William Grindal

William Grindal



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

William Grindal nació alrededor de 1520. Grindal ingresó en la Universidad de Cambridge y se convirtió en estudiante en St John's College. Excelente erudito griego, desarrolló una estrecha amistad con su tutor, Roger Ascham. Otro académico en St John's, John Cheke dejó la universidad en julio de 1544 para convertirse en tutor del Príncipe Eduardo. (1) Hacia fines de 1546, y tras las representaciones de Ascham, Cheke pudo asegurarle a Grindal el puesto de tutor de la princesa Isabel, la hija de once años de Enrique VIII y Ana Bolena. (2)

Jane Dunn, autora de Isabel y María (2003) sostiene que Grindal fue "una tutora inspiradora" que le dio una excelente base en griego, latín y lenguas extranjeras. (3) No pasó mucho tiempo antes de que "dominara el latín y el griego, el francés y el italiano, y dominara el español". (4)

William Grindal murió de peste en enero de 1548. Se ha afirmado que la "trágica muerte de alguien tan joven y cercano a Elizabeth le quitó más seguridad a su vida". (5) Roger Ascham, quien reemplazó a Grindal admitió que no sabía "si admirar más el ingenio de la que aprendió o la diligencia de quien enseñó". (6)

Isabel I disfruta de la reputación de ser la mejor educada de las reinas británicas y, como resultado, su educación ha sido objeto de mucha discusión.

Su tutor más famoso fue el académico de Cambridge Roger Ascham, quien ha dejado el único relato de lo que estudió. Sin embargo, el tiempo de Ascham con ella fue breve, desde mediados de 1548 hasta principios de 1550. Fue precedido por su alumno y amigo, William Grindal, quien enseñó a Isabel desde 1545 hasta que murió de la peste en enero de 1548.

Grindal y Ascham le enseñaron latín y griego a la futura reina, pero no fueron sus únicos tutores. Giovanni Battista Castiglione (que más tarde se convirtió en el novio de su Cámara Privada) le enseñó italiano, y Jean Belmain le enseñó francés, al igual que su hermano, Eduardo VI.

La habilidad de Elizabeth en sus lecciones ahora se reconocía generalmente como algo inusual; estaba aprendiendo historia, geografía, matemáticas, los elementos de la arquitectura y la astronomía y cuatro idiomas modernos: francés, italiano, español y flamenco. Su griego y latín habían sido confiados a un joven académico de Cambridge, William Grindal; se consideraba que había llevado muy bien a la princesa, tanto más cuanto que había contado con la ayuda y los consejos de su maestro, el célebre Roger Ascham.

Enrique VIII (Respuesta al comentario)

Enrique VII: ¿un gobernante sabio o malvado? (Comentario de respuesta)

Hans Holbein y Enrique VIII (Respuesta al comentario)

El matrimonio del príncipe Arturo y Catalina de Aragón (Respuesta al comentario)

Enrique VIII y Ana de Cleves (Respuesta al comentario)

¿Fue la reina Catalina Howard culpable de traición? (Comentario de respuesta)

Anne Boleyn - Reformadora religiosa (Respuesta al comentario)

¿Ana Bolena tenía seis dedos en la mano derecha? Un estudio de propaganda católica (comentario de respuesta)

¿Por qué las mujeres fueron hostiles al matrimonio de Enrique VIII con Ana Bolena? (Comentario de respuesta)

Catherine Parr y los derechos de la mujer (comentario de respuesta)

Mujeres, política y Enrique VIII (Respuesta al comentario)

Cardenal Thomas Wolsey (Respuesta al comentario)

Historiadores y novelistas sobre Thomas Cromwell (Respuesta al comentario)

Martin Luther y Thomas Müntzer (Respuesta al comentario)

El antisemitismo de Martín Lutero y Hitler (comentario de respuesta)

Martín Lutero y la reforma (comentario de respuesta)

Mary Tudor y los herejes (comentario de respuesta)

Joan Bocher - Anabautista (Respuesta al comentario)

Anne Askew - Quemada en la hoguera (Respuesta al comentario)

Elizabeth Barton y Enrique VIII (Respuesta al comentario)

Ejecución de Margaret Cheyney (Respuesta al comentario)

Robert Aske (Respuesta al comentario)

Disolución de los monasterios (comentario de respuesta)

Peregrinación de gracia (comentario de respuesta)

Pobreza en la Inglaterra Tudor (Respuesta al comentario)

¿Por qué la reina Isabel no se casó? (Comentario de respuesta)

Francis Walsingham - Códigos y descifrado de códigos (Comentario de respuesta)

Códigos y descifrado de códigos (comentario de respuesta)

Sir Thomas More: ¿Santo o pecador? (Comentario de respuesta)

El arte y la propaganda religiosa de Hans Holbein (Respuesta al comentario)

Revueltas del Primero de Mayo de 1517: ¿Cómo saben los historiadores lo que sucedió? (Comentario de respuesta)

(1) Stephen Wright, William Grindal: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(2) Anka Muhlstein, Isabel I y Mary Stuart (2007) página 23

(3) Jane Dunn, Isabel y María (2003) página 90

(4) Philippa Jones, Isabel: Reina Virgen (2010) página 38

(5) Stephen Wright, William Grindal: Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(6) Jane Dunn, Isabel y María (2003) página 90

(7) John Allen Giles, Toda la obra de Roger Ascham (1864) página 272


69. WILLIAM WARHAM sucedió en esta cátedra patriarcal en 1503 (nota al pie 1) a la que fue trasladado desde Londres, de la que era entonces obispo. Era descendiente de una familia antigua asentada en Walsanger, en la parroquia de Okecliffe, comúnmente llamada Okely, en Hampshire, en la parroquia en la que nació fue educado por primera vez en la universidad de Wickham, en Winchester, de donde fue enviado a la New College. en Oxford, donde se convirtió en becario y procedió a ser doctor en leyes, y luego ejerció como abogado en los arcos, y en 1448 se convirtió en moderador de la escuela de derecho civil, y tomando órdenes, la rectoría de Barley, en Hertfordshire, confirió a él, como aparece en las vidrieras de la iglesia, tras lo cual fue dignificado con varios ascensos, tanto eclesiásticos como civiles, pues en 1493 se hizo. canciller de Wells, y al año siguiente constituido maestro de los rollos, (nota 2) cuando fue enviado como embajador a Felipe, duque de Borgoña, en relación con los dos falsificados Lambert y Perkin Warbeck, se comportó tan sabiamente en ese negocio, que el rey lo elogió mucho, (nota 3) y en 1502, a su regreso, lo prefirió, siendo entonces consejero privado, al obispado de Londres, (nota 4) y lo nombró guardián del gran sello, y canciller señor de Inglaterra, (nota 5) en cuyo cargo sucedió al arzobispo Dene, así como en este archipiélago, (nota 6) y como legado de la sede apostólica. (nota 7) Su entretenimiento, que se mantuvo en su palacio en Canterbury, en su inthronización, el 9 de marzo, siendo el Domingo de la Pasión, anno 1504, fue verdaderamente magnífico, el duque de Buckingham desempeñando el oficio de gran mayordomo, durante la solemnidad , estando presentes como invitados en ella muchos de la nobleza, clero superior y otros de rango.

En este palacio el rey Enrique VII. a los 24 años, tomó su domicilio como invitado del arzobispo, tiempo durante el cual hizo su último testamento, que está fechado en Canterbury, el 10 de abril de ese año de 1509, por el cual fundó una misa de aniversario en la iglesia de Cristo, y otra en el monasterio de San Agustín. (nota 8)

Sobre la piedra de este antiguo palacio, se dice que el arzobispo Warham tenía la intención de haber levantado uno muy suntuoso para él y sus sucesores, pero debido a una diferencia que surgió entre él y los ciudadanos, con respecto a los límites de su terreno aquí, él cambió su intención anterior, y en su disgusto otorgó en su palacio en Otford, que antes de esto no era más que una casa mezquina, 33.000l. sin dejar nada del antiguo edificio en pie, salvo las paredes del salón y la capilla, a pesar de lo cual ya había construido generosamente en Knole, un palacio del arzobispado, a poco más de dos millas de él. (nota 9)

A principios del año 1506, fue elegido por unanimidad canciller de la Universidad de Oxford, y después del acceso al trono del rey Enrique VIII, mantuvo el gran sello durante los primeros siete años de ese reinado, y el rey aparece haberlo estimado altamente, de tal manera que lo nombró, junto con el conde de Surry, patrocinadores en el bautizo de su hijo mayor (nota 10) a pesar de lo cual, Wolsey por sus malos tratos, finalmente lo obligó a renunciar al sello por El poder y el interés de ese prelado por el rey y la corte de Roma eran mucho mayores que los del arzobispo, que durante toda la administración del cardenal, él era poco más que la sombra de un metropolitano, pero como era un hombre de partes y principios. , por lo que no pudo ver la insolencia y depravación del cardenal, sin quejarse de ello al rey, lo que puso a los dos prelados en malos términos mientras vivió Wolsey. (nota 11)

Se dice que el arzobispo Warham comprendió los intereses de la nación y el derecho canónico, así como la mayoría de los hombres de su tiempo. Era un amigo del mérito y el aprendizaje, y fomentaba un conocimiento más racional y útil que el que podía adquirir el aprendizaje de las escuelas.

Erasmo le da un verdadero carácter al arzobispo Warham, cuando lo elogia por su humanidad, erudición, integridad y piedad, y concluye diciendo que era un prelado perfecto y consumado.

Fue un benefactor especial de la Universidad de Oxford, en particular al contribuir a la terminación de la iglesia de St. Mary y la escuela de teología allí, entregó varios libros y manuscritos a All Souls and New College, en Oxford, y a Wickham's College, cerca de Winchester, y se dice que entregó la barandilla de hierro al puente de Rochester y fue uno de los principales contribuyentes en 1519 a la iglesia de Lambeth. Fue un benefactor de la estructura de esta catedral, especialmente de la gran torre de la misma, en la que aún se pueden ver sus brazos en memoria de ella, de modo que, salvo lo anterior, y las grandes sumas que dispuso en sus palacios, nosotros no leyó sobre otros beneficios públicos durante su larga permanencia en esta sede.

Habiendo sido arzobispo durante veintiocho años, murió el 3 de agosto de 1532 en St. Stephen, cerca de Canterbury, en la casa de William Warham, arcediano de Canterbury, su pariente, habiendo asignado por su última voluntad el lugar de su sepultura. en su propia catedral, y expresó sus esperanzas de que su sucesor no acusara a sus albaceas de dilapidación, ya que había gastado más de 30.000 litros. En la construcción y reparación de los edificios pertenecientes a esta sede, en consecuencia, fue enterrado en una pequeña capilla construida por él mismo, con ese propósito, en el lado norte del martirio en su propia catedral, donde hay una elegante tumba con sus efigies en toda su extensión. en su hábito pontificio, acostado sobre él (nota 12) en esta capilla, fundó una capilla de un sacerdote, diariamente para celebrar por su alma, que fue suprimida con el priorato en tiempos del rey Enrique VIII.

70. THOMAS CRANMER, STP fue elegido arzobispo, el siguiente en sucesión, en el año 1532. (nota 13) Nació en Arlaiston, en Northamptonshire, el 2 de julio de 1489, y se educó en Jesus College, en Cambridge, donde se convirtió en compañero y AM y luego en lector de divinidad, moderador y STP en esa universidad a la muerte del arzobispo Warham, el rey previendo la importancia que tendría, para los planes que tenía entre manos, que la sede de Canterbury se llenara con una persona de esa disposición moderada, que probablemente no frustraría sus medidas, y una que, estando inclinada a los cambios que estaba trayendo en la religión, podría influir mejor en sus planes futuros, enviado a Cranmer, luego al extranjero en Alemania, para informarle de su intención de llevarlo a esta sede y deseando que regrese a casa con ese propósito. Esto, después de una pequeña vacilación, lo hizo, y se dice, más en obediencia a las órdenes del rey que en su propia inclinación, porque previó las tormentas que estaban surgiendo, y las dificultades y problemas que le traerían. A su regreso, sin embargo, aceptó la promoción y fue consagrado en la capilla de San Esteban, en el palacio real de Westminster (nota 14), pero antes de su consagración, hizo una protesta solemne en presencia de un notario público: que el juramento que entonces estaba a punto de prestar al Papa, no debería obligarlo a hacer todo lo que estaba obligado a hacer, a Dios, a la iglesia o al rey.

Jugó un papel decisivo en el inicio de la reforma durante el reinado del rey Enrique VIII. y celoso en llevarlo adelante en el del rey Eduardo VI. cuando la reina María llegó a la corona, se le aconsejó que huyera huyendo, pero se retiró solo a Kent, donde pasó unos días en su palacio de Beaksborne, de donde se trasladó al de Ford en el mismo barrio. donde recibió una citación para comparecer en Westminster, ante el consejo privado poco después de lo cual fue confinado a la torre, y de allí trasladado a una prisión en Oxford, donde, después de haber sido llevado a una disputa pública con los papistas sobre la presencia real en la Santa Cena, fue llevado a su prueba. y a través del odio implacable de la reina hacia él, a causa del divorcio de su madre, y su intolerancia y la malicia inveterada de sus enemigos, fue, en el primer año del reinado de la reina María, alcanzado por alta traición en el parlamento, y su arzobispado fue inmediatamente secuestrado y, aunque la reina luego perdonó la traición, sin embargo, fue degradado, excomulgado y condenado a sufrir la muerte como hereje, de modo que, al ser entregado al poder secular, fue quemado en Oxford el 21 de marzo de 1555. (nota 15) de 67 años y en el vigésimo tercer año de su primacía.

El arzobispo Cranmer había adquirido conocimientos, tanto en derecho canónico como civil, igual a la mayoría de sus contemporáneos, pero tenía un defecto en su estilo que era difuso y desconectado, incluso para esa edad. Tenía una sencillez natural y una apertura de corazón que lo hacían inadecuado para las cortes de los príncipes, donde la verdad y la franqueza son de poca utilidad; era afable, gentil y fácil de ser tratado, lleno de benevolencia y condescendencia, y muy inofensivo en Al mismo tiempo, era sumamente temeroso, lo que le llevó a cumplir con frecuencia las medidas del rey, y que cuando los derechos más valiosos de su iglesia iban a ser renunciados para este propósito, la mayoría de los historiadores lo han culpado, ni su el servilismo en él siempre se encuentra con una defensa. El arzobispo dejó emitir un hijo, de su propio nombre. (nota 16)

Además de su vida, que se encuentra en Parker's Antiquitates Brit. Eccles. Godwin y otros fue escrito en general por el Sr. Strype, en folio, en el que se puede ver una lista de sus escritos.

Entre los manuscritos de Har'eian se encuentran los cinco libros del arzobispo sobre la Eucaristía, su reforma de las leyes eclesiásticas, su renuncia a la autoridad papal y sumisión al rey Enrique VIII. su discurso sobre la gran aceptación del cardenal Pole en Roma, muchas cartas de él y de él, muchos artículos sobre él, su vida, sus cartas al rey y otros, y muchos otros documentos relacionados con él.

Hay un sello del arzobispo Cranmer adjunto a una escritura, anno 1536, entre los Chartœ Antiquœ, en la tesorería del decano y capitulo 4 pulgadas por 2½ diám. la parte superior borrosa pero es el asesinato de Becket debajo del arzobispo, arrodillado a un lado un escudo, con los brazos de la sede empalados con los suyos en el otro, otro con sus propios brazos leyenda, THOME CRANMER el resto borrado, p . 128.

Él llevó por sus brazos Argent, sobre un chevron, azure, tres cinquefoils, o, entre tres grullas, sable pero el rey Enrique VIII. cambió las craites a pelícanos, vulnerando sus pechos.

71. REGINALD POLE, cardenal de la iglesia de Roma, y ​​pariente de la sangre real, fue elegido arzobispo de esta sede en el año 1555, y fue consagrado el 22 de marzo de ese año, el día después de la ejecución de Cranmer. (nota 17)

Era el cuarto hijo de Sir Richard Pole, caballero de la liga, primo alemán del rey Enrique VII. siendo su madre la dama Margaret, condesa de Salisbury, hija de George, duque de Clarence, el hermano menor del rey Eduardo IV. (nota 18) Nació en el castillo de Stoverton, en Staffordshire, y se crió en el monasterio de los cartujos en Shene, en Surry, de donde fue al Magdalen College, en Oxford, y se convirtió en miembro de Corpus Christi, en la misma universidad. . Primero fue ascendido a prebendecido en la iglesia de Salisbury, y posteriormente, en 1517, fue admitido en la de Knaresborough, en la iglesia de York, y también como decano de la colegiata de Wimborne, en Dorsetshire.

Siendo enviado al extranjero por el rey Enrique VIII. residió siete años en Padua, donde conoció y entretuvo en su familia a varios de los hombres más sabios de la época (nota 19), mientras tanto el rey lo nombró decano de Exeter, y habiendo abolido el poder papal, envió para él en casa, pero Pole se negó a regresar, fue, hacia el año 1536, privado de sus preferencias. (Nota 20) Sin embargo, para compensar el disgusto del rey, el papa Pablo III. el 22 de mayo de ese año, lo nombró cardenal (nota 21) y lo nombró embajador ante el emperador, y luego el rey de Francia fue nombrado legado, y se sentó en el concilio de Trento fue elegido papa dos veces, pero no aprobando los procedimientos de la elección, finalmente lo perdió. Ante esta decepción, se retiró a Verona, donde permaneció hasta el ascenso al trono de la reina María, quien le envió a regresar y asumir la dirección de los asuntos de la iglesia en este rey. dom poco después de lo cual llegó en el carácter de legado del papa Julio III. Aterrizando en Dover el 22 de noviembre de 1555, habiendo sido revocado su atacante en el parlamento, por el primer acto que pasó en el reinado de esa reina llegó a Londres dos días después, pero en privado, porque el poder papal aún no se había restablecido. No pudo ser recibido en calidad de legado, pero el parlamento se dirigió a la reina para reconciliar el reino con la sede de Roma, y ​​se ofreció a derogar todas las leyes que le repugnaban, el cardenal se dirigió con mucha solemnidad a la casa, y en un largo El discurso les dio a ellos ya toda la nación una absolución plenaria, y para proceder gradualmente, sacó una licencia bajo el gran sello, por su poder legantino. Siendo solo en las órdenes de diácono a su llegada al reino, fue ordenado sacerdote, y después, el 22 de marzo del mismo año, anno 1555, siendo el 2d del reinado de la reina María, consagrado arzobispo de Canterbury, por Heath, arzobispo de York, y otros seis obispos, en la iglesia de los frailes franciscanos, que había sido recientemente restaurada por la reina, quien estuvo presente en la solemnidad el día 25 recibió el palio en Bow-church, en Londres, y el día 31 estaba en el trono por poder (nota 22) la reina habiendo amueblado el palacio en Lambeth para él a su propio costo y luego lo honró con su compañía allí varias veces. En octubre siguiente fue elegido rector de la Universidad de Oxford, y poco después, como afirman algunos, de Cambridge igualmente: y luego gobernó esta iglesia con una conducta que le ha valido el amor, el elogio y la admiración de la posteridad. . Pero al final del reinado de la reina, el Papa Pablo IV.habiendo tomado una aversión hacia él, por sus procedimientos suaves y gentiles, revocó su comisión legantina y lo citó para comparecer personalmente en la corte de Roma, para responder a los asuntos que debieran ser objetados y para despojarlo de todo poder. en Inglaterra, otorgó un sombrero de cardenal a William Peto, el célebre fraile franciscano de Greenwich, y lo convirtió en su legar un latere, en los 100 metros del arzobispo, el 13 de junio de 1557, y le dio además el obispado de Salisbury.

Cuando la reina fue informada de las intenciones del Papa, hizo todo lo posible por defender y apoyar al arzobispo, que por su parte no estuvo inactivo en este asunto, sino que envió a su amigo Ormaret a Roma, para rendir cuentas de su conducta. y el estado de la religión en Inglaterra, y mientras tanto, la reina se mantuvo tan firme en la defensa de su pariente, que no permitiría que el nuevo legado entrara en el reino como legado ni para disfrutar del obispado, que el el Papa lo había asignado, y en consecuencia ella envió a prohibir su entrada en él (nota 23) y el poder legantino quedó íntegro como antes, al arzobispo.

Por fin, por la firmeza de la reina, sus protestas y una alteración de las circunstancias, el Papa, que previó que volvería a perder Inglaterra si persistía obstinadamente en su resentimiento, condescendió a sofocarlo y se reconcilió exteriormente con el arzobispo, diciéndole Ormaret, que ahora estaba convencido de que Pole había sido mal representado, y que claramente veía que nadie vivo podía escapar de la calumnia. Pero se dice, que el cambio de conducta del Papa surgió de un artículo secreto que hizo ese año, en un tratado de paz con el duque de Alva, en nombre del rey de España, de quien era general, en el que cardenal Pole fue restituido expresamente a su autoridad legantina, lo que no parece improbable, considerando la resolución de la reina de no admitir a ningún otro en ese carácter. (nota 24)

El cardenal era una persona de mediana estatura, guapo y atractivo, su rostro era de color fresco, sus ojos brillantes y tenía un aspecto de nobleza, mezclado. con una apacible dulzura y un comportamiento elegante, que aseguraba tanto respeto como afecto de todos los que se le acercaban, era además de excelente piedad, hombre de erudición y gran integridad.

Las divisiones en este momento entre los protestantes, su falta de disciplina, su desprecio de las órdenes sagradas y su apropiación de los ingresos de la iglesia, junto con los prejuicios de la educación, lo inclinaron a pensar que la religión no podía sostenerse sin un poder igual. al Papa, pero en esto estaba gobernado puramente por motivos de conciencia. Si el interés o la ambición lo hubieran influido, habría cumplido con las medidas del rey Enrique, y entonces probablemente habría estado en primer lugar a favor de ese príncipe, ni habría declinado su elección al Papa, si la riqueza y la grandeza hubieran sido su objetivo. Toda su conducta fue noble y ejemplar en todos los aspectos, y si hubiera vivido bajo un papa de menos altivez, o una reina de menos intolerancia, sus medidas podrían haber sido fatales para la religión reformada, el gran patrón de desinterés, regularidad y aplicación que se mostró a sí mismo, su cuidado por reformar los modales del clero, y los abusos que su pereza y negligencia habían introducido, y el trato franco y amable con el que deseaba que los Proteltantes pudieran ser usados, se unió a su constante oposición al fuego y la espada, dio a los papistas espacio para sospechar que se inclinaba hacia los herejes, por lo que nunca fue llevado a sus consejos, o al menos nunca escuchado o atendido en ellos. Pero en esto se equivocaron, pues fue la dulzura de su temperamento y la solidez de su juicio lo que concurrieron a comprometerlo a oponerse a la crueldad y la violencia, aunque él tenía al mismo tiempo un apego invencible a la sede de Roma. hasta cierto punto de superstición, y pensó que era imposible mantener el orden y la unidad de la iglesia sin él, en resumen, para resumir su carácter, era un hombre de tan gran probidad y virtud, y de tan excelentes dotes de mente como cualquiera de sus predecesores que se había sentado en esta sede antes, había estado y lo ha estado desde entonces, hasta la actualidad.

Murió el 17 de noviembre de 1558, pocas horas después del fallecimiento de la reina, habiéndose sentado en la silla patriarcal de esta sede dos años y casi ocho meses (nota 25) cuarenta días después de los cuales, habiendo puesto su cuerpo en estado, fue con mucha pompa, traído a su propia catedral, donde fue sepultado en el lado norte de la corona de Becket su monumento, que es solo una tumba simple, pero permanece, y en él este breve epitafio, Depositum Cardinalis Poli. (nota 26)

Él llevó por sus brazos Por pálido, sable y o, un saltire grabado, contracambiado.

Se dice que le dio a su iglesia de Canterbury dos candelabros de plata de gran peso, una cruz de oro, un báculo y una mitra, dos anillos y una vasija de plata para el agua bendita.

Fue el último arzobispo que fue sepultado en esta iglesia, ya que sus entierros desde entonces se suspendieron aquí, una circunstancia aparentemente extraña, que ninguno de los arzobispos desde la reforma debería optar por ser enterrado en su propia catedral, en la que habían tantos ejemplos brillantes e ilustres, pero todos, por así decirlo unánimes, se han alejado de un entierro en él, aunque era el lugar antiguo y acostumbrado de la sepultura arzobispal, lo que afectó más bien a un entierro oscuro en alguna parroquia privada u otra.

Constituyó a Aloysio Priuli, noble veneciano, su heredero, que había sido su íntimo amigo y compañero en el extranjero, y que al regresar con él a Inglaterra, continuó así en el momento de su muerte pero esta noble persona rechazó todos los beneficios derivados de ello. y sólo aceptó dos libros de oraciones, que eran constantemente utilizados por el cardenal, contentándose con distribuir los legados y dádivas, según las indicaciones de su testamento.

Los diversos libros y tratados escritos por el cardenal (nota 27) pueden verse enumerados en el Ath de Wood. (nota 28) e igualmente las varias vidas de él escritas por diferentes personas, a las que se puede agregar, una más moderna, siendo la vida del cardenal, publicada por Mr. Phillips, en 1764, que desde entonces, sin embargo, se encontró con una refutación.

72. MATHEW PARKER, STP sucedió al cardenal Pole en este arzobispado, al que fue elegido y consagrado en 1559. Nació en Norwich, (nota 29) y se educó en Corpus Christi, alias Bennet College, en Cambridge en la época de el rey Enrique VIII. fue ascendido a uno de los capellanes del rey, y fue nombrado tutor de la princesa Isabel, después de lo cual fue nombrado prebendado de Ely, y en 1544 maestro del colegio Benner, antes mencionado, del que había sido compañero después de ser capellán. al rey Eduardo VI. él fue nombrado por el rey decano de Lincoln, y también le había conferido la prebenda de Coringham, en esa iglesia, y la rectoría de Landbeach además de la cual, tenía el decano del colegio de Stoke Clare, en Suffolk, que era suprimido por el rey Eduardo VI. a pesar de que el Dr. Parker utilizó todos sus esfuerzos para preservarlo, pero en el reinado de la reina María, en 1554, fue privado de todos sus privilegios, por haber entrado en el estado de matrimonio, y luego vivió una vida privada y retirada, por lo que escapó de todas las tormentas de esos días de este oscuro estado fue llamado por la reina Isabel, quien lo adelantó a este arzobispado, el puesto más alto de la iglesia inglesa, aunque no hasta después de que varias personas lo hubieran rechazado, en el cual, y no antes, procedió en su grado de STP su consagración se realizó con gran solemnidad, ante un número de espectadores en la capilla del palacio de Lambeth, el 17 de diciembre de 1559, por los obispos de Chichester, Exeter, Hereford y el obispo sufragáneo. de Bedford, libre de las ceremonias de la iglesia de Roma, porque no se usó mitra ni manto, ni bastón ni anillo pastoral, ni guantes ni sandalias, ni hubo la autoridad de toros de Roma para establecerlo o confirmarlo. . Estando así sentado en esta sede, se convirtió en un excelente gobernador de la iglesia comprometido a su cargo, y se adhirió estrictamente a su doctrina y disciplina, por lo que incurrió en la mala voluntad de los grandes hombres en el poder y de la mayoría de los puritanos, pero fue tan firme y resuelto en lo que se comprometió a defender y mantener, que no se asustó ni se disuadió de su propósito e intención. A su llegada al arzobispado, reconstruyó y reparó en parte su palacio en Canterbury, que encontró quemado y casi totalmente destruido, a un costo de 1400l. (nota 30) y después de haber entretenido a la reina Isabel y a toda su corte durante siete días en Croydon, la entretuvo suntuosamente en su palacio de Canterbury, en su paso por este condado en 1573, y las visitas de la reina a él en el palacio de Lambeth fueron después frecuente. Durante su permanencia en la sede, realizó muchos actos piadosos y caritativos, fue un gran benefactor de la biblioteca pública de Cambridge y de los colegios Bennet, Caius y Trinity, en esa universidad en la primera de las cuales fundó trece becas en la segunda. , uno y reparó el paseo regente, en esa universidad fundó una escuela primaria en Stoke Clare, en Suffolk, y otra en Rochdale, en Lancashire, y dio 10 libras. anualmente. para la predicación de seis sermones en cinco iglesias en Norfolk, en la semana de Rogation, y reparó, colocó bancos y embelleció el presbiterio de la iglesia Beaksborne.

Fue un gran mecenas y animador de los sabios, y él mismo fue un gran amante y promotor de ese saber sobre todo, que sirvió para ilustrar la historia de este país, en el que fue infatigable y no escatimó en gastos de ningún tipo. Para este propósito, la regulación de su familia fue loablemente adaptada, ya que así como asignaba a todos sus domésticos algunos negocios y no mantenía ninguno ocioso a su alrededor, los que no estaban empleados en la administración de sus ingresos o en los asuntos de su hogar. , fueron entretenidos para encuadernar libros, grabar y pintar, transcribir manuscritos, o dibujar e iluminar y habiendo construido la biblioteca del colegio Bennet, depositó en ella libros impresos por un valor muy considerable, y todos sus manuscritos relacionados con la reforma. e historia de la iglesia que han sido de gran utilidad para los historiadores posteriores.

Publicó nuevas ediciones de las historias de Matthew Paris, Matthew Westminster y Walsingham, y de los cuatro evangelios en lengua sajona y un poco antes de su muerte, terminó la vida de sus predecesores, los arzobispos de Canterbury, bajo el título de De Antiquitate Britannicæ Ecclesiæ, & ampc. (nota 31) en la que se dice que fue asistido principalmente por Josceline, uno de sus capellanes, y al principio parece que no se sabía en general quién era el autor. (nota 32)

Willis dice que el arzobispo fue criado por la Providencia para recuperar los eruditos monumentos de nuestros antepasados, que habían sido tan miserablemente dispersos con la disolución de los monasterios, que nada menos que la protección de un hombre tan grande podría haberlos salvado de ser irrevocablemente perdió. La excelente historia anterior, redactada y publicada por su dirección, mostraba su consideración por la iglesia y el vasto gasto que estaba haciendo en la recopilación, no solo de manuscritos sajones, sino de todos los demás libros, mediante los cuales se podría ilustrar la historia de esta nación. , demostró su afecto por todo aquello que pudiera trasmitir a la posteridad la piedad y el saber de nuestros antepasados.

Fue autor, entre muchos otros tratados, (nota 33) de uno en defensa de los matrimonios sacerdotales, al que probablemente le indujeron los sufrimientos que había sufrido y las incomodidades que entonces sintió con el resto del clero casado de La severidad de la reina con ellos por ese motivo, porque la reina Isabel siempre desestimó a aquellos que entraron en este estado, y lo convirtió en un obstáculo continuo para su ascenso, ni los de los obispos y el clero digno, en general, tenían sus esposas y familias que residían con ellos en sus palacios y recintos de la catedral, pero alquilaban casas o alojamientos para ellos en otros lugares. (nota 34)

El carácter de este digno prelado, dado por el autor de Atenas, es ciertamente justo y verdadero, quien nos dice (nota 35) que era un hombre muy religioso y culto, de modales y comportamiento modestos, era muy leído en el Historia inglesa, y un coleccionista diligente y curioso de manuscritos antiguos, que habían sido esparcidos por la disolución de los monasterios, que entregó al colegio en el que había sido educado. Se informó que fue una persona de gran caridad, un notable benefactor del público y un adorno eminente de los lugares que le dieron nacimiento y educación, a lo que se puede agregar, que no tenía ni ambición ni avaricia en su disposición, y a pesar de sus benefacciones públicas, la apariencia de su familia y la hospitalidad de su mesa, en la que los entretenimientos a la nobleza no eran infrecuentes, siempre se adecuaban a su dignidad, pues aunque dejó dos hijos, ambos casados, no ejerció él mismo para amasar un montón de riqueza para ellos con los ingresos de la iglesia, con el fin de levantar un nombre y dar a su familia el rango de calidad (nota 36)

La vida del arzobispo ha sido escrita extensamente por el Sr. Strype, en folio, Londres, 1711, con un copioso apéndice de instrumentos relacionados con ella.

Habiendo estado sentado en la silla de esta sede durante quince años y cinco meses, murió el 17 de mayo de 1575 en su palacio de Lambeth, habiendo ordenado que su funeral fuera solemnizado sin pompa, ruido o gasto, y que sus entrañas fueran enterradas en el Capilla del Duque, en la iglesia de Lambeth, (nota 37) y su cuerpo en la capilla del palacio de Lambeth, (nota 38) en el extremo superior contra la mesa de la comunión, en el lado sur frente a su lugar acostumbrado de oración (nota 39 ) debajo de una tumba de altar que él mismo había erigido, cuya inscripción fue escrita por el Dr. Haddon.

Los legados en su testamento, tanto públicos como privados, fueron muy numerosos entre los últimos fueron, los de la reina los varios obispos que fueron sus amigos Sir Nicholas Bacon, guardián del gran sello Sir William Cecil, Lord Alto Tesorero Sir William Cordel, y el señor juez Manwood, y los doctores del colegio de los arcos en Londres entre los primeros, además de sus benefacciones ya notadas a Bennet, y a los demás colegios antes mencionados, ordenó a sus albaceas preparar cámaras en el primero de ellos, para otros tres de sus eruditos, a cada uno de los cuales les dio 3l. 6 s. 8d. anualmente, para ser dado de tal manera que sus albaceas por escrito prescriban a qué eruditos él ordenó, que el primero debe ser elegido por ellos de la escuela de Canterbury, siendo un nativo de ella el segundo de la escuela de Aylsham, y el tercero de la escuela de Wymondham, siendo ambos nativos de esos pueblos.

Concibió una donación caritativa para el alcalde y los ciudadanos de Norwich, en la ciudad en la que nació, y para el alcalde y los ciudadanos de Canterbury y sus sucesores 100l. para ser prestado a uno o más fabricantes de lana, en esa ciudad, por quienes los pobres podrían ser empleados desde allí, de acuerdo con el juicio y consentimiento del decano y el capítulo para ser prestados cada tres años, si veían apropiado. — Por lo cual ordenó, que la comunidad, o algunos ciudadanos capaces de Canterbury sean obligados, a fin de que su legado no se pierda en ningún momento y además legó un beneficio a la biblioteca de la universidad. (nota 40)

El arzobispo llevó por sus brazos, De gules, sobre galón, argent, tres estrellas del primero, entre tres tonalidades del segundo.

73. EDMUND GRINDAL, S. T. P. sucedió a esta sede en el mismo año 1575. (nota 41) Era hijo de William Grindal, caballero. de St. Bees, en Cumberland, fue primero erudito, luego becario en 1538, de Pembroke Hall, en Cambridge en 1540 procedió a la mañana y en 1544 obtuvo los títulos universitarios por órdenes cuatro años después de lo cual fue elegido maestro del colegio, y asistente del canciller en su corte entonces BD en 1549 fue profesor de Margaret fue el próximo capellán del obispo Ridley, capellán de St. Paul, y por los medios del obispo, fue ascendido a capellán del rey y en 1552 a capellán Prebend de Westminster, cuando renunció a su beca el año después del cual, en el momento de la adhesión de la reina María, huyó con muchos otros, por el bien de su religión, a Alemania, y hay una carta suya a Ridley, impresa y fechada en Frankfort en 1555. . (nota 42)

Él era, dice Camden en sus Anales, anno 1583, un hombre religioso y serio, que regresando del destierro en el acceso de la reina Isabel, fue ascendido por primera vez a la sede de Londres. consagrado el 1 de diciembre de 1559 (nota al pie 43) antes de lo cual había sido elegido maestro por segunda vez del Pembroke College (nota al pie 44) En 1570 fue trasladado a York, y de allí de nuevo a Canterbury en 1575, como antes. mencionado (nota 45) al principio disfrutó mucho del favor de la reina, pero al ser acusado de tolerar las convenciones de los turbulentos ministros y sus profecías (nota 46) de las cuales se aprovecharon sus enemigos, perdió por completo el favor de la reina. , y también le ordenó que se quedara con su casa (nota 47), tiempo durante el cual y su permanencia bajo el disgusto de la reina, los obispos de su provincia le escribieron en su nombre. Aproximadamente en este momento se quedó ciego, y continuó así durante dos años antes de su muerte, cuando después de haber sido arzobispo durante casi siete años y medio, murió el 6 de julio de 1583, a la edad de 64 años, en su palacio de Croydon. y fue enterrado en el centro del presbiterio de esa iglesia, en el lado sur del altar, donde hay un hermoso monumento erigido en su memoria, con sus efigies en él en toda su longitud, con su túnica de médico.

La pequeña riqueza que había reunido, la otorgó en gran medida para la fundación de una escuela en St. Bees, el lugar de su nacimiento, y para el avance del aprendizaje en ambas universidades. Las donaciones caritativas que dio en su testamento fueron a dicha escuela 30l. por año. al Queen's College, (nota 48) en Oxford, 20l. al año, la mayor parte de sus libros, 87 onzas de chapa de plata y la condonación de una deuda de 40l. gracias a él desde el colegio hasta Pembroke Hall, en Cambridge, 24l. por año (nota 49) el resto de sus libros, y una taza dorada de cuarenta onzas, llamada taza de Canterbury al colegio St. Mary Magdalen's College, en la misma universidad, 5l. por año, en tierras del Christ's College de allí, cuarenta onzas de platos de plata para la parroquia de Croydon, la suma de 50l. para comprar tierras en beneficio de los pobres y para la ciudad de Canterbury 100l. para ser almacenado para siempre, para el uso de los pobres comerciantes y comerciantes de lana en esa ciudad. (nota 50)

Se dice que el arzobispo Grindal, cuando regresó del destierro con motivo de la ascensión de la reina Isabel, primero tradujo a este país el Tamarisco, tan útil en medicina, contra las enfermedades del bazo. (nota 51)

Hay varias cartas de y para el arzobispo entre los manuscritos de Harleian, a saber. de Nicholas Ridley a él del arzobispo a Zanchius, y a Bullinger de John Fox al arzobispo, y del arzobispo a él su notable carta en la defensa de las profecías sus instrucciones sobre los predicadores su discurso mientras estaba bajo el disgusto de la reina la carta del arzobispo a lord Sussex, y otra carta sobre él. El arzobispo dejó tras de sí el carácter de hombre bondadoso, amistoso, inofensivo, prelado sabio, útil, cristiano sincero y piadoso, y ejemplo amable de toda virtud cristiana.

Llevaba por sus armas, otorgado por Dethic, el rey de la liga de armas, trimestralmente, o, y azul, una cruz, o, y armiño, en cada cuarto una paloma, o, y azul, contador cambiado del campo.

La vida del arzobispo está escrita por el Sr. Strype, en general, en folio, Londres.


William Grindal - Historia

& # 8220 la casa en la que nací, y las tierras que pertenecen a ella, siendo un asunto menor, menos de veinte chelines de renta, pero bien construida a cargo de mi padre y hermano. & # 8221 (1) Así escribió Edmund Grindal, sobre el punto de ascenso de obispo de Londres a arzobispo de York, a Sir William Cecil, secretario de Estado de Isabel 1, en 1570. ¿Pero dónde estaba esta casa? Los anticuarios han estado indecisos, pero ahora es posible decir que la casa donde nació el arzobispo Grindal todavía se encuentra en Cross Hill en el pueblo de St Bees, también conocido como 19 y 20 Finkle Street. Como se verá, la carta de Grindal & # 8217 también nos permite dar una fecha para su construcción o reconstrucción, es decir, entre 1500 y 1520. La casa conserva hasta el día de hoy gran parte de su estructura original y recientemente ha sido bien restaurada por el Sr. y la Sra. Noel. Carr. Para su época, es una casa sorprendentemente sustancial para un agricultor arrendatario que paga & # 8220 menos de veinte chelines de alquiler & # 8221. Las modestas palabras de Grindal & # 8217 casi dan una falsa impresión, porque de hecho el alquiler era de solo 8 chelines. 2d. (2)

El primer biógrafo de Edmund Grindal, Strype, creía que el lugar de nacimiento del arzobispo estaba en Hensingham, que anteriormente estaba dentro de la parroquia de St Bees. La tradición local lo sitúa en la antigua granja conocida como Chapel House, o en Overend Farm, donde se pensaba que las piedras con las iniciales W. G. y W. R. G. se referían a William Grindal, el padre de Edmund y # 8217. En el siglo pasado, William Jackson dudó de la opinión de Strype. El profesor Patrick Collinson, biógrafo moderno de Grindal & # 8217, compartió esas dudas. Nueva evidencia del edificio en Cross Hill, y del libro de la corte de la mansión de St Bees, muestra que las dudas estaban bien fundadas.(3) Grindal nació entre 1517 y 1520.(4) En ese momento, el principal propietario de la parroquia era el priorato de St Bees, una celda de St Mary & # 8217s Abbey en York. Las tierras heredadas del Priorato se encontraban en el lado noroeste del Pow Beck. En el lado sureste del valle, dispuestas de forma compacta alrededor de la aldea que tiene todas las señales de ser un asentamiento planificado, estaban las tierras de los inquilinos habituales del Priorato. Otras tierras consuetudinarias se encontraban en las aldeas periféricas de Sandwith y Hensingham. Los inquilinos mantenidos por & # 8220 derecho de inquilino & # 8221, que estaba marcado por & # 8220 & # 8221 multas de entrada & # 8220 razonables & # 8221, alquileres moderados, servicios de mano de obra ligera y la obligación del inquilino & # 8220 sobre su propio costo y cargos [de] atender su casero o su oficial al servicio de Su Majestad, sus herederos y sucesores, en las próximas marchas de Inglaterra contra Escocia & # 8221.(5) Un alquiler elaborado para el Priorato en 1500 (6) enumera 33 inquilinos en la aldea de St Bees, con propiedades que varían en tamaño desde una casa de campo con medio acre habitual hasta una propiedad de tres oxgangs ocho acres (equivalente a al menos 61, posiblemente 76 acres modernos) (7).Las rentas anuales van desde doce peniques hasta 6 chelines. 6d. Además de las rentas en efectivo, los inquilinos debían de uno a doce & # 8220boon días & # 8221 de trabajo en el señor & # 8217s demesne, y de una gallina y diez huevos a cinco gallinas y cincuenta huevos por año. Ningún inquilino era claramente dominante: había nueve propiedades de dos o más oxgangs (20 o 26 acres habituales, 32 o 42 acres modernos). Ningún inquilino en 1500 llevaba el nombre de Grindal.(8)

En los primeros veinte años del siglo XVI, por lo tanto, William Grindal apareció en St Bees, adquirió una propiedad como inquilino del Priorato y comenzó su casa & # 8220 bien construida & # 8221 allí. De sus dos hijos conocidos, Edmund fue enviado a Cambridge y se embarcó en una carrera clerical que lo llevaría al cargo más alto de la Iglesia de Inglaterra. Su hermano mayor, Robert, se quedó en casa y dirigió la granja familiar.(9) Edmund nunca olvidó & # 8220 ese pequeño ángulo donde nací, llamado Cowpland, parcela de Cumberland: la parte más ignorante en religión, y la más oprimida de los propietarios codiciosos, de cualquier parte del reino, que yo sepa & # 8221(10) Nunca olvidó la casa donde nació. Ignorancia en la religión que rechazó con su resolución en el lecho de muerte de fundar St Bees School. En tres intervenciones, también hizo lo que pudo para proteger a su familia & # 8217s seguridad & # 8211 y bien podría haber sido responsable de salvar a los inquilinos de St Bees para siempre de la opresión de los propietarios codiciosos. Las preocupaciones del arzobispo se reflejan en cada etapa de la historia temprana de Cross Hill House.

St Bees Priory se disolvió el 16 de octubre de 1539.(11) Las tierras en manos de los arrendatarios habituales pasaron de manos del agente de Enrique VIII, Sir Thomas Leigh, al segundo marido de la viuda de Leigh, el distinguido diplomático Sir Thomas Challoner.(12) Fue un momento de ansiedad para los inquilinos. Habían disfrutado de rentas bajas fijas y ligeras cargas de costumbre bajo los monjes. Aunque en teoría su mandato dependía de la voluntad del señor, en la práctica era hereditario. Ahora, en una época de rápida inflación, los terratenientes de todas partes buscaban aumentar los alquileres y reducir la seguridad de la tenencia.(13) El cortesano Challoner quizás necesitaba dinero en efectivo y pudo haber sido influenciado por Edmund Grindal, con quien parece haber estado en buenos términos.(14) Hizo un trato con sus inquilinos en 1560. A cambio de sumas globales por un total de £ 88, les concedió arrendamientos por cincuenta años a alquileres que (en la lista incompleta que sobrevive) eran aproximadamente una y tres cuartas partes de los alquileres. de 1500. Se acordó que, al final del plazo, se aplicaría la antigua tenencia tradicional a falta de otra disposición y para mayor seguridad, las viejas costumbres se escribieron en una sesión del tribunal señorial en 1587.(15) Edmund Grindal, entonces obispo de Londres, ayudó a su hermano Robert a comprar su contrato de arrendamiento.(16) La contraparte (el propietario y la copia # 8217) sobrevive en St Bees.(17) Por una prima de veinte chelines, Challoner arrendó a Robert Grindal:

& # 8220 & # 8230..todo ese mensaje y un oxgang y seis acres y una media de londe o grounde arrable

en total & # 8230 que el dicho Robert Gryndall ahora sostiene, junto con todos sus medowe

fundamentado en cuanto al mismo fermolde es incidente o aparición & # 8230 pagando por lo tanto todos los años & # 8230 el

algunos de ocho chelines ij d. dinero en inglés legal. & # 8221

Solo sobreviven quince de los arrendamientos de 1560, pero incluso estos muestran que Grindal no era el inquilino más importante en la aldea de St Bees. Había al menos tres explotaciones más grandes, que variaban en tamaño hasta tres oxgangs (48 o 63 acres estatutos), en comparación con Grindal & # 8217s un oxgang 6.5 acres (se presume que es igual a 27 o 31.5 acres estatutos). Los alquileres iban desde 2 chelines. a 10s., con Grindal & # 8217s el segundo más alto.(18)

En diez años, una doble crisis se apoderó de los Grindals de St Bees. Robert Grindal, su esposa y su único hijo sobreviviente murieron con tres semanas de diferencia en 1568.(19) Robert dejó la granja a su segunda hija, Anne. & # 8220Su padre en su testamento quiso que ella fuera dirigida por mí en todas las cosas & # 8221, escribió Edmund Grindal, aunque el texto de Robert & # 8217s will no lo confirma del todo. (20) Contrariamente a los deseos de su tío, Anne se casó con William Dacre, hijo de Richard Dacre de Aikton cerca de Carlisle, aunque ella solo tenía dieciocho años y su padre no había muerto un año. Poco después, en 1569-70, William se unió a su primo Leonard Dacre en el levantamiento del norte conocido como & # 8220Dacre & # 8217s Raid & # 8221, que comenzó como una lucha con los Howard por la herencia del castillo de Naworth y la baronía de Gilsland. Los Dacres fueron derrotados y huyeron, y sus tierras fueron confiscadas a la Corona. De ahí la carta de petición de Edmund Grindal # 8217 citada al principio de este artículo, pidiendo permiso para canjear la tenencia de St Bees por su sobrina impulsiva y su desafortunado esposo. Le costó más que el arrendamiento de 1560: esta vez tuvo que pagar 40 libras para recuperar la finca y otro arrendamiento de los diezmos de la parroquia.(21)

Leonard Dacre murió tres años después, y William fue indultado y se instaló en St. Bees. Es probable que en este momento Anne y su esposo hicieran decorar la pared interior noroeste de su casa con grifos, partidarios de las armas de Dacre, y llevaron a cabo otras mejoras, que se mencionan a continuación.(22) La pintura posiblemente sea del mismo taller que otro en la casa que Thomas Dacre convirtió en la cordillera occidental del Priorato de Lanercost.

William Dacre murió en 1583, el mismo año que Edmund Grindal.(23) Si hubiera vivido, habría sido gobernador de la escuela primaria que el arzobispo fundó en St. Bees. Anne se casó de nuevo con otra familia noble, la de Thomas Wybergh. Aunque tuvo un problema con Thomas, las propiedades de Grindal en St. Bees no pasaron, como creía Jackson, a los Wybergh y de allí a los Lowther.(24) Cuando se otorgaron nuevos arrendamientos a los inquilinos de St Bees en 1609 (cerca del vencimiento de los arrendamientos de 1560), el hijo mayor de Anne y # 8217 de William Dacre, Eleanor o Helena Dacre, tenía un mesuage o fermhold llamado Grindall & # 8217s casa de vecindad que contenía tres y un cuarto de oxgangs se encuentra en la ciudad de St Bees, al final de la ocupación de Thomas Wybergh y en algún momento de Robert Grindal fallecido & # 8221. La propiedad había crecido desde 1560 a 53 o 69 acres reglamentarios, pero también lo habían hecho otras. Las áreas se muestran solo para seis de los cuarenta contratos de arrendamiento, pero dos de ellos eran más grandes que los de Eleanor Dacre & # 8217. El alquiler era de 11 chelines. 7d., Y hubo dos rentas más altas, en un rango de 8d. a 14 años. 6d.(25)

El arzobispo Grindal intervino póstumamente en la concesión de los nuevos arrendamientos. En general, se creía que tenía la intención de que el dinero que dejó para dotar a St Bees School se invirtiera en el dominio absoluto de los inquilinos de St Bees & # 8217 tierras, para que pudieran recuperar la seguridad que & # 8220 propietarios codiciosos & # 8221 una vez amenazaron, & # 8220para asentar sus propiedades para que puedan tener las mismas sin desalojo o tratos difíciles & # 8221. El dominio absoluto estaba en manos de la Corona, habiendo sido entregado por Challoner para saldar una deuda con Isabel I en 1561. En 1604, los albaceas de Grindal lo compraron a James 1 en nombre de los gobernadores de St Bees School. Después de mucha controversia y un arbitraje disputado por Bancroft, arzobispo de Canterbury, los gobernadores otorgaron a los inquilinos arrendamientos a alquileres fijos, por mil años a partir del 31 de enero de 1609.(26)

De esta manera, Edmund Grindal benefició por tercera vez a la finca familiar (entre otros). Gracias a los registros de los gobernadores y el tribunal señorial # 8217, que muestran cambios de arrendatarios y ventas de uno a otro, es posible reconstruir la historia posterior de & # 8220Grindal & # 8217s vivienda & # 8221, o Cross Hill como llegó a ser conocido, hasta el día de hoy, demostrando así que esta fue efectivamente la casa en la que nació el futuro arzobispo.

Eleanor Dacre murió soltera en 1624.(27) Falta el libro de la corte del gobernador & # 8217, y no es hasta 1692 que recogemos el nombre del siguiente inquilino conocido & # 8216 Henry Aerey. Henry había muerto en diciembre de 1691, y en abril del año siguiente su viuda Jane reclamó la sucesión de la propiedad en la corte señorial.(28) Dado que la renta de la explotación reclamada en ese momento era la misma que la renta de Leonor en 1609, es decir, 1 chelín. 7d., Dado que no había otra vivienda pagando este alquiler, y dado que dos Aerey tienen Dacre como su nombre de pila, la identidad de la propiedad de Henry Aerey & # 8217s no está en duda.(29)

Anthony Aerey sucedió a la viuda de su hermano en 1701.(30) Dejó hijas, que dividieron la propiedad. Mary y su esposo Edward Wilkinson recibieron su porción durante la vida de su padre. Se encuentran inquilinos de una parte de la vivienda en 1712, pagando 5 chelines. 91 / 2d. alquilar.(31) Su hermana Isabel tuvo que esperar hasta la muerte de su padre en 1723 por su parte. En 1724 se la encuentra inquilina de un Messuage llamado Cross Hill, la primera mención del nombre.(32) Isabel se había casado con Richard Preston. La propiedad dividida resultó en la división física de la casa que persiste hasta el día de hoy.

Mary Wilkinson & # 8217s la mitad de la casa & # 8211 que, según el registro posterior, fue el extremo sureste & # 8211 pasó a su hijo Anthony (m. 1775). (33) Finalmente, las hijas de Anthony, Mary Coulthard y Ann Bell, fueron admitidas en 1802 según los términos de su testamento.(34)Richard Johnson compró la propiedad a los representantes personales de Mary y Ann el 24 de marzo de 1832. Luego fue descrita como & # 8220messuage o vivienda, granero, establo, establo, granja de cerdos, jardín y terreno & # 8221. Debido a que se habían agregado más tierras en arrendamiento, el alquiler ahora era de 10 chelines. 8d.(35) El área, como se muestra en el mapa de diezmos de 1838, era de 55 acres.(36) Richard Johnson murió en 1834, y su viuda tuvo la propiedad hasta que se volvió a casar el año siguiente, cuando pasó a los fideicomisarios de su hijo.(37) En 1851, su hijo, el reverendo John Richard Johnson, vendió la casa, con parte del terreno, pagando un alquiler prorrateado de 3 chelines, a Richard Jackson, propietario de la otra mitad, reuniendo así la propiedad (pero no la ocupación). de la casa.(38)

Volviendo a la historia de la parte noroeste de la casa, encontramos en el libro de la corte que Isabel Preston y su esposo Richard dieron su propiedad durante su vida a su hijo Richard.(39) Richard vivió hasta 1802, pero le dio la propiedad a su hija Jane en 1798. Debido a las adiciones, la renta de esta mitad era ahora de 13 chelines. 7d., Y el mapa del diezmo en 1838 muestra que comprendía 41,5 acres.(40) Jane murió en 1837, legando su tierra a Richard Jackson.(41) El hijo de Richard, Joseph Preston Jackson, era dueño de la propiedad reunida desde la muerte de su padre en 1888 hasta la suya en 1928. Su esposa la tuvo durante tres años más, y su hijo la vendió casi inmediatamente después de la muerte de su madre y # 8217 a Henry Mawson. . Este último murió en 1948, y la propiedad quedó en manos de los fideicomisarios en beneficio de sus hijas, quienes a su vez la vendieron a Noel y Jean Carr en 1983.(42) En 1993, la propiedad de las dos partes de la propiedad se dividió nuevamente, cuando los Carrs se mudaron al 20 Finkle Street (la parte sureste) y vendieron el número 19.

El profesor Collinson comienza su relato de la vida de Grindal con una excelente imagen a lápiz de las condiciones en el Cumberland de su época, que incluye lo siguiente:

La & # 8220gran reconstrucción & # 8221 que transformó las condiciones de la vida doméstica en gran parte de Inglaterra durante el siglo XVI apenas afectó a los condados del noroeste antes del reinado de Carlos II. Fue solo entonces que una arquitectura de piedra vernácula comenzó a reemplazar las construcciones más antiguas de arcilla y madera construidas sobre zapatas de piedra. (43)

En esto, Collinson estaba siguiendo la visión recibida de la arquitectura doméstica del norte. Irónicamente, es el propio lugar de nacimiento de Grindal el que pone un signo de interrogación en contra de esa opinión. Robert Grindal, un agricultor arrendatario, & # 8220statesman & # 8221 que no era noble, y ni siquiera poseía la granja más grande del pueblo, pagaba un alquiler de 8 chelines. 2d. por lo que su hermano casi tuvo que disculparse. Robert y su padre construyeron, o reconstruyeron, a principios del siglo dieciséis, una casa de piedra sustancial, con un salón elevado, salón y solar.

O los arrendatarios no estaban tan mal alojados como se suponía, o William y Robert Grindal tenían alguna fuente adicional de riqueza.

Es de esperar que la investigación del Sr. John Reedy, de Brandon, Florida, muestre en breve la historia temprana de la familia Grindal y los otros recursos fuera de St. Bees que sustentaron sus gastos. Edmund Grindal estaba familiarizado con los Sandys de Rottington, que eran aristócratas, y la hija de Robert, Anne, se casó dos veces en antiguas familias aristocráticas, los Dacres y los Wybergh.(44) También tenían el mismo apellido que William Grindal, que fue tutor de la futura reina Isabel I antes de Roger Ascham.(45) Había dinero para enviar a Edmund Grindal a Cambridge y al extranjero. La & # 8220casa bien construida & # 8221 seguramente cubría una familia de sustancia y, quizás, de un estatus más alto de lo que se ha admitido hasta ahora.


Diccionario de biografía nacional, 1885-1900 / Grindal, Edmund

GRINDAL, EDMUND (1519? -1583), arzobispo de Canterbury, era hijo de William Grindal, un agricultor acomodado que vivía en Hensingham, en la parroquia de St. Bees, Cumberland, un distrito que el propio Grindal describió como ' la parte más ignorante en religión, y la más oprimida de los codiciosos terratenientes de cualquier parte de este reino '(Permanece, pag. 257). Fue a una edad temprana a Cambridge, donde ingresó primero en Magdalene College, y luego se trasladó a Christ's College, donde fue académico en 1536-7, y luego a Pembroke Hall, donde tomó su B.A. grado en 1538, y en el mismo año fue elegido becario. Obtuvo el grado de M.A. en 1541, fue ordenado diácono en 1544 y fue rector de la universidad durante 1548-1549, año en el que fue nombrado predicador de Lady Margaret. En el año de su proctoría, Eduardo VI nombró a comisionados para realizar una visita a Cambridge. A la cabeza de la comisión estaba Nicholas Ridley, obispo de Rochester, quien anteriormente había sido maestro de Pembroke Hall, y probablemente fue debido a su influencia que Grindal fue seleccionado el 24 de junio de 1549 para argumentar del lado protestante en una de una serie. de disputas en las que los comisionados utilizaron el antiguo sistema escolástico como un medio para promover la causa de la teología reformada (Foxe, Actos y monumentos, ed. 1846, vi. 322-7). Después de esto, Ridley lo empleó con frecuencia en disputas similares en otros lugares, y especialmente en algunas que se llevaron a cabo en las casas de Sir William Cecil y Sir Richard Morysin (Corpus Christi College, Cambridge, MSS. cii. 12). Cuando Ridley se convirtió en obispo de Londres, eligió a Grindal como uno de sus capellanes, y en agosto de 1551 lo incluyó en la precentración de St. Paul. En diciembre siguiente fue nombrado capellán real, en junio de 1552 recibió la licencia para predicar en la provincia de Canterbury y en julio fue instalado como prebendado de Westminster.En el mes de octubre siguiente se le presentaron los artículos de religión como uno de los capellanes reales antes de que fueran presentados a la convocatoria. Se rumoreaba que iba a ser nombrado obispo, pero la muerte de Eduardo VI impidió su nombramiento y, en el momento de la adhesión de María, Grindal consideró prudente salir de Inglaterra, abandonando todos sus privilegios. Se instaló en Estrasburgo, donde asistió a las conferencias de Pedro Mártir. De allí pasó a Wasselheim, Speier y Frankfort, donde se esforzó por disipar las disputas que habían surgido entre los exiliados ingleses sobre el uso de la liturgia inglesa. A la muerte de la reina María, Grindal regresó a Inglaterra en enero de 1559.

Inmediatamente fue reconocido como un hombre de rango entre los teólogos protestantes, y fue nombrado uno de los comisionados para la revisión de la liturgia, y también fue uno de los contendientes en la conferencia celebrada en Westminster con el propósito de silenciar a los teólogos romanos. . Cuando el libro de oraciones revisado se puso en uso en mayo, Grindal fue el predicador seleccionado para explicar lo que se había hecho. El 19 de julio fue nombrado uno de los comisionados reales para la visita del clero. Ahora recibió una lluvia de honores y emolumentos. El 20 de julio, el Dr. Young, maestro de Pembroke Hall, fue expulsado de su oficina porque rechazó el juramento de supremacía. Grindal fue elegido maestro en su lugar. La negativa de los obispos marianos a someterse al nuevo estado de cosas en la Iglesia fue casi universal. Fueron expulsados ​​y sus lugares fueron difíciles de llenar. El 26 de julio, Grindal fue elegido para ocupar el lugar de Bonner como obispo de Londres.

Grindal no aceptó este cargo sin algunos escrúpulos de conciencia, y consultó a Pedro Mártir sobre la legalidad de usar vestiduras y recibir despojos de los diezmos. Martyr le aconsejó que no rechazara un obispado por motivos tan escasos, y el propio Grindal había llegado a la misma conclusión, ya que aceptó su cargo antes de que le llegara la respuesta de Martyr. Sin embargo, alivió su conciencia uniéndose a Parker y otros obispos electos para protestar contra la medida de Isabel de intercambiar diezmos impropios por tierras pertenecientes a sus sedes. La protesta fue inútil, y Grindal se sintió justificado al unirse a la lucha predominante por las cosas buenas al retener su dominio de Pembroke Hall durante tres años, sin siquiera poner un pie dentro de sus muros. El 21 de diciembre fue consagrado en Lambeth y el 23 de diciembre fue entronizado en San Pablo.

Como obispo de Londres, Grindal no cumplió con las expectativas del arzobispo Parker, quien lo había seleccionado para el cargo. Tenía un propósito demasiado débil y no estaba lo suficientemente seguro de su propia posición como para sostener principios claros para construir el tejido destrozado de la iglesia inglesa. La pregunta era: ¿Cómo se podría mantener mejor un sistema religioso que, sin ninguna ruptura formal con el pasado, pudiera contener y dirigir la vida nacional, que había sido profundamente afectada por nuevas ideas tanto en la teología como en la política? Las simpatías de Grindal estaban con las ideas de Calvino, y no aprobaba cordialmente la retención de tantas formas de la liturgia antigua. No ayudó mucho a establecer el sistema anglicano en su diócesis. Como todos los hombres débiles, estaba sujeto al pánico, en el que actuaba con una dureza contraria a su verdadera dulzura de naturaleza. A veces eran los romanistas, a veces los puritanos, quienes estaban expuestos a su repentina severidad. Como ejemplo de esto puede mencionarse la búsqueda de papeles papistas realizada entre los libros de Stow el anticuario, a quien Grindal denunció al concilio como un fautor del papisterio (Strype, Grindal, pag. 124). Grindal se mantuvo ocupado con muchos deberes formales. Fue el superintendente de las congregaciones extranjeras en Londres, y miembro del tribunal de la alta comisión fue uno de los comisionados que en 1561 revisó el leccionario, y en 1562 fue comisionado para examinar el supuesto matrimonio entre el conde de Hertford. y Lady Catharine Gray. El 4 de junio de 1561 se quemó la catedral de San Pablo y Grindal tuvo que idear los medios para su restauración. Los laicos no eran generosos y el dinero para la reconstrucción se recaudó principalmente mediante un impuesto sobre los beneficios de la diócesis. Grindal deseaba tomar la iniciativa de la decadente iglesia parroquial de San Bartolomé, pero se lo impidió la oposición de Sir Walter Mildmay. Se dice que él mismo aportó 1.200l.

En 1562 Grindal tomó un papel destacado en los procedimientos de convocatoria, que revisó los artículos de religión y enmarcó las reglas de disciplina. El 15 de abril de 1564 fue admitido al grado de D.D. en Cambridge, y el 3 de octubre predicó un sermón fúnebre en St. Paul's en honor del emperador Fernando, que fue publicado y traducido por Foxe al latín. Sin embargo, encontró su posición cada vez más difícil, ya que simpatizaba con el clero puritano, a quien la reina y el arzobispo Parker deseaban hacer que obedecieran el Acta de Uniformidad. La diócesis de Londres era el principal centro del puritanismo, y Grindal no era hombre para hacerle frente. Quizás se sintió más feliz al tratar con romanistas que estaban confiados a su custodia y vivían en Fulham, entre ellos Feckenham, abad de Westminster, Watson, el obispo privado de Lincoln, y Marshall, ex decano de Christchurch. Le resultó difícil justificar su posición ante sus amigos en el extranjero, y en 1566-7 mantuvo una correspondencia con Bullinger sobre el tema (Letras de Zurich, I. 68, 175, 182, 357). Fue extremadamente desagradable para Grindal ordenar a su clero que usara la sobrepelliz, pero Elizabeth le ordenó que lo hiciera, y él obedeció a medias. En 1567 se descubrió una reunión separatista en Plummer's Hall, y quince fueron llevados ante Grindal, quien se esforzó débilmente por ganarles la obediencia admitiendo su simpatía por sus escrúpulos e instándolos a seguir su ejemplo de conformidad. Interfirió para salvarlos de las sanciones legales.

Parecería que el arzobispo Parker estaba molesto por el apoyo ineficaz que recibió de Grindal, quien estaba cansado de su puesto. Por lo tanto, Parker lo recomendó para la sede vacante de York, diciendo que "no era lo suficientemente decidido y severo para el gobierno de Londres". Grindal, como un compatriota del norte, probablemente sería aceptable en York, y fue elegido para esa sede el 11 de abril de 1570. Fue allí para emprender la tarea más agradable de erradicar las supersticiones romanas, como le escribió a Cecil en agosto. (Permanece, pag. 325). Visitó cuidadosamente su nueva diócesis, emitió una comisión para derribar los palomares, y en mayo de 1571 comenzó una visita metropolitana de su provincia, para la cual emitió sus propios mandatos, negándose a seguir los artículos que habían sido redactados para el provincia del surib. págs. 123-55). En su mayoría, apuntan a reducir el estándar del ritual ya existente y a abolir las viejas costumbres. De hecho, su trabajo en York fue imponer la uniformidad contra el partido romish, y Grindal lo hizo con buena voluntad y considerable tacto.

Habría sido bueno para Grindal permanecer en York, pero después de la muerte de Parker en agosto de 1575, Cecil instó a la reina a elegir a Grindal como su sucesor en Canterbury. Fue una época en la que la política de Elizabeth requería una inclinación hacia el puritanismo, inclinación que el propio Cecil poseía genuinamente. De modo que Grindal fue elegido arzobispo de Canterbury el 10 de enero de 1575 y presidió la convocatoria en marzo siguiente. Sin duda, Cecil esperaba que una actitud más conciliadora hacia los puritanos que la de Parker condujera a un arreglo religioso, e instó a Grindal a que el ejercicio del poder metropolitano fuera más popular de lo que había sido bajo su predecesor. Los tribunales del arzobispo habían quedado sin reformar y, después de la abolición de la jurisdicción papal, se habían hecho arreglos muy imperfectos para el desempeño de muchas funciones que hasta ese momento había asumido la corte romana. El tribunal de facultades para la cuestión de las dispensaciones fue especialmente penoso y Grindal emprendió su reforma. Comenzó una visita a su provincia y emitió artículos y mandatos judiciales en consecuencia (ib. págs. 157-89). Sin embargo, no se le permitió lograr mucho como arzobispo. Apenas había sido nombrado cuando las relaciones exteriores de Isabel cambiaron y comenzó a acercarse a las potencias católicas del continente. Grindal era un hombre demasiado sincero para cambiar con ella, y descubrió que al elegir a un hombre débil no había conseguido uno que se rindiera. Los cortesanos se sintieron igualmente decepcionados cuando descubrieron que la conciencia de Grindal le impedía acceder a todas sus peticiones. El rumor actual de que Leicester puso a Elizabeth en contra de Grindal porque no concedería una dispensa por bigamia al médico italiano de Leicester, Julio, era una forma exagerada de expresar lo que sin duda era cierto en lo principal (Strype, Grindal, págs.225-6). Por varias causas, sucedió que tan pronto como Grindal estuvo en su lugar, la reina y su favorito desearon deshacerse de él. El tema que provocó la ruptura fue la continuación de las 'profecías' o reuniones clericales para la exposición y discusión de las escrituras. A estas reuniones asistía principalmente el grupo puritano del clero, que era el más celoso. Por esta razón, Parker los había mirado con cierta sospecha, y Elizabeth, a quien no le gustaba todo celo, se opuso a ellos por motivos políticos. A Grindal le parecía natural que el clero se reuniera para discutir las Escrituras, pero con el fin de apaciguar las objeciones, emitió órdenes de que tales reuniones debían ser autorizadas por el obispo y presididas por el archidiácono o su adjunto, de modo que solo se permitiera hablar a las personas aprobadas. , y que se excluyan estrictamente todas las referencias políticas o personales. Esto no satisfizo a Elizabeth, quien pensaba que todo discurso era peligroso y que estas 'profecías' formarían un cuerpo de predicadores que podrían pronunciar sermones dudosos en lugar de leer una homilía constantemente. Ella le ordenó a Grindal no solo suprimir las 'profecías', sino también desalentar la predicación. Esto fue más de lo que Grindal pudo soportar, y en una digna carta a la reina, fechada el 20 de diciembre de 1576, le recordó las relaciones entre el poder espiritual y temporal, afirmó en términos moderados los derechos de los obispos y desaprobó la intervención de la reina. (Permanece, pag. 376). Isabel respondió el 7 de mayo de 1577 enviando cartas a todos los obispos ordenándoles que escribieran 'profecías' dentro de sus diócesis (Strype, Grindal, Apéndice, No. x.) En junio Grindal fue suspendido de sus funciones durante seis meses, por incumplimiento de las órdenes de la reina, una interferencia inaudita con un arzobispo. Pero aunque había mucha simpatía personal por Grindal, era probable que ni él ni ninguno de sus amigos perturbara la paz de Inglaterra. Su vicario general cumplió con sus deberes judiciales por él y se inclinó ante la tormenta. En noviembre, Cecil le envió un mensaje amable aconsejándole que hiciera las paces con la reina, pero aunque Grindal le dio una respuesta sumisa, se mantuvo firme en el punto en cuestión. Por tanto, prosiguió su secuestro y se habló de su privación. Pero se vio que este sería un paso imprudente para la reina, y se le permitió a Grindal mantener el título de arzobispo y desempeñar sus funciones espirituales. En 1580 consagró a los obispos de Winchester y Coventry y prosiguió la visita de su diócesis. Cuando se reunió la convocatoria en 1581, presentó una petición para el reintegro de Grindal, e incluso hubo algunos que propusieron que no se emprendiera ningún negocio hasta que se eliminara el secuestro. La reina fue obstinada, ni la convocatoria mostró mucho celo al tratar un asunto que Grindal les presentó, la reforma de la disciplina de la iglesia (Permanece, págs. 451-7).

Grindal estaba afligido por el avance de una catarata en sus ojos, que lo dejó casi ciego, y Elizabeth le sugirió que renunciara. Grindal no pensó que su caso fuera lo suficientemente malo para la resignación; sus amigos lo convencieron para que hiciera una especie de sumisión, en la que dijo que actuaba `` por escrúpulos de conciencia '', pero estaba persuadido de que la reina solo había buscado el tranquilidad de su pueblo: por lo tanto, lamentaba haberla ofendido y no tenía intención de ser desobediente (ib. págs. 400-1). Después de esto, parece haber sido completamente restaurado en su oficina a fines de 1582, pero su ceguera aumentó y su salud general falló. Era obvio que debía renunciar, y se hicieron arreglos para este propósito, pero antes de que se terminaran, el arzobispo murió en su casa de Croydon el 6 de julio de 1583. Fue enterrado, según su propia solicitud, en la iglesia parroquial de Croydon. donde se le erigió una tumba en el lado sur del altar. Su efigie está colocada sobre un sarcófago dentro de un hueco arqueado adornado con columnas corintias y los brazos de las diversas sedes que presidió. Hay un largo epitafio histórico, que Strype imprime con su testamento (Apéndice xx.), Fechado el 8 de mayo de 1583. Dejó obsequios a la reina, Lord Burghley, Walsingham, Whitgift y otros, placa a Pembroke Hall, Cambridge y Queen's College, Oxford y la iglesia parroquial de St. Bees, y legados a los pobres de Canterbury, Lambeth, Croydon y St. Bees. Anteriormente, en abril de 1583, donó una escuela primaria gratuita en St. Bees y fue benefactor de Pembroke Hall y Christ's College, Cambridge, y Queen's College, Oxford.

Grindal defraudó las expectativas que se formaron de él. Sensible, juicioso, erudito, con mucho encanto personal, parecía probable que desempeñara un papel destacado en la configuración del futuro de la iglesia bajo Isabel, pero aunque fue puesto en puestos de importancia, dejó poca huella y su mandato fue desastroso para la dignidad. de la oficina arzobispal. Fue admirado por quienes lo conocían por sus virtudes privadas, y Spenser en el 'Calendario del Pastor' para mayo y julio habla calurosamente de su sabiduría y bondad bajo el disfraz transparente de 'el pastor Algrind'. Era amigo de Whitgift y Nowell, cuyo libro en respuesta a Dolman revisó antes de su publicación. Le gustaba la música y era mecenas de los principales músicos de su época. También le gustaba la jardinería y envió uvas de Fulham como regalo a la reina.

Sus escritos consisten enteramente en piezas ocasionales, servicios especiales, mandamientos episcopales y exámenes de personas acusadas y cartas. Publicó durante su vida 'A Profitable and Necessarye Doctrine with Certayne Homelyes adjoyned therunto', Londres (por Jhon Cawoode), 1555, 4to, y el sermón sobre el emperador Fernando (1564). Su único tratado de importancia es 'Un diálogo fructífero entre la costumbre y la verdad declarando estas palabras de Cristo, Este es mi cuerpo', que Grindal le dio a Foxe y apareció por primera vez de forma anónima en los 'Hechos y monumentos'. La mayoría de sus escritos son recopilados en 'The Remains of Archbishop Grindal', ed. W. Nicholson (Sociedad Parker) Cooper, 'Athenæ Cantabrigienses', i. 478-80, ha agregado algunos más del Petyt MSS. y la Oficina de Registro.

[Vidas de Grindal y Parker de Strype y Anales de la Reforma bajo el Prefacio de Elizabeth Nicholson a los restos de Grindal, Athenæ Cantabrigienses de Cooper, i. 470-80 Hook's Lives of the Archbishops of Canterbury, nuevo ser. vol. v. Zurich Letters (Sociedad Parker) Heylyn's Hist. de la Reforma Lemon's Cal. of State Papers, Dom. 1547-80.]


Historial del archivo

Haga clic en una fecha / hora para ver el archivo tal como apareció en ese momento.

Fecha y horaMiniaturaDimensionesUsuarioComentario
Actual01:19, 23 de marzo de 20201.424 × 1.940 (441 KB) Tenpop421 (charla | contribuciones) Subió una obra de Edmund Grindal (c. 1519 - 6 de julio de 1583) de Nicholson, William, ed. (1843) [https://archive.org/details/remainsofedmundg00grin Los restos de Edmund Grindal, D.D., sucesivamente obispo de Londres y arzobispo de York y Canterbury]. Cambridge. pag. 292 con UploadWizard

No puede sobrescribir este archivo.


Legado

En el siglo XVII, Grindal llegó a ser admirado por los puritanos que estaban siendo perseguidos por el arzobispo Laud. John Milton, que pensaba que los obispos isabelinos eran laodicenos, ni fríos ni calientes, y que rechazaba el gobierno de la iglesia episcopal, pensaba que Grindal era "el mejor de ellos" en su tratado. De la reforma de 1641. [9] William Prynne no tuvo tiempo para Parker ("más pontificio y principesco") y Whitgift ("majestuoso obispo pontificio") pero elogió a Grindal en 1641 como "un hombre serio y piadoso". [9] Richard Baxter en 1656 afirmó de Grindal: "Tales obispos habrían evitado nuestras contiendas y guerras". [10] Daniel Neal un siglo después en su Historia de los puritanos lo llamó "el buen arzobispo", "de temperamento suave y moderado, de fácil acceso y afable incluso en su más alta exaltación", "en general, uno de los mejores obispos de la reina Isabel". [9]

Por el contrario, Grindal fue atacado por High Church Tories. Henry Sacheverell, en su famoso sermón del 5 de noviembre de 1709, "Los peligros de los falsos hermanos, tanto en la Iglesia como en el Estado", lo atacó como "el falso hijo de la Iglesia, el obispo Grindall. Un prelado pérfido" que engañó a Isabel para que tolerara la "Disciplina de Ginebra" y facilitando así "la primera plantación de disidentes". Este ataque a la memoria de Grindal llevó a John Strype a publicar su biografía de Grindal, ayudado por una lista de suscripción que incluía a muchos políticos y eclesiásticos whig importantes. [11]

A finales del siglo XIX y principios del XX, fue el retrato de Sacheverell de un prelado débil e ineficaz lo que se había convertido en la opinión predominante. Sidney Lee afirmó que Grindal "contemporizó débilmente con la disidencia" Mandell Creighton lo llamó "enfermo de propósito". Walter Frere dijo que Grindal poseía una "incapacidad natural para el gobierno" y WPM Kennedy afirmó que tenía "una incapacidad constitucional para la administración", que era la "debilidad sobresaliente de Grindal". ". [2] Sin embargo, en 1979 se publicó la primera biografía crítica de Grindal, por Patrick Collinson, quien afirmó que Grindal no era ni débil ni ineficaz, pero contaba con el apoyo de sus compañeros obispos y abrió el camino para el desarrollo de la Iglesia Anglicana en los primeros tiempos. decimoséptimo siglo. [2]

Dejó considerables beneficios a Pembroke Hall, Cambridge, Queen's College, Oxford y Christ's College, Cambridge. También dotó una escuela gratuita en St Bees y dejó dinero para los pobres de St Bees, Canterbury, Lambeth y Croydon.

El monumento más perdurable de Grindal ha resultado ser hasta ahora la St Bees School (una "escuela primaria gratuita"), que fundó en su pueblo natal de St Bees, donde no había estado durante unos cuarenta y cinco años. Sin embargo, en 2015 se anunció que la escuela iba a cerrar, aunque persisten los esfuerzos para mantenerla abierta.Solo tres días antes de su muerte, Grindal había publicado los estatutos de la escuela, una serie de reglamentos minuciosos y específicos que constituyen un notable tesoro de información para los historiadores de la educación Tudor. Aunque la escuela estuvo a veces en peligro en sus primeros años, en 1588 se había construido un edificio escolar a un costo de £ 366.3s.4d. y dotado con ingresos anuales de £ 50. Nicholas Copland fue designado por Grindal como el primer director y había comenzado una tradición de aprendizaje que continuó sin interrupción durante más de cuatro siglos.

Grindal también participó en el establecimiento de Highgate School en el norte de Londres, y se le atribuye haber introducido el árbol de tamarisco en las Islas Británicas.


POR ROBERT A. IVEY Según la tradición, la primera casa de reuniones en la comunidad de Grindal Shoals se construyó en el asentamiento de Littlejohn y Nuckolls ya en 1767. Este edificio, construido por William Marchbanks y William Sims, se utilizó durante varios años como lugar de culto para todas las denominaciones. La Iglesia Bautista Goucher, el [& hellip]

POR ROBERT A. IVEY Robert era hijo de William y Faith Godfrey Coleman y nació en el condado de Amelia, Virginia, en 1710. Tenía cinco hermanos y una hermana. Su primera esposa fue Susanne Phillips. Susanne era miembro de la Colonia Hugonote, Manakin de Virginia. Tuvieron dos hijos, Lucy y Frances, ambos [& hellip]


Grindal, Edmund

Grindal, Edmund (1519 y # x201383). Arzobispo de Canterbury (1575 & # x201383). Nacido en Cumberland, Grindal se educó en Pembroke Hall, Cambridge, donde más tarde fue maestro (1559 & # x201361). Como capellán del obispo Ridley de Londres, apoyó los cambios protestantes bajo Eduardo VI. Después del exilio en Alemania bajo María, fue sucesivamente obispo de Londres (1559 & # x201370), a pesar de las reservas sobre vestimentas, y arzobispo de York (1570) y Canterbury. Aunque prominente en la elaboración de los Treinta y Nueve Artículos, fue demasiado calvinista para ayudar a Parker a restablecer el anglicanismo. Su crueldad hacia los católicos y su renuencia a alinear al clero puritano de Londres persuadieron a Parker de recomendarlo para la sede menos puritana de York (1570), donde la disidencia era principalmente católica. Más tarde, Cecil sugirió su traducción a Canterbury (1575), donde pronto entró en conflicto con Elizabeth por negarse a suprimir las & # x2018profhesyings & # x2019 (1576) de los puritanos, y fue suspendido de las temporalidades de su sede 1577 & # x201382.

Revdo Dr. William M. Marshall

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.


Isabel I y tutora fiel # 8217

Simon Adams y David Scott Gehring explican cómo la maestra poco conocida de la Reina Virgen puede haber influido en las políticas religiosas de su reinado.

Esta competición se ha cerrado

Publicado: 21 de enero de 2013 a las 9:53 am

Isabel I disfruta de la reputación de ser la mejor educada de las reinas británicas y, como resultado, su educación ha sido objeto de mucha discusión.

Su tutor más famoso fue el académico de Cambridge Roger Ascham, quien ha dejado el único relato de lo que estudió. Sin embargo, el tiempo de Ascham con ella fue breve, desde mediados de 1548 hasta principios de 1550. Fue precedido por su alumno y amigo, William Grindal, quien enseñó a Isabel desde 1545 hasta que murió de la peste en enero de 1548.

Grindal y Ascham le enseñaron latín y griego a la futura reina, pero no fueron sus únicos tutores. Giovanni Battista Castiglione (que más tarde se convirtió en el novio de su Cámara Privada) le enseñó italiano, y Jean Belmain le enseñó francés, al igual que su hermano, Eduardo VI.

El relato recibido de la educación de Elizabeth ahora tendrá que ser revisado por completo, ya que tenía otro tutor en las lenguas clásicas, un hombre que en realidad sirvió más que Grindal o Ascham. Era Johannes Spithovius (John Spithoff), también conocido como Monasteriensis, de su probable lugar de nacimiento, en algún lugar cerca de Münster en el noroeste de Alemania.

Spithovius fue inicialmente alumno del reformador luterano, Philip Melanchthon, pero se matriculó en la Universidad de Copenhague en 1542 y fue nombrado profesor Paedigogicus en 1545. Llegó a Inglaterra en 1549 con recomendaciones de Melanchthon y otros al arzobispo Cranmer. Cranmer, junto con el reformador de Estrasburgo Martin Bucer (que acababa de refugiarse en Inglaterra), recomendó a Spithovius a la princesa en el verano de 1549.

Todavía estaba al servicio de Isabel cuando María subió al trono en 1553, pero al año siguiente, mientras Isabel estaba encarcelada en Woodstock, regresó a Dinamarca y reanudó la enseñanza en Copenhague. Murió en Copenhague en 1563, posiblemente a causa de la peste.

La conexión de Spithovius con Inglaterra no terminó en 1554. En 1559 sirvió dos veces como embajador especial de la corona danesa.

Su segunda embajada duró desde julio de 1559 hasta enero de 1560 y es bien conocida por los historiadores daneses. Su propósito era persuadir a Isabel de que se casara con el nuevo rey danés, Federico II, en lugar del príncipe Eric de Suecia. Sin embargo, la embajada anterior ha pasado desapercibida hasta ahora.

Christian III de Dinamarca murió el día de Año Nuevo de 1559 y poco después su viuda Dorothea envió a Spithovius para felicitar a Isabel por su adhesión y para discutir en privado una alianza con Dinamarca, posiblemente incluyendo un matrimonio con Federico. Spithovius llegó a principios de febrero y probablemente se fue a principios de abril.

El informe superviviente de esta embajada ha sido enterrado en el Rigsarkivet de Copenhague entre la correspondencia de la segunda embajada. Sin embargo, es de gran importancia porque proporciona la respuesta a uno de los misterios del asentamiento religioso de 1559.

Spithovius registra una conversación en febrero con Sir Thomas Smith sobre formas de adoración. Según un memorando de política muy debatido, el "Dispositivo para la alteración de la religión", Smith debía ser nombrado presidente de un comité para revisar el orden de culto antes del parlamento de 1559.

También estaba autorizado a consultar con otros eruditos. Dado que no se ha descubierto ninguna evidencia de que el comité se haya reunido realmente, la opinión académica en general ha descartado la propuesta por considerarla fallida. Gracias al informe de Spithovius, ahora se puede establecer que el comité existió.

El hecho de que todavía estuviera en funcionamiento después de la apertura del parlamento puede explicar por qué la corona no presentó los proyectos de ley para la legislación religiosa al comienzo de la sesión.

Isabel tenía a Spithovius en una consideración considerable y su posible influencia sobre ella abre un abanico de nuevas preguntas. Aunque se nos han dejado pocos registros de su período como tutor (1549-1553), sabemos que este fue un capítulo psicológicamente formativo en la vida de Elizabeth. Y, aunque no tenemos una idea clara de lo que le enseñó, su presencia en su casa es una prueba más de la naturaleza cosmopolita de su educación.

Ciertamente, él aumentó su comprensión del mundo luterano y es posible que ella haya adquirido un conocimiento de lectura de alemán gracias a él. En vista de las complejidades del asentamiento religioso de 1559, no es menos interesante que Smith le preguntó a Spithovius sobre la práctica danesa y sajona con respecto a las ceremonias religiosas.

Sin lugar a dudas, cualquiera que sea la explicación final del acuerdo, no se hizo en ignorancia de la opinión luterana.

Este artículo destaca la investigación de Simon Adams y David Scott Gehring que aparece en el Reseña histórica en inglés.


Ver el vídeo: Το πεταχτό γαμήλιο φιλί του Γουίλιαμ στην Κέιτ