27 de septiembre de 1941

27 de septiembre de 1941


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

27 de septiembre de 1941

Septiembre de 1941

1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930
> Octubre

Europa ocupada

Heydrich reemplazó a Neurath como Protector de Bohemia



Significado de los movimientos para la unificación CIO-AFL

De El militante, Vol. V No. 39, 27 de septiembre de 1941, p. & # 1603.
Transcrito y marcado por Einde O & # 8217 Callaghan para el Enciclopedia del trotskismo en línea (ETOL).

Las próximas convenciones anuales de la AFL (Seattle, 6 de octubre) y el CIO (Detroit, 17 de noviembre) volverán a poner en primer plano la cuestión de la unidad sindical.

Los sindicalistas militantes, que quieren encontrar una respuesta al problema de la unidad no sobre la base de una fórmula abstracta o ideal, sino sobre la base de los intereses concretos de la clase obrera, se beneficiarán del estudio de las posiciones adoptadas por la diferentes grupos que abogan hoy por la unidad CIO-AFL.

Tal análisis demostrará que la consigna de unidad como tal no es progresista hoy, y que está siendo utilizada como tapadera para fuerzas extremadamente reaccionarias y conservadoras que operan contra los mejores intereses del movimiento obrero.
 

Objetivos de Roosevelt & # 8217s

¿Por qué, por ejemplo, la administración Roosevelt está tan preocupada por la unificación de los dos grupos sindicales? Ciertamente, no para permitir que los sindicatos luchen mejor por la mejora de las condiciones laborales y la protección de los derechos laborales, porque más que nunca esa lucha en estos días debe dirigirse contra los esfuerzos del gobierno y de los patrones.

El principal interés de Roosevelt en los sindicatos, tanto artesanales como industriales, es vincularlos al programa de guerra, para que en interés de la & # 8220defensa nacional & # 8221 & # 8220hagan sacrificios & # 8221 para persuadirlos de que den muchos de sus derechos ganados con tanto esfuerzo en aras de la & # 8220 unidad nacional & # 8221 Un movimiento obrero dividido, que implica competencia y una lucha por la hegemonía que conduce a una mayor actividad organizativa, dificulta la tarea de Roosevelt. Roosevelt quiere & # 8220paz & # 8221 entre las dos federaciones laborales como preludio de & # 8220paz & # 8221 entre trabajadores y capitalistas.

No es difícil ver que la unidad sobre la base del programa de Roosevelt reducirá, no aumentará, la fuerza laboral.
 

Las condiciones de la AFL

En general, los burócratas del Consejo de la AFL ocupan hoy la misma posición que ocupaban hace un año cuando expresaron su voluntad de & # 8220unidad & # 8221. Pero la unidad que quieren es del tipo que dará al sindicalismo artesanal el dominio de el movimiento unificado y dejar los sindicatos industriales a merced de quienes se oponían a su creación.

Una unificación como la que desea el Consejo de la AFL sería un golpe para todos los trabajadores, ya que no solo debilitaría a los sindicatos más fuertes del movimiento obrero, sino que alentaría a los patrones a perseguir al resto, artesanal o industrial. Una de las consecuencias progresivas de la división AFL-CIO fue que, a raíz del espíritu pro-sindical engendrado por los logros organizativos del sindicato CIO & # 8217s, la AFL también pudo agregar muchos nuevos miembros. El desmembramiento de los sindicatos en las industrias de masas por parte de los líderes sindicales artesanales de la AFL podría fácilmente llevar a la destrucción por parte de los patrones de los sindicatos artesanales construidos cerca y alrededor de ellos.
 

Lo que quieren los hillmanitas

Los habitantes de Hillman en el CIO también apoyan los movimientos hacia la unificación. No están interesados ​​en ver que los sindicalistas artesanales se conviertan en la fuerza dominante & # 8211 porque se preferirían a sí mismos en el papel dominante, por supuesto & # 8211, pero tampoco les preocupa la perspectiva. Sienten que podrían llegar fácilmente a un acuerdo con los Verdes y los Wolls. Al igual que Roosevelt, su principal preocupación es vincular a los sindicatos con el gobierno.

En la convención de CIO del año pasado & # 8217s, los habitantes de Hillman fueron los principales defensores de & # 8220 reanudar las negociaciones de unidad & # 8221. salir del CIO y volver a la AFL por sí mismo, ha optado por mantener a sus seguidores en el ClO. La razón de esto fue doble. En primer lugar, su uso para la administración y la máquina de guerra se basa en la idea de que él & # 8220 representa & # 8221 a la sección dinámica del movimiento sindical, el CIO. Si regresaba a la AFL, rápidamente se hundiría en el estatus de otro Dubinsky, un cautivo del Consejo Ejecutivo de la AFL.

En segundo lugar, Hillman ha mantenido sus fuerzas en el CIO porque es allí donde puede ser más útil a la administración en su impulso por unificar los sindicatos sobre la base del apoyo a la guerra.

En el año transcurrido desde la convención de Atlantic City, los habitantes de Hillman han sido & # 8220 aburridos desde el interior & # 8221 del CIO, y es incuestionable que han logrado avances considerables desde noviembre de 1940.
 

Papel de los estalinistas

El año pasado, los estalinistas respaldaron plenamente la posición de Lewis contra cualquier propuesta de unidad que garantizara la victoria del sindicalismo industrial.

Este año, sin embargo, proclaman en voz alta, & # 8220 las condiciones han cambiado & # 8221. Ahora dan un apoyo incondicional al programa de guerra de Roosevelt. En lugar de colaborar con John L. Lewis contra los habitantes de Hillman en los sindicatos, los estalinistas le han declarado la guerra a Lewis, aunque él sigue más o menos las mismas políticas sindicales hoy que hace un año.

Las críticas a Green y Hillman han desaparecido por completo del Trabajador diario. Los estalinistas han adoptado la fórmula del Consejo Ejecutivo de la AFL sobre & # 8220 huelgas y defensa nacional & # 8221, es decir, que los sindicatos deben conservar su derecho de huelga, pero no deben utilizar ese derecho. (Trabajador diario, 20 de septiembre)

Los estalinistas están a favor de la unificación laboral hoy. Pero la unificación sobre la base de su programa será diferente y no será mejor que la unificación en torno a las propuestas de Roosevelt, Green y Hillman.
 

Lewis & # 8217 se mantienen firmes en la unificación

El grupo de Lewis es la única fuerza importante que muestra algún signo de resistencia a una unificación que pondrá a los sindicatos en la silla de montar y hará que el movimiento obrero esté totalmente subordinado al programa de guerra.

Los eventos del año pasado han demostrado cuán correcta fue la decisión del CIO en noviembre pasado al rechazar la propuesta de Hillman. ¿Cuántas de las ganancias laborales en 1941 & # 8211 la organización de Ford, Belén, etc. & # 8211 ganadas a través de la acción militante, se habrían logrado si la mano de hierro de la burocracia de la AFL fuera dominante en un movimiento obrero unificado? ¿No se habría convertido gran parte de la legislación anti-laboral derrotada por el CIO este año en ley para esta época si la tendencia Hillman-Green liderara todo el movimiento sindical?
 

El trabajo de los militantes

Por supuesto, la continuación de la escisión en el movimiento obrero tiene sus características tanto negativas como positivas, y es deseable una unificación del movimiento obrero con la base adecuada. Pero los trabajadores con conciencia de clase nunca deben perder de vista el hecho de que una unificación sobre la base de los términos Roosevelt-AFL-Hillman-estalinistas puede resultar más dañina que ninguna unificación en absoluto en las condiciones actuales.

A los planes demagógicos y reaccionarios del bloque de guerra de Roosevelt en los sindicatos, los trabajadores deben contraponer la lucha por la unificación del movimiento obrero sobre la base del reconocimiento indiscutible de la victoria del sindicalismo industrial.


Centrarse en el héroe

Mientras que los dos primeros actos de la película pintan un hermoso tapiz de la educación de York en los bosques de Tennessee, el acto final muestra su extraordinario honor y coraje frente a la adversidad en los campos de batalla y en las trincheras de la Gran Guerra.

Para una película ambientada en 1941, "Sergeant York" tiene un nivel excepcional de desarrollo de personajes que le permite trascender la mera propaganda. A través de la guía más que capaz de Hawks, Cooper se libera para ofrecer una de sus mejores y más convincentes actuaciones, respaldada aún más por Wycherly como su madre incondicional y siempre solidaria. El excelente elenco de apoyo soporta su propio peso sin ser demasiado molesto.

“Sergeant York” es una película profundamente conmovedora que debería inspirar incluso a los pesimistas más fervientes. Su sincera dedicación al heroísmo inusual, al patriotismo y al desinterés es algo que debe ser presenciado. Tenga cuidado: Traiga un pañuelo o una caja de pañuelos para limpiar todas esas lágrimas.

"Sargento York"
Directora: Howard Hawks
Protagonizada por: Gary Cooper, Walter Brennan, Margaret Wycherly, Joan Leslie
No clasificado
Duración: 2 horas, 14 minutos
Fecha de lanzamiento: 27 de septiembre de 1941 (EE. UU.)
Calificación: 5 estrellas de 5


Randolph pide un nuevo movimiento negro

De El militante, Vol. V No. 39, 27 de septiembre de 1941, p. & # 1604.
Transcrito y marcado por Einde O & # 8217 Callaghan para el Enciclopedia del trotskismo en línea (ETOL).

En un artículo impreso en varios periódicos negros la semana pasada, A. Philip Randolph, presidente de la AFL Brotherhood of Sleeping Car Porters y director nacional del Comité March on Washington, pidió la organización de un millón de negros para luchar contra la discriminación racial. .

& # 8220Negroes, & # 8221 dijo Randolph, & # 8220 ya no debe pensar en términos de pequeñas unidades, o pequeñas maniobras. Con este fin, los comités de la Marcha en Washington están dispuestos a alistar a un millón de negros para aumentar el poder de huelga e impulso de las masas negras por sus derechos.

& # 8220 La historia reciente en los asuntos nacionales e internacionales muestra que no basta con tener razón. También debes ser poderoso. También debes construir la máquina con la que trabajar y luchar por la justicia.

& # 8220 Fue justo, apropiado y correcto que el Presidente emitiera una Orden Ejecutiva en las primeras etapas de las discriminaciones en la defensa nacional por motivos de raza, color, religión u origen nacional, ya que era apropiado y justo, el 25 de junio. Pero nunca sucedió hasta que se lanzó el movimiento March on Washington.

& # 8220 Un millón de negros hablando al mismo tiempo detrás de un tema vital sacudirá a Estados Unidos y seguramente obtendrá una audiencia seria y respetuosa.

& # 8220 Que las masas negras hablen a través de un millón de voces. & # 8221

Randolph no indica si solo está hablando de algo que sería bueno o si planea seguir adelante y tomar medidas concretas para organizar realmente un movimiento de masas negro.

En cualquier caso, sus propuestas reales son bastante vagas. Todo lo que dice sobre el trabajo organizativo involucrado en la creación de tal movimiento es que sería & # 8220 una tarea hercúlea & # 8221 y que & # 8220 quizás no proceda con un tempo de blitzkrieg & # 8221 porque el comité de la Marcha sobre Washington & # 8220 no lo hace. tener una moneda de veinticinco centavos & # 8221 y, por lo tanto, el trabajo deberá llevarse a cabo & # 8220 con trabajadores voluntarios. & # 8221

Ningún trabajador negro negará la necesidad de una organización de masas que luche por la igualdad. Con la producción en expansión, con el aumento de las conversaciones sobre la democracia en todos los lados, con la llamada a la juventud para que se someta a entrenamiento militar, las masas negras están listas para llevar a cabo una lucha vigorosa por sus derechos.

El dinero no es la cuestión decisiva. Muchas organizaciones con finanzas no pueden ganarse la lealtad de las masas & # 8211 y por una muy buena razón. No tienen el programa adecuado, no tienen la estructura interna adecuada. Estos son los [parece que falta algo de texto aquí]

& # 8220 Dejemos que las masas negras hablen a través de un millón de voces & # 8221, dice Randolph. Sí, pero ¿qué palabras ofrece Randolph como programa para esta organización? ¿Va a hacer tratos con los poderes establecidos y suspender la acción militante a cambio de promesas, como hizo el Comité de la Marcha sobre Washington en junio pasado? ¿Va [parece que falta algo de texto aquí]

¿Va a funcionar la organización democráticamente? ¿Van a tener las masas la palabra decisiva sobre las políticas de la organización? ¿O la organización debe ser controlada y dirigida desde arriba con un comité pequeño que no solo toma las decisiones organizacionales del día a día sino también las decisiones vitales y fundamentales de la política?

Todo lo que Randolph ha dicho sobre la pregunta es esto: & # 8220En él la organización propuso) cada negro contará. El más alto será tan bajo como el más bajo y el más bajo será tan alto como el más alto. & # 8221 Esta puede ser la respuesta en el estilo propio de Randolph & # 8217. Pero, de nuevo, puede que solo sea una evasión de la pregunta.

Pero Randolph nunca ha pedido a las masas que decidan nada de importancia & # 8211 el programa de la Marcha sobre Washington, el derecho a decidir si la Marcha debería haberse suspendido o llevado a cabo, el derecho a decidir sobre el personal del comité nacional & # 8220anunciado & # 8221 por Randolph después de que se cancelara la marcha.

Este manejo de preguntas no solo es peligroso para el futuro de la organización propuesta, sino que también tiende a retrasar los pasos iniciales. Porque muchos de los comités locales pensarán:

& # 8220Si Randolph no nos deja decidir qué debe hacer nuestra organización en una pregunta como esta, ¿qué razón tenemos para creer que se nos permitirá decidir la política más adelante? ¿Qué garantías habrá entonces de ser vendido río abajo por un liderazgo sobre el que no tenemos control? & # 8221

Los trotskistas no dudamos ni un momento en criticar el Comité de la Marcha sobre Washington y sus defectos cuando nuestras críticas pueden servir a los intereses de las masas. Nos sentimos aún más libres para hacerlo porque desde el principio apoyamos incondicionalmente los actos progresistas del movimiento y lo defendimos en cada etapa de su desarrollo contra aquellas fuerzas que lo atacaban por ser & # 8220 demasiado militante & # 8221.

Hoy hacemos nuestras críticas a la convocatoria de Randolph no porque nos opongamos a la creación de un movimiento de masas negro, sino porque estamos a favor de tal movimiento y queremos verlo. se convierte en una fuerza poderosa contra Jim Crowism. Instamos a todos los negros avanzados y con conciencia de clase a unirse a este movimiento, a apoyarlo y construirlo, y a tratar de convertirlo en el tipo de organización que obtendrá verdaderos éxitos para las masas. Además, instamos a los negros a estar atentos dentro de la organización contra cualquier política o procedimiento dañino.

Si el procedimiento de Randolph al cancelar la marcha del pasado mes de junio hubiera sido correcto y dijéramos antes y después de que sucedió que no se podía cometer un error mayor, entonces no tendría que presentarse ante la gente hoy. y diciendo que se necesita un millón de negros para estar & # 8220 seguros para conseguir una audiencia seria y respetuosa & # 8221 de la clase dominante y su gobierno.

Advertimos que nada podría salir de acuerdos con las fuerzas de Jim Crow, que los negros deben organizarse para luchar contra ellos hasta el final. El artículo de Randolph & # 8217 es una prueba de que teníamos razón, de que su procedimiento anterior era incorrecto e inadecuado.

Los negros pueden aprender mucho de las lecciones de esa marcha, y es su deber hacerlo si quieren, dentro de la organización propuesta, evitar los errores que sus líderes han cometido en el pasado.


Ejecuciones llevadas a cabo por el Einsatzkommando 3 el sábado 27 de septiembre de 1941

El sábado 27 de septiembre de 1941 o alrededor de esta fecha, el Einsatzcommando 3 asesinó a 989 hombres judíos y 1636 mujeres judías. También murieron 821 niños judíos. Un total de 3446 personas murieron en este lugar en Ei & scaroni & scaronkės.

Fuente de este registro: El llamado Informe J & aumlger (título completo: Tabulación completa de las ejecuciones llevadas a cabo en la zona Einsatzkommando 3 hasta el 1 de diciembre de 1941) fue escrito el 1 de diciembre de 1941 por Karl J & aumlger, comandante de Einsatzkommando 3 (EK 3 ), una unidad de matanza de Einsatzgruppe A que estaba adscrita al Grupo de Ejércitos Norte durante la Operación Barbarroja. Es la crónica sobreviviente más detallada y precisa de las actividades de un Einsatzkommando individual, y un registro clave que documenta el Holocausto en Lituania, así como en Letonia y Bielorrusia.

Lo más probable es que la foto no esté en esta área, sino que sea un ejemplo de las unidades de ejecución alemanas y su trabajo.


Este día en la historia de Susanville & # 8211 27 de septiembre de 1941

F. M. Moses y T. K Oliver, directores de la banda de la escuela secundaria Lassen y de la universidad junior, han recaudado aproximadamente $ 1200 para la compra de setenta y tres uniformes nuevos.

La mitad de la cantidad necesaria para los atuendos fue aportada por la junta de la escuela secundaria, mientras que el resto de la cantidad ha sido compuesta por donaciones de organizaciones de servicios y el ayuntamiento.

Se ha comenzado a construir una nueva tienda de $ 20,000 y un edificio de capacitación vocacional para Lassen High School y Junior College bajo la dirección de Roy Cochrane, recientemente de Hollywood, ahora miembro del cuerpo docente de las dos escuelas. Dean y Dean de Sacramento son los arquitectos de la estructura.

Los administradores de la escuela negaron anoche a la clase de último año de 86 estudiantes el derecho a disfrutar del & # 8220senior sneak & # 8221 anual de este año.

El presidente James A. Brown declaró que interrumpiría a toda la escuela enviar a la clase, a sus asesores y profesores en un día secreto y una excursión. La mayoría de los profesores manejan varias clases.

Siempre estamos buscando nuevas imágenes para preservar y compartir en nuestra colección de fotos históricas y nos encantaría ver la suya. Su imagen se agregará a nuestro archivo digital para uso futuro y nos aseguraremos de que reciba crédito siempre que sea posible. Envíe su contribución por correo electrónico junto con su nombre y una breve descripción de lo que envió a [email protected] También se donará una copia digital de cada envío a la Sociedad Histórica de Lassen para su conservación en sus archivos.

¿No sabes cómo escanear tus fotos?

Nuestros amigos de UPS Store se han ofrecido a escanear profesionalmente sus envíos de fotos antiguas de forma gratuita. Simplemente pasa por 2850 Main Street en Susanville y estarán encantados de ayudarte.


Stamford American (Stamford, Texas), vol. 18, N ° 27, Ed. 1 Viernes 26 de septiembre de 1941

Periódico semanal de Stamford, Texas que incluye noticias locales, estatales y nacionales junto con publicidad.

Descripción física

ocho páginas: mal. página 22 x 18 pulg. Digitalizada desde 35 mm. microfilm.

Información de creación

Contexto

Esta periódico es parte de la colección titulada: Colección de periódicos del área de Stamford y fue proporcionada por la Biblioteca Stamford Carnegie a The Portal to Texas History, un repositorio digital alojado por las Bibliotecas UNT. Ha sido visto 13 veces. Más información sobre este problema se puede ver a continuación.

Personas y organizaciones asociadas con la creación de este periódico o su contenido.

Editor

Audiencias

¡Consulte nuestro sitio de Recursos para educadores! Hemos identificado esto periódico como un fuente principal dentro de nuestras colecciones. Los investigadores, educadores y estudiantes pueden encontrar útil este tema en su trabajo.

Proporcionado por

Biblioteca Stamford Carnegie

Más de 100 años desde su creación, The Stamford Carnegie Library todavía se mantiene fiel a los cimientos de la visión original de Andrew Carnegie y más allá, fusionando los principios tradicionales de la iluminación con los términos modernos de hoy. La biblioteca brinda a los residentes de todas las edades acceso gratuito e igualitario a un entorno seguro y dinámico que fomenta el aprendizaje permanente.


27 de septiembre de 1941 - Historia

Archivo MP3
Hoy en 1941, el carguero SS Henry Patrick fue botado junto con 13 barcos gemelos durante una ceremonia de botadura presidencial en Baltimore, Maryland. Estos 14 buques fueron los primeros barcos Liberty, una clase de transportadores de carga baratos y rápidos de construir que ayudaron a llevar la producción industrial de la América en tiempos de guerra a los campos de batalla de Europa y el Pacífico.

Los barcos Liberty tenían 441,5 'de largo y 57' de manga. Cuando estaban completamente cargados, requerían casi 28 pies de agua para mantenerse a flote. Su velocidad máxima era de 11,5 nudos o casi 13 millas por hora. Podían transportar 9.100 toneladas de carga, pero muchos de los barcos transportaban más que eso de forma regular.

El diseño básico del barco Liberty data de 1940, cuando el gobierno británico ordenó 60 barcos para ayudar a reemplazar los barcos mercantes perdidos durante el primer año de la Segunda Guerra Mundial. Estos fueron llamados barcos de clase Ocean y fueron construidos en astilleros estadounidenses. Utilizaron carbón en lugar de petróleo porque, si bien Gran Bretaña tenía muchas minas de carbón, el país no tenía yacimientos petrolíferos autóctonos. El primero de estos buques, Ocean Vanguard, fue botado en agosto de 1941.

La Comisión Marítima de los Estados Unidos tomó el diseño de la clase Ocean y lo modificó para que los barcos pudieran construirse más rápido y por menos dinero. El mayor cambio de diseño fue la decisión de soldar secciones del barco en lugar de usar remaches. El remachado representó hasta un tercio del costo laboral de construir un buque de carga, por lo que el ahorro monetario para una flota de buques Liberty fue significativo. El diseño Liberty también usó aceite como combustible en lugar de carbón como usaban los barcos de la clase Ocean.

Un grupo de empresas de ingeniería y construcción conocidas como las Seis Compañías recibieron un contrato del gobierno federal para construir los primeros Liberty Ships. Henry J. Kaiser, un industrial y director de las Seis Compañías, estudió la industria automotriz y llegó a la conclusión de que los barcos grandes se podían construir de la misma manera que los automóviles. Este método de línea de montaje fue utilizado por todos los astilleros que construyeron barcos Liberty y tuvo tanto éxito que, al final de la guerra, un barco pasó de una pila de placas de acero a un producto terminado en solo 30 días. Durante el transcurso de la guerra, el tiempo medio de construcción fue de 42 días.

Durante 1941, el gobierno de los Estados Unidos aumentó el número de barcos que se entregarían a Gran Bretaña de los 60 originales a 200, luego a 306. 117 de estos serían barcos LIberty. Cuando Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial en diciembre de 1941, los astilleros de las Seis Compañías tenían mucha experiencia con el diseño de los buques de carga. En total, dieciséis astilleros estadounidenses en ambas costas construyeron los barcos Liberty. De ellos, 2751 fueron construidos entre 1941 y 1945. Los barcos fueron nombrados inicialmente en honor a estadounidenses famosos, comenzando con los firmantes de la Declaración de Independencia. Sin embargo, cualquier grupo que recaudara $ 2 millones en bonos de guerra podría nombrar un barco (dentro de lo razonable, por supuesto). Así es como el gobierno de EE. UU. Llegó a poseer barcos llamados SS Stage Door Canteen y SS U.S.O

Varios de los barcos Liberty se hicieron famosos. El Robert E. Peary se construyó en 4 días, 15,5 horas después de que se colocó su quilla, un truco publicitario único que nunca se repitió. El SS Stephen Hopkins usó su relativamente pequeño cañón de cubierta de 4 "para hundir a un asaltante comercial alemán en un tiroteo en 1942. Fue el primer barco estadounidense en hundir a un combatiente de superficie alemán durante la guerra. El SS Richard Montgomery se convirtió y sigue siendo infame hasta el día de hoy, su naufragio se encuentra frente a la costa de Kent en el sureste de Inglaterra con casi 1.500 toneladas de explosivos todavía a bordo.

Los barcos Liberty fueron construidos rápidamente y a menudo por una mano de obra sin experiencia. Debido a esto, además del hecho de que las juntas se soldaron en lugar de remachar, junto con la falta de conocimiento sobre las causas de la fractura frágil, muchos de los barcos desarrollaron grietas en el casco y la cubierta. 19 de la clase se partió por la mitad y se hundió durante la guerra.

La mayoría de los barcos Liberty sobrevivieron a la guerra y se convirtieron en la columna vertebral de la flota de carga mundial. Hoy en día, solo quedan dos barcos operativos: el SS John W. Brown y el SS Jeremiah O'Brien. Ambos son barcos de vela del museo.


Historial de producción

Hay dos producciones de Brecht Madre Valentía y sus hijos (Mutter Courage und ihre Kinder) que con frecuencia se consideran la producción "original". Cronológicamente, la primera producción tuvo lugar en 1941 en Zurich, después de que Brecht regresara a Europa desde los Estados Unidos con la esperanza de regresar a su tierra natal de Alemania. La segunda, y mucho más famosa producción, tuvo lugar en 1945 en Berlín. Esta producción, protagonizada por la actriz Helene Weigel, es icónica. Fue producido por la propia compañía de Brecht, The Berliner Ensemble. Weigel, vestido con harapos, tiró de un destartalado carro de madera en círculos alrededor del escenario, y

La producción original de 1945, con el título de configuración colgando arriba

Se exhibieron leyendas brechtianas en pancartas sobre el escenario. Esta producción es la ejemplificación del teatro político épico de Brecht, ya que es una reacción y un comentario obvios sobre la Alemania nazi y la Europa en tiempos de guerra.

(Los periódicos europeos mencionan estas producciones: http://zeitungsarchiv.nzz.ch/neue-zuercher-zeitung-vom-28-04-1941-seite-e4.html?hint=3898610http://zeitungsarchiv.nzz.ch/ neue-zuercher-zeitung-vom-26-11-1945-seite-a4.html? hint = 3898611)

En 2006, George C. Wolfe dirigió una reposición de Madre Coraje en Nueva York con The Public Theatre. Esta producción fue protagonizada por Meryl Streep como Courage, con Kevin Kline como Cook. Se representó en el Delacorte Theatre, un estadio al aire libre en Central Park. Para esta producción, Wolfe eligió utilizar la nueva traducción al inglés de Tony Kushner. Esta traducción tenía como objetivo una interpretación más coloquial de la pieza, utilizando más blasfemias, rimas y un lenguaje modernizado para atraer mejor al público moderno con el desafiante trabajo de Brecht. Las canciones brechtianas de esta producción fueron puestas a una partitura original de Jeanine Tesori. Las piezas del decorado estaban hechas de madera desgastada, y las leyendas del escenario, como en la producción de 1945, se presentaron en carteles encima de la acción, aunque esta vez como proyecciones. En general, esta producción se ambienta en un tiempo y espacio no específicos, aunque sus temas resuenan fuertemente con el clima de guerra política de 2006.

Ben Brantley de The New York Times, crítico de esta producción, no quedó impresionado por esta interpretación. Afirma que la producción en general, y la actuación de Streep específicamente, carecían de cohesión e integridad con respecto a la obra maestra de Brecht. Él comenta que la interpretación de Streep de Courage fue descuidada y poco convincente, diciendo que ella "enfatiza el vodevil de la horca de una obra que tiene una relevancia demasiado reverberante en estos días de guerra". Según Brantley, su tono poco claro, incohesivo y fuera del objetivo fue una característica abrumadora de esta producción, con su gran dependencia de la comedia y el espectáculo y el descuido de la verfremdungseffekt y la complejidad. Sin embargo, Brantley sintió que Streep, y toda la producción, brillaban en los momentos de la canción, y señaló que Streep podría seguir fácilmente una carrera en el musical de Broadway si así lo deseaba. En general, Brantley no estaba satisfecho con los elementos incongruentes de esta producción, desde los aspectos de diseño hasta el rendimiento y el tono de la pieza.

Jeremy McCarter de la revista New York Magazine también comentó sobre el peculiar y equivocado casting de Streep, citando nuevamente su falta de solemnidad, compostura y gracia. McCarter también estaba asombrado y decepcionado por el nivel de espectáculo y "mundo del espectáculo" de esta producción, con sus enormes llamas y explosiones, y su gran conjunto. Señaló que el escenario al aire libre hacía que la atmósfera de la actuación fuera impredecible. McCarter no estaba satisfecho con la traducción de Kushner, alegando que era verbalmente desafiante y confuso, así como innecesariamente vulgar y simple.

El renacimiento de 2009 del National Theatre Madre Valentía y sus hijos, dirigida por Deborah Warner, protagonizada por Fiona Shaw como Courage y también utilizó la traducción de Kushner del texto original en alemán. El espectáculo se realizó en un escenario relativamente vacío y contó con música en vivo de Duke Special y su banda. Debido a esto, y al espacio escénico de la sala de conciertos del escenario del Oliver Theatre, esta producción adquirió una estética y un tono de concierto de rock (Shaw entró en la parte superior del espectáculo con gafas de sol). Se realizó en un escenario giratorio, con técnicos y tripulantes visibles. Además de los carteles en los que se proyectaron los subtítulos del escenario, esta producción también utilizó grabaciones de los subtítulos leídos en voz alta por Gore Vidal. Los efectos de sonido de la guerra fueron interpretados por un hombre en un soporte de micrófono en la esquina del escenario.

Charles Spencer, crítico de teatro de The Telegraph, no se mostró entusiasmado con esta animada producción. Al llamar a la producción de Warner un "circo de rock-and-roll", Spencer afirma que, aparte de la música en vivo de Duke Special y su banda, esta obra fue engañosa y sin sentido. Según él, Warner y Shaw en su actuación, perdieron todo sentido en la búsqueda de la moda. Con un tono alegre y enérgico, la obra maestra de Brecht se deshizo de elementos del intelectualismo o del discurso político. Aunque Spencer reconoce que esta producción hace un guiño a las guerras contemporáneas en Irak y Afganistán, dice que es solo eso: un asentimiento, sin sustancia ni seguimiento.

Michael Billington de The Guardian no está de acuerdo con el análisis de Spencer sobre el desempeño de Shaw. Aunque él también nota su ocasional desenfado, comenta que ella capturó de manera admirable y efectiva las dicotomías que representa Courage y las fuerzas opuestas dentro de ella, "Es valiente y cobarde, filosófica y pragmática", madre, empresaria y guerrera. Billington también argumenta que la música no es tan cautivadora como debería haber sido, y que hubo un sabor definitivo no brechtiano en algunos de los momentos, elementos de diseño y dramaturgia general de esta producción. En general, Billington elogia esta producción por su actualización del antiguo trabajo de Brecht, haciéndola accesible a nuevas audiencias y dando vida y energía a su historia.

Sello conmemorativo de la producción del Berliner Ensemble de 1945

El mayor desafío, y eventual fracaso, de estas producciones modernas es su objetivo de hacer que Brecht sea accesible, relevante e interesante para el público moderno. Parece que se estaban esforzando demasiado y, al tratar de hacer que el estilo y la brillantez de Brecht estuvieran disponibles para el público actual, perdieron la esencia del trabajo de Brecht. La traducción de Kushner, un vínculo entre estos dos programas, parece perder la distancia intelectual y el estilo de escritura dialéctica del original de Brecht. Madre Coraje. Para mi producción, propongo que utilicemos una traducción directa diferente, más fiel a la escritura de Brecht. De estas producciones, podemos aprender la necesidad de abrazar el verfremdungseffekt de Brecht y su abierta

Brecht y Weigel en ensayo

objetivos políticos sin espectáculos innecesarios o un nuevo giro de fantasía. La música en vivo parece realzar el tono del espectáculo, siempre que el tono de la música sea congruente con el tono deseado (y verdadero) de la producción. Si bien ambas producciones, al igual que las producciones originales, se produjeron en climas sociales de guerra, ninguna aborda directamente los efectos contemporáneos de las guerras, que era un objetivo principal de la escritura y producción originales de Madre Coraje. Sin abordar y comprometerse directamente con el clima de guerra y las concepciones modernas y los efectos de la guerra, estas producciones no podrían capturar los temas desesperados y trágicos de la guerra dentro de la obra. Mi producción de Madre Valentía y sus hijos reconocerá abiertamente las guerras actuales en el Medio Oriente, mientras que quizás conecte este tiempo de guerra con tiempos de guerra del pasado, tal como lo hizo la producción original en la Segunda Guerra Mundial directamente abordada a través de la apariencia de la Guerra de los Treinta Años.

Billington, Michael. & # 8220Madre Coraje y sus hijos. & # 8221 Rev. de Madre Valentía y sus hijos. El guardián 27 de septiembre de 2009: n. pag. El guardián. Web. 31 de mayo de 2016. & lthttps: //www.theguardian.com/stage/2009/sep/27/mother-courage-and-her-children-review>.

Brantley, Ben. & # 8220 Madre, coraje, dolor y canto. & # 8221 Rev. de Madre Valentía y sus hijos. Los New York Times 22 de agosto de 2006: n. pag. Los New York Times. Web. 31 de mayo de 2016. & lthttp: //www.nytimes.com/2006/08/22/theater/reviews/22moth.html>.

McCarter, Jeremy. & # 8220 El valor de sus convicciones. & # 8221 Rev. de Madre Valentía y sus hijos. Revista de Nueva York n.d .: n. pag. New York Magazine Theatre. Web. 31 de mayo de 2016. & lthttp: //nymag.com/arts/theater/reviews/19669/>.

Spencer, Charles. & # 8220Madre Coraje y sus hijos en el Teatro Nacional, Revista. & # 8221 Rev. de Madre Valentía y sus hijos. El Telégrafo 28 de septiembre de 2009: n. pag. El Telégrafo. Web. 31 de mayo de 2016. & lthttp: //www.telegraph.co.uk/culture/theatre/theatre-reviews/6239491/Mother-Courage-And-Her-Children-at-the-National-Theatre-review.html>.

Billington, Michael. & # 8220Madre Coraje y sus hijos. & # 8221 Rev. de Madre Valentía y sus hijos. El guardián 27 de septiembre de 2009: n. pag. El guardián. Web. 31 de mayo de 2016. & lthttps: //www.theguardian.com/stage/2009/sep/27/mother-courage-and-her-children-review>.

& # 8220 Teatro Delacorte en Central Park. & # 8221 General CentralParkcom. N.p., n.d. Web. 31 May 2016. <http://www.centralpark.com/guide/attractions/delacorte-theatre.html>.

McCarter, Jeremy. “The Courage of Their Convictions.” Rev. of Mother Courage and Her Children. New York Magazine n.d.: n. pag. New York Magazine Theater. Web. 31 May 2016. <http://nymag.com/arts/theater/reviews/19669/>.

“Mother Courage and Her Children.” Encyclopedia Britannica Online. Encyclopedia Britannica, n.d. Web. 31 May 2016. <http://www.britannica.com/topic/Mother-Courage-and-Her-Children>.

“Mother Courage and Her Children.” Wikipedia. Wikimedia Foundation, n.d. Web. 31 May 2016. <https://en.wikipedia.org/wiki/Mother_Courage_and_Her_Children>.

“National Theatre’s Mother Courage Starring Fiona Shaw | Playbill.” Playbill. N.p., n.d. Web. 31 May 2016. <http://www.playbill.com/gallery/national-theatres-mother-courage-starring-fiona-shaw-com-2649?slide=0>.

“Playbill MOTHER COURAGE AND HER CHILDREN Signed: Lynn Redgrave, National Theatre.” EBay. N.p., n.d. Web. 31 May 2016. <http://www.ebay.com/itm/Playbill-MOTHER-COURAGE-AND-HER-CHILDREN-signed-Lynn-Redgrave-National-Theatre-/151776564243>.

Brecht, Bertolt, 19898-1956 Mother Courage and Her Children/playwright 1949 Berliner Ensemble


6. Other Topics and Approaches

The discussion of the past few sections has focused on the views and arguments of select figures within NE. The rationale for this focus has been twofold: first, because the positions and figures in question have been at the forefront of recent discussions of NE and second, because the general epistemological affinity between Kornblith and Goldman in particular (i.e., their common adherence to reliabilism) has allowed us to isolate and appreciate both the central challenges to NE and some of the major points of difference among its advocates. Once again, however, the selective focus above should not obscure the fact that many other naturalistic epistemological theories have been offered (Section 1.2). Thus, for example, in addition to reliabilist (Goldman, Kornblith), pragmatic (Stich), and information-theoretic (Dretske) views, teleo-functional thinking has been used in proffered accounts of both knowledge (Millikan 1984) and epistemic entitlement (Graham 2012). Pollock (1986, 1987), and Pollock and Cruz (1999), seek to understand epistemic justification in terms of conformity to procedural norms of belief-formation, the correctness of which is ensured by the contents of the relevant concepts. And others&mdash&ldquononfactualists&rdquo such as Field (1998), and &ldquoexpressivists&rdquo such as Chrisman (2007)&mdashregard the use of epistemic terms, and the explicit endorsement of specific epistemic norms and evaluations, as essentially a matter of expressing one&rsquos attitudes, pro and con. These and other specific views represent other ongoing attempts to understand various epistemic concepts and/or phenomena in a naturalistic manner. While each faces distinct challenges, qua naturalistic views, the most pressing issues facing them are those discussed above.

In addition to such positions with regard to specific epistemic matters, there are other regions of epistemology in which NE figures prominently. This final section briefly describes three further such areas&mdashsocial epistemology, feminist epistemology, and the debate over (epistemic) rationality.

6.1 Social epistemology

As we have seen, NE is motivated by a variety of concerns about the methods and ideals of TE&mdashfor instance, a reliance upon the a priori, an apsychological, &ldquocurrent time slice&rdquo (Goldman 2011) approach to understanding knowledge or justification, a tendency to overlook or idealize the resources and abilities that actual epistemic subjects possess, and so on. Another aspect of TE that has recently come under much scrutiny is its tendency to treat subjects in rather individualistic terms&mdashi.e., as divorced from their social environment. This too is seen as a serious distortion, given that people&rsquos lives, epistemic and otherwise, are importantly shaped by social forces. (Indeed, according to some, even this way of putting it is misleading, since it paints individuals as explanatorily prior to the social in epistemic matters.) Worth noting here is that even paradigm instances of NE might be charged with being unduly focused on the individual&mdashe.g., with looking to individual psychology as being especially relevant to epistemology, at the expense of areas of empirical study with a more social orientation (cf. Grandy 1994: 346&ndash348).

Social epistemology (SE) is a large and diverse area of research aimed at countering the individualism of TE by studying epistemic phenomena from a properly social perspective. (Sample overviews of SE are Schmitt 1994 and Goldman and Blanchard 2015. Goldman and Whitcomb 2011 is an up-to-date collection of papers on SE and Lackey 2014 is a volume of new papers on collective epistemology specifically.) Just as with NE, different specific theories and theorists within SE maintain closer or more distant relations to TE. Some social epistemologists maintain a view of the individual as the primary locus of epistemic achievement, for example, while others treat entities other than individuals, such as groups or corporations, as having epistemic properties. Some theorists evaluate various social processes and institutions in terms of some more general, non-social feature (e.g., reliability), while others think that the relevant good-making features are not so reducible. Some retain truth as the primary epistemic goal others propose some non-traditional goal. Etcétera. Across these various approaches, however, many practitioners within SE are motivated by concerns similar to those that animate NE, and many of the forms and themes within NE (Section 1.2) appear here as well. (In terms of the theoretical choice points mentioned just above, Goldman 1999b, for example&mdashas he does with respect to NE per se&mdashtends to occupy the more &ldquoconservative&rdquo positions the SE of Martin Kusch 2002, for instance, rejects many of the core assumptions of TE and Helen Longino&rsquos 2002 views are, arguably, intermediate between the two.)

6.2 Feminist epistemology

As the reference to Longino in the previous (sub)section suggests, there is a continuity between the issues and concerns addressed within SE and those addressed within feminist epistemology (FE). (For overviews of the latter, see Anderson 2012 Grasswick 2013, esp. Section 1 and Janack n.d. in Other Internet Resources). Like SE (and NE), of course, FE is a broad category, within which many diverse projects and positions are assayed. As Longino puts it,

There is no single feminist epistemology. Instead there are a plethora of ideas, approaches, and arguments that have in common only their authors&rsquo commitment to exposing and reversing the derogation of women and the gender bias of traditional formulations. (1999: 331)

Nonetheless, like SE and NE, historically FE has been motivated by concerns about the ideals and assumptions built into TE&mdashalbeit, of course, from a distinctly feminist perspective. Thus, for example, traditional notions of reason and objectivity have been subjected to critical scrutiny, on the grounds that they embody (usually tacitly) certain characteristically masculine ideals, such as a separation from other people, from the object of knowledge, and from one&rsquos own body and the socio-cultural milieu. (Not surprisingly, here, once again, Cartesian assumptions and aspirations come in for special critical attention.)

Against this general background, many theorists adopt a more or less naturalistic approach to the subject matter&mdashfocusing on particular features of the actual epistemic situation and drawing from a diverse range of areas of empirical study (psychology, gender studies, sociological and historical studies, and others). Among such NE-minded philosophers, however, different theorists once again stake out different positions. Thus, for example, a number of feminist epistemologists (e.g., Antony 1993, Campbell 1998, Nelson 1990) draw upon Quine&rsquos work. Just as in NE, however, others (e.g., Clough 2004, Code 1996) argue that a different sort of naturalistic approach is to be preferred&mdashsometimes, on grounds familiar from those discussed earlier sometimes, because of specifically feminist concerns. So too, just as in both NE and SE, there is disagreement about how much of the original framework of TE&mdashwhich of its concepts, concerns, and assumptions&mdashshould be retained, and how certain of its elements might need to be recast so as to render them acceptable.

6.3 Rationality debates

In addition to being of central interest within TE, rationality is central to our self-conception: Aristotle held that we are &ldquorational animals&rdquo, a presumption built into the very name of our species (&ldquohomo sapiens&rdquo) and the thought that humans are rational, perhaps distinctively so, appears to be part of the popular fabric of thought about ourselves. There is long-standing disagreement among epistemologists as to the nature of epistemic rationality (&ldquorationality&rdquo)&mdashwhich, on one understanding, is distinguished from other forms of rationality by being concerned with the effective pursuit of the distinctively cognitive-epistemic end of true belief. There has also recently arisen heated debate&mdashoften termed &ldquothe Rationality Wars&rdquo&mdashamong psychologists and philosophers of psychology concerning what we should say in the face of empirical findings about humans&rsquo apparently disappointing performance on certain &ldquoreasoning tasks&rdquo. According to some, those results force us to confront the possibility that humans may in fact be quite irrational. According to others, such results, together with a psychologically realistic view of how human reasoning actually proceeds, point up the need to revise standard views of what rationality involves. (Much of the resulting debate recapitulates, in broad terms, the debate within TE as to the nature of justified, or rational, belief. [28] )

For example, well-known experimental findings&mdashe.g., those of Tversky and Kahneman (1982) concerning probabilistic reasoning, and those of Wason (1968) concerning deductive reasoning&mdashcannot be taken to illustrate failures in rationality unless we assume what Stein (1996) calls &ldquothe Standard Picture&rdquo (SP):

According to this picture, to be rational is to reason in accordance with principles of reasoning that are based on rules of logic, probability theory and so forth. If the standard picture of reasoning [rationality] is right, principles of reasoning that are based on such rules are normative principles of reasoning, namely they are the principles we ought to reason in accordance with. (Stein 1996: 4)

According to some, rather than suggesting that humans are irrational, the relevant findings (among many other considerations) give us good occasion to ask whether it is reasonable to see &ldquothe Standard Picture&rdquo as providing the relevant normative standard. Discussion of the ensuing debate would take us too far afield here (but see note 27). For present purposes, it suffices to note that it shares many features with the debate within and about NE. Empirical results and considerations of psychological feasibility play a large role within the rationality debate, and many of the facts and factors appealed to by friends of NE in their critique of TE (see Sections 1.2 and 3.2 above, e.g.) reappear here either as criticisms of SP, or as proffered constraints upon an adequate conception of rationality. Finally, as with debates within and about NE generally, discussions of rationality involve appeals to both normative and psychological considerations, with many of the most contested issues having to do with how best to balance their sometimes-competing claims.