Eusebio terminó de escribir el Historia eclesiástica aproximadamente en el 300 d.C., más de cien años después de que tuvo lugar el presunto incidente. No hay ninguna indicación de cuándo se escribió realmente la carta que cita. Sin embargo, afirma que los eventos descritos en él sucedieron mucho antes de que él naciera. Por lo tanto, no los conocía de primera mano, sino que dependía enteramente del relato que se da en la carta citada, cuya autenticidad, como veremos, es muy dudosa.
  2. Los historiadores deben tener en cuenta el & # 8220 argumento del silencio & # 8221: ningún otro autor pagano o cristiano de la época hace mención alguna. lo que habiendo sucedido estos hechos, a pesar de su naturaleza llamativa y dramática. Es muy notable que ningún otro autor cristiano de la época se refiera realmente a este incidente. De hecho, el primer autor en la Galia en mencionar este evento fue Sulpicius Severus, que escribió 400 años después, y su única fuente parece ser Eusebio.
  3. El padre de la iglesia Ireneo, el obispo cristiano de Lyon, donde supuestamente tuvo lugar el incidente, escribió su gigantesco volumen de cinco Adversus Haereses en 180 d.C., tres años después de la supuesta persecución. Y sin embargo, no hace absolutamente ninguna mención lo que de este acontecimiento trascendental que había ocurrido en su propia ciudad. De hecho, por el contrario, en realidad dice & # 8220Los romanos le han dado la paz al mundo, y nosotros [los cristianos] viajamos sin miedo por los caminos y a través del mar donde sea que queramos & # 8221 (Contra las herejías, Libro IV, Capítulo 30, Frase 3).
  4. El padre de la iglesia, Tertuliano, tenía alrededor de veinte años cuando supuestamente sucedió el incidente en Lyon. Como veremos, aunque en realidad estaba vivo en ese momento, tampoco menciona la persecución en Lyon, y de hecho dice enfáticamente que Marco Aurelio era un & # 8220 protector & # 8221 de los cristianos.
  5. La carta citada por Eusebio comienza culpando de las acciones de la mafia a & # 8220 el adversario & # 8221 o & # 8220 Maligno & # 8221, por lo que los autores claramente se referían a Satanás. Continúa describiendo cómo los mártires cristianos sobrevivieron a torturas inconcebibles y heridas extensas, fueron curados milagrosamente y recuperaron la salud cuando se estiraron sobre el potro, e incluso resucitaron de entre los muertos. Esto agrega un sobrenatural o increíble elemento del relato, que muchos (si no todos) los lectores modernos pueden encontrar indicativo de fabricación o embellecimiento.
  6. La carta en realidad concluye culpando a la mafia y a las autoridades de la ciudad de Lyon: no atribuir la responsabilidad personal a Marco Aurelio o al Senado romano. Cuando este evento supuestamente sucedió, por cierto, Marcus estaba ocupado en campaña en la frontera norte, aproximadamente a tres semanas de marcha de Lyon.
  7. En contraste, tenemos el texto sobreviviente de un edicto imperial de Marcus que proporciona evidencia de que realmente trató de evitar la persecución de los cristianos por las autoridades provinciales (ver más abajo).
  8. Finalmente, y extrañamente, el propio Eusebio admitió varias veces que la historia de su iglesia contenía deliberar & # 8220 falsedades & # 8221 o fraude piadoso. Por lo tanto, a menudo se le ve como una fuente muy poco confiable para este tipo de información.

Edward Gibbon, por ejemplo, autor de La historia de la decadencia y caída del Imperio Romano, le gustaba señalar que Eusebio admitió haber empleado deliberadamente desinformación promover el mensaje cristiano. Uno de los títulos de los capítulos de Eusebio & # 8217 fue: & # 8220Que será necesario a veces utilizar la falsedad como remedio en beneficio de aquellos que requieren tal modo de tratamiento. & # 8221 Por tanto, el historiador Jacob Burckhardt describió a Eusebio como & # 8220 el primer completamente deshonesto historiador de la antigüedad & # 8221. De hecho, sería más apropiado referirse a él como cristiano. propagandista en lugar de historiador.

En resumen, por estas y otras razones, muchos estudiosos modernos consideran a Eusebio una fuente extremadamente poco confiable. Sus relatos del martirio cristiano se refieren a sucesos de varias generaciones antes de que él naciera, como hemos visto, y están adornados con detalles extravagantes que tienen un aire de ficción. Por ejemplo, la persecución no se describe como esporádica, sino que Satanás la inflige a miles de cristianos en todo el imperio. La escala y severidad de esta persecución está totalmente en desacuerdo con el testimonio de otros autores cristianos vivos en ese momento y es difícil de reconciliar con el silencio general sobre estos notables eventos. Además, Eusebio incluye muchas afirmaciones sobrenaturales que socavan la credibilidad de sus relatos a los ojos de los lectores modernos. Por ejemplo, en otra parte declara como hechos milagros como que los mártires cristianos sobrevivieron dentro los estómagos de los leones después de ser comidos o levitado cientos de pies en el cielo, por la gracia de Dios. Como se señaló anteriormente, la carta en sí también describe la curación milagrosa de los mártires gravemente heridos en Lyon, e incluso su resurrección de la muerte. Si cuestionamos estas afirmaciones sobrenaturales, es difícil saber qué otros aspectos de la carta debemos tomar en serio.

También se ha demostrado que Eusebio es particularmente poco confiable con respecto a esta era de la historia romana porque, sorprendentemente, en varios puntos confunde a Marco Aurelio tanto con su hermano adoptivo Lucius Verus como con su padre adoptivo Antoninus Pius. Eso, por supuesto, hace que sea imposible tomar su fecha de tales eventos al pie de la letra.

Además, a menudo ocurre que los documentos (cartas, etc.) citados en fuentes antiguas no son confiables por parte de los estudiosos porque en ese entonces circulaban muchas falsificaciones y los autores antiguos a menudo carecían de los recursos para autenticarlos. Los eruditos tienen, de hecho, ya identificó numerosos documentos citados en los escritos de Eusebio como falsificaciones obvias. En esta carta en particular, inusualmente, no se da ninguna fecha en la rúbrica citada, por lo que no está claro sobre qué base Eusebio pudo haber llegado a la conclusión de que se pretendía referir a los eventos durante el reinado de Marco Aurelio. La carta en sí solo emplea el título genérico. César, para el emperador. Eusebio puede estar adivinando la fecha y que el César en cuestión es Marco Aurelio, aunque, francamente, parece probable que toda la carta sea una falsificación. Sin embargo, como se señaló anteriormente, este documento es el uno y solo pieza de presunta prueba de la persecución en Lyon.


La plaga que mató al emperador

¿Algún hombre tiene miedo al cambio? ¿Qué puede suceder sin cambios? Entonces, ¿qué es más agradable o más adecuado a la naturaleza universal? ¿Puedes bañarte a menos que la madera sufra un cambio? ¿Puede nutrirse a menos que la comida sufra un cambio? ¿Se puede lograr algo más que sea útil sin cambios?”—Marcus Aurelius, Meditaciones

Marco Aurelio parecía destinado a la grandeza desde el principio. Aunque su padre murió cuando él era muy joven, su familia dedicó un gran esfuerzo a él, educándolo en casa con tutores como era normal para las familias prósperas en ese momento.

Marco Aurelio, emperador estoico del Imperio Romano y víctima de la peste.

El futuro emperador se sumergió en la filosofía casi desde el comienzo de su escolarización, un fuerte pronóstico del estoico rey-filósofo en el que se convertiría. Y Marco Aurelio mantuvo su hábito de aprender durante toda su vida. Cuando era un hombre mayor, respondió a alguien que le preguntaba adónde iba diciendo: "Es bueno aprender incluso para un anciano, ahora estoy en camino a Sexto el Filósofo para aprender lo que aún no sé.

El reinado de Marco Aurelio, aunque marcado por la plaga, la guerra y la persecución de los cristianos, fue considerado con gran cariño como un período dorado en la historia romana. No menos eminente historiador que Edward Gibbon, quien escribió La decadencia y caída del Imperio Romano, describió la época como: “… El período más feliz y próspero.”Tampoco era esa la opinión de alguien a siglos de distancia y con gafas de color rosa. El historiador Herodes, escribiendo directamente después de la muerte de Marco Aurelio, lo describió así: & # 8220Solo de los emperadores dio prueba de su conocimiento no con meras palabras o conocimiento de doctrinas filosóficas, sino con su carácter irreprochable y su modo de vida moderado.

Es interesante que el pasado y el reinado de Marco Aurelio sean vistos de una manera casi hagiográfica por casi todos los historiadores pasados ​​y presentes, ya que fue en su reinado cuando la plaga de Antonino azotó Roma. Y la plaga fue devastadora, aunque las estimaciones de la cantidad de muertos varían, ninguno de los números es pequeño. En el extremo más bajo, la plaga de Antonine mató al 10% de los romanos. El extremo superior de las estimaciones de muerte es aún más espantoso: hasta el 30% del imperio sucumbió. En el apogeo de la primera ola de la plaga, 2000 personas morían por día solo en Roma.

El ángel de la muerte golpeando una puerta en Antonine Plague devastó Roma

Los resultados sociales fueron asombrosos. El ejército romano, modelo de eficiencia y eficacia, fue diezmado. Desesperado por compensar la escasez de mano de obra a medida que se apoderaba de los disturbios entre los galos en la frontera, Marco Aurelius comenzó a reducir los estándares de reclutamiento. Reclutó a granjeros y pequeños burócratas inferiores, así como a gladiadores entrenados.

Esto no solo afectó la capacidad de combate real de las fuerzas romanas, sino que tuvo serios efectos en cadena dentro de la propia Roma. Menos agricultores significaba que se cultivaba menos tierra, lo que provocaba escasez de alimentos. Menos burócratas significa que se descuidó la infraestructura y aumentaron las tasas de criminalidad. Menos gladiadores significaba que una nación sometida a un estrés intenso se quedaba sin una salida de entretenimiento justo cuando más lo necesitaba. Y menos gente significó que los ingresos del gobierno disminuyeron drásticamente justo cuando más se necesitaban para defender las fronteras del imperio y patrocinar programas para mitigar los efectos en cadena que estaba creando la plaga.

En resumen, aunque la obra fundamental de Gibbon, La decadencia y caída del Imperio Romano, data de la caída de la plaga de Justiniano, fue la plaga Antonina la que volcó los cimientos del imperio y provocó que los muros se desmoronaran.

Al igual que con la pandemia más reciente, la plaga de Antonine, que la mayoría de los historiadores cree que es el surgimiento de la viruela, probablemente llegó al Imperio Romano desde China. Fue traído por el ejército de enfrentamientos en Mesopotamia y explicado por dos historias ligeramente diferentes. En el primero, el general romano Lucus Verus abrió una tumba cerrada en Seleucia durante el saqueo de la ciudad, liberando el contagio al mundo como castigo de los dioses por violar un voto de no saquear la ciudad. En la segunda historia, un soldado romano abrió un ataúd de oro en el Templo de Apolo en Babilonia, permitiendo que la plaga escapara.

En ambos casos, la llegada de la plaga fue vista como un castigo por los dioses. La sociedad romana no era ajena a las enfermedades que se llevaban a los miembros de la sociedad, pero la Plaga Antonina rugió en su mundo con una virulencia que incluso ellos no pudieron procesar más que echarle la culpa a la ira divina.

Y no solo el número de muertos fue asombroso, la forma en que murieron fue aterradora. En tres semanas, una víctima pasaría de una salud perfecta a vómitos, diarrea negra y una erupción desfigurante en todo el cuerpo. Si sobrevivieran, y el análisis moderno de las tasas de mortalidad por viruela coloca la cifra de supervivencia en alrededor del 70%, las víctimas tendrían inmunidad por el resto de sus vidas. También es probable que llevaran cicatrices severas, como lo demuestran las marcas de viruela extremas exhibidas por nada menos que el revolucionario francés Robespierre, con cicatrices tan profundas que son visibles incluso en su máscara mortuoria.

Las cicatrices muy visibles de una infección previa de viruela en un hombre del siglo XX.

El miedo a la plaga era tan profundo en la sociedad romana que los arqueólogos que trabajaban en áreas colonizadas durante la época de la plaga con frecuencia encuentran amuletos y oraciones destinadas a protegerse del contagio. La arqueología también ha confirmado que los recuentos de muertes fueron tan altos que se abandonaron los derechos funerarios ordinarios en aras de deshacerse de los cuerpos de la manera más rápida y eficiente posible.

No hay mucha información sobre la plaga de Antonine, pero no porque no se mantuvieran registros. El Imperio Romano no era más que un riguroso con el papeleo. Aparte de las descripciones del médico Galeno, la mayoría de los registros relacionados con la plaga fueron destruidos en los siglos posteriores a medida que las guerras devastaban el Imperio desde todas las direcciones. Sin embargo, las descripciones de Galeno fueron bases maravillosas para que los historiadores epidemiológicos comenzaran.

Hubo otra consecuencia interesante de la plaga de Antonine: el surgimiento del cristianismo. En consonancia con la reacción de muchos romanos de la época, Marco Aurelio inició una persecución de los cristianos. La creencia era que, al negarse a ofrecer sacrificios a los dioses romanos, la comunidad cristiana los había enojado y traído la ira divina de la plaga sobre el mundo.

El anfiteatro de Cartago, lugar de persecución cristiana en el Imperio Romano.

La diferencia en esta persecución estaba en la reacción cristiana a la plaga. En lugar de huir, como hicieron muchos de sus vecinos, la comunidad cristiana se quedó y se extendió alimentando, protegiendo y cuidando a las víctimas de la plaga. Se construyó una tremenda buena voluntad entre la comunidad pagana hacia aquellos que sirvieron en el frente de la plaga. Además, las creencias cristianas en el más allá y la promesa de salvación después de la muerte atrajeron a muchos romanos paganos durante las escenas apocalípticas de muerte y decadencia. Las conversiones al cristianismo aumentaron con tal rapidez que se convirtió en la religión oficial del imperio romano menos de 150 años después de la muerte de Marco Aurelio.

Entonces, volviendo al círculo completo de Marco Aurelio, tal vez no sea una sorpresa para nadie que él mismo sucumbiera a la plaga mientras estaba en campaña en marzo de 180. La ubicación de su muerte es un poco controvertida & # 8211 la mayoría de los historiadores creen que murió en lo que ahora es Viena, pero hay indicios de que pudo haber muerto en lo que ahora es Sremska Mitrovica en Serbia.

Y es un testimonio del liderazgo de este Emperador, el último de los filósofos estoicos, que aunque el Imperio Romano estaba siendo diezmado por la plaga y las consecuencias de los efectos de la plaga, su gobierno todavía se considera una edad de oro romana. Los ciudadanos romanos, al recordar los sombríos tiempos de la muerte, lo vieron como un momento en el que se unieron para desarrollar nuevas formas de avanzar en los desafíos únicos que presentaba la primera pandemia mundial.

Quizás Marco Aurelio lo dijo mejor él mismo, en su revista Meditaciones, "Cuanto más valoramos las cosas que están fuera de nuestro control, menos control tenemos.“La supervivencia durante los horrores de la plaga de Antonine requirió un autocontrol férreo, afortunadamente modelado para que todos lo vieran por un emperador estoico.

El reinado del terror de la viruela terminó en gran medida donde comenzó.En 1972, el último brote europeo de la enfermedad surgió en lo que entonces era Yugoslavia, 2000 años después de que los mismos territorios habían sido un centro vital del Imperio Romano plagado de plagas. Con una acción decisiva, el gobierno de Yugoslavia actuó de inmediato: se declaró la ley marcial, se prepararon hospitales para miles de víctimas y se vacunó a toda la población de Yugoslavia en unas semanas.

La vacuna contra la viruela se administró en Yugoslavia durante el brote de 1972.

Funcionó. Si bien 175 personas se infectaron y hubo 35 muertes, el número de víctimas fue mucho menor que el mejor día bajo la plaga de Antonine.

En ocho años, aproximadamente 1700 años después de la primera pandemia de viruela, la enfermedad fue declarada completamente erradicada del mundo.


Las meditaciones de Marco Aurelio

Aparte de las fuentes escritas sobre Marco Aurelio, sus propios pensamientos se pueden encontrar en una de sus obras conocida como Las meditaciones . Este escrito tiene la forma de un cuaderno personal y se especula que fue escrito mientras el emperador estaba en una campaña militar en Europa central. Fue gracias a este trabajo que Marcus recibió una reputación como filósofo. La filosofía estoica de Marcus se puede ver en frases como estas:

"Sé como el promontorio contra el que rompen continuamente las olas, pero se mantiene firme y domestica la furia del agua que lo rodea".

“Un pepino es amargo. - Tirar a la basura. - Hay zarzas en el camino. - Apártate de ellos. - Esto es suficiente. No agregue, ¿Y por qué se hicieron tales cosas en el mundo? "

"Pero afortunado significa que un hombre se ha asignado a sí mismo una buena fortuna; y una buena fortuna es buena disposición del alma, buenas emociones, buenas acciones".

Lucius Verus, co-emperador de Marco desde 161 hasta la muerte de Verus en 169 (Museo Metropolitano de Arte prestado por el Museo del Louvre). ( CC 1.0 )

Aunque Marco Aurelio es considerado uno de los más grandes emperadores romanos, se puede señalar que fue durante su reinado cuando el imperio estuvo constantemente amenazado por fuerzas externas, a saber, los partos y las tribus germánicas. Sin embargo, el emperador y sus generales pudieron contrarrestar con éxito estas amenazas.

Sin embargo, el mayor error del emperador, quizás, fue el nombramiento de su hijo, Cómodo, como co-emperador en 177 d. C. Cómodo se convirtió en el único gobernante del Imperio Romano cuando su padre murió en 180 d.C., y a menudo se lo considera un mal emperador. Además, su reinado se considera el final de la edad de oro de Roma, ya que Cómodo no siguió los famosos pasos de su padre.

Imagen de portada: La estatua de Marco Aurelio (detalle) en los Musei Capitolini de Roma. Fuente de la foto: Dominio publico .