Graham Mitchell

Graham Mitchell


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Graham Mitchell, hijo único y mayor de Alfred Sherrington Mitchell, y su esposa, Sibyl Gemma Heathcote, nació en Kenilworth el 4 de noviembre de 1905. Se educó en Winchester College y Magdalen College, donde leyó política, filosofía y economía. . Como ha señalado su biógrafo, Nigel West: "A pesar de sufrir poliomielitis cuando aún estaba en la escuela, se destacó en el golf y navegó hacia su universidad. También fue un muy buen jugador de tenis sobre hierba y ganó el campeonato de dobles masculino del Queen's Club". en 1930. Jugó al ajedrez para Oxford, y más tarde representaría a Gran Bretaña en el ajedrez por correspondencia, un juego en el que una vez ocupó el quinto lugar en el mundo. Obtuvo un título con honores de segunda clase en 1927 ". (1)

Después de dejar la Universidad de Oxford, trabajó como periodista en el Noticias ilustradas de Londres. Su siguiente trabajo fue en el departamento de investigación de la oficina central del Partido Conservador, que entonces estaba dirigido por Sir George Joseph Ball. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, en septiembre de 1939, se unió al MI5. Se cree que Ball se las arregló para que se uniera al servicio.

El primer puesto de Mitchell en el MI5 fue en la subsección F3 de la división F, el departamento encabezado por Roger Hollis responsable de monitorear la subversión. El papel de F3 era mantener la vigilancia de los movimientos nacionalistas de derecha como la Unión Británica de Fascistas, el Club de la Derecha y la Fraternidad Anglo-Alemana y los individuos sospechosos de simpatizar con los pronazis. Una de las primeras tareas de Mitchell fue investigar las actividades de Sir Oswald Mosley y recopilar las pruebas utilizadas para respaldar su posterior detención.

Al final de la guerra, Mitchell fue ascendido al puesto de director de la división F, donde permaneció hasta 1952, cuando fue trasladado a la rama de contraespionaje, rama D. Peter Wright trabajó con Mitchell durante este período: "El director de la rama D, Graham Mitchell, era un hombre inteligente, pero débil. Su política consistía en copiar cobardemente las técnicas de Double Cross durante la guerra, reclutando tantos agentes dobles como fuera posible y operando extensas redes de agentes en las grandes comunidades de emigrados rusos, polacos y checoslovacos. Cada vez que se notificaba al MI5 o se descubría un acercamiento ruso a un estudiante, hombre de negocios o científico, se alentaba al destinatario a aceptar el acercamiento, de modo que el MI5 pudiera monitorear el caso. Estaba convencido de que eventualmente uno de estos agentes dobles sería aceptado por los rusos y llevado al corazón de la red ilegal ". (2)

El personal de Mitchell de 30 oficiales monitoreó a más de 300 oficiales de inteligencia soviéticos que trabajaban bajo cobertura diplomática. Mientras estaba a cargo de la Rama D, dirigió el equipo de oficiales de casos que buscaban las pistas de la penetración soviética dejadas por Guy Burgess y Donald Maclean, los dos diplomáticos que desertaron a Moscú en mayo de 1951. También fue uno de los principales arquitectos de la investigación de antecedentes positiva, el procedimiento de selección introducido en Whitehall para evitar que los agentes soviéticos "penetraran en los escalones más altos del servicio civil. Además, Mitchell fue el autor principal del notorio libro blanco de 1955 sobre la deserción de Burgess y Maclean". (3)

En 1956 Roger Hollis sucedió a Sir Dick White como director general del MI5 y eligió a Mitchell como su adjunto. Peter Wright ha señalado: "Sólo hubo dos cosas realmente sorprendentes en la carrera de Mitchell. Una fue la forma en que estuvo íntimamente ligada a la de Hollis. Habían sido contemporáneos en Oxford, se unieron al MI5 aproximadamente al mismo tiempo y se siguieron mutuamente en posiciones complementarias. El segundo fue el hecho de que Mitchell parecía tener un bajo rendimiento. Era un hombre inteligente, elegido por Dick White para transformar la Rama D. No lo logró en los tres años que ocupó el puesto, y de hecho, cuando se tuvo en cuenta la decisión de cerrar VENONA, pareció casi como si hubiera fallado deliberadamente ". (4)

Este fue un momento difícil para el servicio. En diciembre de 1961, Anatoli Golitsin, un agente de la KGB que trabajaba en Finlandia, desertó a la CIA. Fue trasladado inmediatamente a los Estados Unidos y alojado en una casa segura llamada Ashford Farm cerca de Washington. Entrevistado por James Angleton, Golitsin proporcionó información sobre un gran número de agentes soviéticos que trabajan en Occidente. Arthur Martin, jefe de la Sección D1 del MI5, fue a entrevistar a Golitsin en Estados Unidos. Golitsin proporcionó pruebas que sugerían que Kim Philby había sido miembro de un grupo de agentes del Anillo de los Cinco con base en Gran Bretaña. (5)

Una vieja amiga, Flora Solomon, también se sentía hostil hacia Philby. Ella desaprobaba lo que consideraba que eran los artículos pro-árabes de Philby en El observador. Se ha argumentado que "su amor por Israel demostró ser mayor que sus antiguas lealtades socialistas". (6) En agosto de 1962, durante una recepción en el Instituto Weizmann, le dijo a Victor Rothschild, que había trabajado con el MI6 durante la Segunda Guerra Mundial y disfrutaba de estrechas conexiones con el Mossad, el servicio de inteligencia israelí: "¿Cómo es que El observador usa a un hombre como Kim? ¿No sabes que es comunista? ". Luego le dijo a Rothschild que sospechaba que Philby y su amigo, Tomas Harris, habían sido agentes soviéticos desde la década de 1930." Esos dos eran tan cercanos que me daban una sensación intuitiva que Harris era más que un amigo ".

Armado con la información de Solomon, el amigo de Philby y ex colega del SIS, Nicholas Elliott, voló desde Londres a principios de 1963 para enfrentarse a él en Beirut, donde trabajaba como periodista. De acuerdo con la versión posterior de Philby de los eventos entregados a la KGB después de que escapó a Moscú, Elliott le dijo: "Dejaste de trabajar para ellos (los rusos) en 1949, estoy absolutamente seguro de eso ... Puedo entender a las personas que trabajaron para la Unión Soviética, digamos antes o durante la guerra. Pero en 1949 un hombre de tu intelecto y tu espíritu tenía que ver que todos los rumores sobre el comportamiento monstruoso de Stalin no eran rumores, eran la verdad ... Decidiste romper con la URSS ... Por eso puedo darte mi palabra y la de Dick White de que obtendrás inmunidad total, serás indultado, pero solo si lo dices tú mismo. Necesitamos tu colaboración, tu ayuda ". (7)

Roger Hollis escribió a J. Edgar Hoover el 18 de enero de 1963, sobre las discusiones de Elliott con Kim Philby: "A nuestro juicio, la declaración de Philby sobre la asociación con el RIS es sustancialmente cierta. Concuerda con todas las pruebas disponibles en nuestro poder y no tenemos pruebas que apuntan a una continuación de sus actividades en nombre del RIS después de 1946, salvo en el caso aislado de Maclean. De ser así, se deduce que el daño a los intereses de Estados Unidos se habrá limitado al período de la Segunda Guerra Mundial. " (8) Esta declaración se vio socavada por la decisión de Philby de huir a la Unión Soviética una semana después.

Arthur Martin, jefe de la sección de contraespionaje soviético, y Peter Wright pasaron mucho tiempo escuchando la confesión que Philby le había hecho a Nicholas Elliott. Wright argumentó más tarde: "No había ninguna duda en la mente de nadie, escuchando la cinta, que Philby llegó a la casa segura bien preparado para la confrontación de Elliott. Elliott le dijo que había nuevas pruebas, que ahora estaba convencido de su culpabilidad, y Philby , que había negado todo una y otra vez durante una década, admitió rápidamente haber espiado desde 1934. Ni una sola vez preguntó cuál era la nueva evidencia ". Ambos hombres llegaron a la conclusión de que Philby no había preguntado acerca de la nueva evidencia porque ya le habían dicho al respecto. Esto los convenció de que "los rusos todavía tenían acceso a una fuente dentro de la inteligencia británica que estaba monitoreando el progreso del caso Philby. Solo un puñado de oficiales tenían ese acceso, siendo el principal Hollis y Mitchell". (9)

Cinco miembros del Servicio conocían los planes para el interrogatorio de Philby, de los cuales solo Hollis y Mitchell tenían suficiente tiempo de servicio y suficiente acceso a información clasificada para ajustarse al perfil de un agente de penetración a largo plazo. Martin, según Christopher Andrew, era "el principal teórico de la conspiración del Servicio en el momento de la deserción de Philby, creía que Mitchell era el principal sospechoso. Martin afirmó que Mitchell" tenía la reputación de ser un marxista durante la guerra ". Una" afirmación, que , reconoció más tarde, se basaba únicamente en pruebas de oídas (inexactas) ". (10)

Martin llevó sus teorías de la conspiración a Dick White, el jefe del SIS. White se negó a creer que Hollis fuera un espía soviético, pero accedió a contactarlo por sus sospechas sobre Mitchell. El 7 de marzo de 1963, Martin asistió a una reunión con Hollis. Martin recordó más tarde que mientras explicaba su teoría de que Mitchell era un agente soviético, Hollis reaccionó de una manera extraña: "Él (Hollis) se sentó encorvado en su escritorio, su rostro sin color y con una extraña media sonrisa jugando en sus labios. . Había enmarcado mi explicación de modo que me llevara a la conclusión de que Graham Mitchell estaba en mi mente, el sospechoso más probable ... Había esperado que mi teoría al menos fuera cuestionada, pero no recibió ningún comentario aparte de que tenía razón. para expresarlo y lo pensaría ". (11)

El 13 de marzo de 1963 le dijeron a Arthur Martin que podía hacer "investigaciones discretas" sobre los antecedentes de Mitchell, que debía informar a Martin Furnival Jones. Como señaló Chapman Pincher: "Se había decidido, para resolver el caso contra Mitchell de una forma u otra y lo más rápido posible, debería recibir el tratamiento técnico completo. Se quitó un espejo en su oficina y se hizo transparente al resistir para que una cámara de televisión pueda ocultarse detrás de ella, el objetivo es permitir a los investigadores ver si Mitchell tenía el hábito de copiar documentos secretos ". (12)

Peter Wright fue uno de los involucrados en la operación de vigilancia. "Traté su secante de tinta con material de escritura secreta, y todas las noches se desarrolló, para que pudiéramos verificar todo lo que escribió. Pero no había nada más allá de los papeles en los que trabajaba normalmente ... Le pedí (a Hollis) su consentimiento para abrir las cerraduras de dos de los cajones que estaban cerrados. Estuvo de acuerdo y yo traje las herramientas para abrir cerraduras al día siguiente, e inspeccionamos el interior de los dos cajones. Ambos estaban vacíos, pero uno me llamó la atención. el polvo eran cuatro pequeñas marcas, como si un objeto hubiera sido sacado recientemente del cajón ". Esto hizo que Wright sospechara de Hollis: "Solo Hollis y yo sabíamos que iba a abrir el cajón y definitivamente se había movido algo ... ¿Por qué no Mitchell? Porque él no lo sabía. Solo Hollis lo sabía". (13)

Sin embargo, Martin comenzó a sospechar que le habían dicho a Mitchell que estaba siendo investigado. "Deambulaba por los parques, dando vueltas repetidas veces como para comprobar que no lo seguían. En la calle, miraba por los escaparates, buscando los reflejos de los transeúntes. También usaba anteojos tintados, que podrían permitir él, por los reflejos, para ver a cualquiera que pudiera estar tras su rastro. La 'cámara sincera' en su oficina reveló que cuando estaba solo, su rostro parecía torturado como si estuviera en una profunda desesperación ". (14)

La investigación no pudo encontrar ninguna evidencia concluyente de que Mitchell fuera un espía soviético. Hollis quería mantener en secreto la investigación. Sin embargo, Dick White, el jefe del SIS, señaló que esto rompería el acuerdo angloamericano sobre seguridad. White le dijo al primer ministro, Harold Macmillan, y se vio obligado a decírselo al presidente John F. Kennedy. Hollis fue enviado a Washington para tener una reunión con J. Edgar Hoover del FBI y John McCone y James Jesus Angleton, del FBI. Hollis les dijo que "he venido a decirles que tengo motivos para sospechar que uno de mis oficiales más veteranos, Graham Mitchell, ha sido un agente de la Unión Soviética desde hace mucho tiempo". (15)

El biógrafo de Mitchell sostiene que después de la investigación Mitchell era un hombre destrozado: "La evidencia acumulada contra Mitchell fue toda muy circunstancial, y se centró en el pobre desempeño de la rama de contraespionaje del MI5 durante la década de 1950. Durante este período, el MI5 experimentó una serie de situaciones" espaldas, no logró atraer a un solo desertor soviético, y solo atrapó a un espía por iniciativa propia. "Durante los últimos cinco meses de su carrera, Mitchell fue objeto de una 'cacería de topo' sumamente secreta e inconclusa que finalmente terminó" (16). ) Como resultado de la investigación, Mitchell decidió retirarse anticipadamente del MI5.

Arthur Martin se sintió decepcionado cuando se descubrió que Roger Hollis y el gobierno británico habían decidido no enjuiciar a Anthony Blunt. Una vez más, Martin comenzó a argumentar que todavía había un espía soviético trabajando en el centro del MI5 y que se debía presionar a Blunt para que hiciera una confesión completa. Hollis pensó que la sugerencia de Martin era muy perjudicial para la organización y ordenó que Martin fuera suspendido del servicio durante quince días. Martin se ofreció a continuar con el interrogatorio de Blunt desde su casa, pero Hollis se lo prohibió. Como resultado, Blunt se quedó solo durante dos semanas, y nadie sabe lo que hizo ... Poco después, Hollis tuvo otra pelea con Martin y, aunque era muy mayor, lo despidió sumariamente. Martin cree que Hollis lo despidió porque le temía, pero su acción no le sirvió de mucho a Hollis, sea cual sea su motivo "(17).

Dick White, el jefe del MI6, estuvo de acuerdo con Martin en que seguían existiendo sospechas sobre la lealtad de Hollis y Mitchell. En noviembre de 1964, White lo reclutó e inmediatamente nombró a Martin como su representante en el Comité de Fluidez, que estaba investigando la posibilidad de espías soviéticos en la inteligencia británica. El comité examinó inicialmente unas 270 afirmaciones de penetración soviética, que luego se redujeron a veinte. Se afirmó que estos casos respaldaban las afirmaciones de Konstantin Volkov e Igor Gouzenko de que había un agente de alto nivel en el MI5. (18)

En 1974, Harold Wilson le pidió a Lord Burke Trend que investigara la posibilidad de que Graham Mitchell y Roger Hollis fueran espías soviéticos. No pudo llegar a una decisión definitiva. Trend concluyó: "El comportamiento curioso de Mitchell es razonablemente explicable asumiendo que representaba la reacción natural de un individuo muy nervioso y bastante extraño a la tensión de trabajar para un director general (Hollis) con quien sentía cada vez más simpatía". (19)

Graham Mitchell murió en su casa, 3 Field Close, Sherington, Buckinghamshire, el 19 de noviembre de 1984.

El director de D Branch, Graham Mitchell, era un hombre inteligente, pero débil. Estaba convencido de que eventualmente uno de estos agentes dobles sería aceptado por los rusos y llevado al corazón de la red ilegal.

Los casos de agentes dobles fueron una farsa que consumió mucho tiempo. Un truco favorito de la KGB era darle al agente doble un paquete de dinero o un objeto hueco (que en ese momento podríamos inspeccionar) y pedirle que lo colocara en una letra muerta. D Branch se consumía cada vez que esto sucedía. Se enviaron equipos de Vigilantes para vigilar la caída durante días, creyendo que el ilegal mismo vendría a limpiarla. A menudo, nadie venía a recoger los paquetes o, si era dinero, el oficial de la KGB que originalmente se lo entregó al agente doble recogía la entrega. Cuando planteé dudas sobre la política del agente doble, me dijeron solemnemente que se trataba de procedimientos de formación de la KGB, que se utilizaban para comprobar si el agente era digno de confianza. La paciencia daría resultados.

Si realmente hubo un quinto hombre, el grupo de candidatos serios, con el acceso y la antigüedad necesarios, es muy pequeño. De hecho, probablemente no esté formado por más de tres personas.

Uno es Guy Liddell, que fue subdirector general del MI5 desde 1947 hasta su jubilación, en 1952. Él, Burgess y Blunt eran amigos, y Liddell era una parte muy importante del círculo de guerra del invernadero que giraba en torno al número 5 de la calle Bentinck de Victor Rothschild. piso, en el que vivían Burgess y Blunt. Durante la guerra, Liddell dirigió la división de contraespionaje del MI5, donde Anthony Blunt era su asistente personal. Philby tenía un gran respeto por Liddell, a quien describió en Mi guerra silenciosa - con ambigüedad empsoniana - como "un oficial superior ideal del que un joven puede aprender". En 1944, Liddell ayudó a Philby en el exitoso apuñalamiento burocrático del entonces superior de Philby, Felix Cowgill, para que Philby pudiera convertirse en el jefe del esfuerzo de contrainteligencia en expansión del SIS (que Philby denomina su "cumplimiento"). Liddell, sin embargo, fue muy admirado, profesional y personalmente, y tiene muchos defensores acérrimos. Estos incluyen a Sir Dick White, el némesis de Philby tanto en el MI5 como en el MI6, ambos encabezados por White, y Peter Wright (de la fama de Spycatcher), uno de los más ávidos de todos los cazadores de topos.

Los otros dos son Graham Mitchell y Sir Roger Hollis. En 1951 Mitchell estuvo a cargo del contraespionaje; se convirtió en subdirector general del MI5 (bajo la dirección de Hollis) en 1956 y se jubiló en 1963. Redactó el documento técnico de 1955, patentemente mendaz y demostrablemente erróneo, sobre la deserción de Burgess-Maclean. Sobre la base de ese documento, el secretario de Relaciones Exteriores, Harold Macmillan, le dio a Philby lo que este último llamaría el día más feliz de su vida al afirmar públicamente la inocencia de Philby en la Cámara de los Comunes, declarando, en una declaración que Mitchell ayudó a redactar, que Philby era no el tercer hombre ("si es que hubo uno"). Hollis se convirtió en diputado en 1953 y ascendió en 1956 a director general hasta su jubilación, en 1965. Mitchell y Hollis fueron objeto de una serie de investigaciones durante la década de 1960. Ambos fueron finalmente declarados inocentes de cualquier delito.

Pasamos a las cintas de la supuesta "confesión" de Philby, que Nicholas Elliott trajo de Beirut. Durante muchas semanas fue imposible escuchar las cintas, porque la calidad del sonido era muy pobre. En el estilo típico del MI6, habían usado un solo micrófono de baja calidad en una habitación con las ventanas abiertas de par en par. ¡El ruido del tráfico era ensordecedor! Utilizando el potenciador de cinta binaural que había desarrollado, y los servicios de Evelyn McBarnet y una joven transcriptora llamada Anne Orr-Ewing, que tenía la mejor audición de todas las transcriptores, logramos obtener una transcripción que era aproximadamente un 80 por ciento precisa. Arthur y yo escuchamos la cinta una tarde, siguiéndola cuidadosamente en la página. Al escuchar la cinta, nadie tenía la menor duda de que Philby llegó a la casa segura bien preparado para la confrontación de Elliott. Ni una sola vez preguntó cuál era la nueva evidencia.

Arthur encontró angustioso escuchar la cinta; seguía con los ojos entornados y se golpeaba las rodillas con los puños en señal de frustración cuando Philby soltaba una serie de afirmaciones ridículas: Blunt estaba libre, pero Tim Milne, un amigo aparentemente cercano de Philby, que lo había defendido lealmente durante años. , no estaba. Toda la confesión, incluida la declaración firmada por Philby, parecía cuidadosamente preparada para combinar la realidad y la ficción de una manera que pudiera engañarnos. Recordé mi primer encuentro con Philby, el encanto juvenil, el tartamudeo, cómo me compadecía de él; y la segunda vez que escuché esa voz, en 1955, mientras se agachaba y esquivaba a sus interrogadores del MI6, logrando una victoria con una mano cada vez más perdedora.

Y ahora estaba Elliott, haciendo todo lo posible por arrinconar a un hombre para quien el engaño había sido una segunda piel durante treinta años. No fue un concurso. Al final sonaban como dos locutores de radio bastante borrachos, con su cálido y clásico acento de escuela pública que hablaba de la mayor traición del siglo XX.

"Todo ha sido terriblemente mal manejado", gimió Arthur con desesperación mientras la cinta pasaba por sus cabezas. "Deberíamos haber enviado un equipo allí y haberlo interrogado mientras teníamos la oportunidad ..."

Estuve de acuerdo con él. Roger y Dick no habían tenido en cuenta que Philby podría desertar.

A primera vista, los viajes coincidentes de Modin, el hecho de que Philby parecía estar esperando a Elliott y su ingeniosa confesión apuntaban en una dirección: los rusos todavía tenían acceso a una fuente dentro de la inteligencia británica que estaba monitoreando el progreso de Philby. caso

(1) Nigel West, Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(2) Peter Wright, Agente de contraespionaje (1987) página 120

(3) Nigel West, Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(4) Peter Wright, Agente de contraespionaje (1987) páginas 197

(5) Peter Wright, Agente de contraespionaje (1987) págs.170

(6) Flora Salomón, Bakú a Baker Street (1984) página 226

(7) Genrikh Borovik, The Philby Files: La vida secreta del maestro espía - Revelados los archivos de la KGB (1995) páginas 344-345

(8) Roger Hollis, carta a J. Edgar Hoover (18 de enero de 1963)

(9) Peter Wright, Agente de contraespionaje (1987) págs.170

(10) Christopher Andrew, La defensa del reino: la historia autorizada del MI5 (2009) páginas 502-505

(11) Archivos de servicios de seguridad

(12) Chapman Pincher, Su oficio es la traición (1981) página 28

(13) Peter Wright, Agente de contraespionaje (1987) páginas 200-201

(14) Chapman Pincher, Su oficio es la traición (1981) página 28

(15) Chapman Pincher, Su oficio es la traición (1981) página 32

(16) Nigel West, Diccionario Oxford de biografía nacional (2004-2014)

(17) Chapman Pincher, Su oficio es la traición (1981) página 34

(18) John Costello, Máscara de traición (1988) página 598

(19) Christopher Andrew, La defensa del reino: la historia autorizada del MI5 (2009) páginas 510


El intento de suicidio de Joni Mitchell en los 70

Esta no es la historia de April Fools: a principios de los 70, cantante y compositora Joni Mitchell estaba tan angustiado por romper un romance con Jackson Browne que intentó suicidarse.

Es solo otro ejemplo de cómo la actual generación de celebridades musicales juveniles en Hollywood no tiene nada que ver con los grandes rockeros de los setenta. Britney Spears y los amigos deberían consolarse con el hecho de que la gente mayor, mucho más talentosa de esa época, hizo todo lo posible y sobrevivió.

Este grave y triste incidente ocurrió alrededor de 1972, mientras Mitchell estaba componiendo su álbum, "For the Roses". Es reportado por un periodista Sheila Weller en su nuevo libro, "Girls Like Us", que fue extraído de la edición de abril de Vanity Fair.

El libro de Weller narra el ascenso y la caída de Mitchell, Carly Simon y Carole King, subtitulado "El viaje de una generación".

Hace un par de semanas, les hablé de los muchos maridos de King según lo relató Weller, incluida la trágica muerte por drogas de uno de ellos.

La historia de Mitchell, sin embargo, es algo sorprendente. Lo peor es que Weller informa que antes del intento de suicidio, Mitchell le confió a un amigo que la normalmente plácida Browne la había golpeado. La pareja se había ido de gira como un dúo de actuación justo antes de que despegara el segundo álbum de Browne, su primer éxito de ventas. (Es el que tiene "Doctor My Eyes").

Mitchell había estado durmiendo en el productor David GeffenCasa, escribe Weller. A finales de 1972, consiguió su propio lugar ya que su relación con Browne se había vuelto tensa.

Una noche, Joni afirmó que Browne la había "criticado" en el escenario del Roxy. Más tarde, mientras él bajaba las escaleras y ella subía, ella dijo que tuvieron un altercado verbal. Ella le dijo a su amiga que resultó en que él la "golpeara". Mitchell estaba tan angustiada que corrió descalza por Sunset Boulevard.

Pero fue lo que sucedió a continuación, informa Weller, lo que realmente sacudió el mundo de Mitchell. Browne no reparó su romance con ella, sino que se comprometió con otra mujer que se convertiría en su esposa y madre de su hijo. Ethan. Mitchell estaba tan abatida que Weller dice que les contó a sus amigos sobre un "intento de suicidio".

Weller escribe: “Un confidente dice '[Joni] tomó pastillas. Se cortó y se arrojó contra una pared y quedó completamente ensangrentado: el vidrio se rompió. Ella vomitó las pastillas ".

El incidente, dice Weller, se recuerda en la canción de Mitchell, "Car on a Hill", el crudo número del álbum decisivo de Joni, "Court and Spark".

Hay mucho más sobre la juventud salvaje de Joni Mitchell en "Girls Like Us", incluida la noticia de que ella, como Carly Simon y varias docenas de otras estrellas bonitas de la época, tuvo una aventura con Warren Beatty.

Uno de los ex de Mitchell, Dave Naylor, le dice a Weller que otra canción de "Court and Spark", "Same Situation", trata sobre Beatty. Y "People’s Parties", la canción que la precede, trata sobre la breve aventura de Mitchell con Beatty en su vida de "Shampoo", una socialización en Mulholland Drive con Jack Nicholson y amigos.

El libro de Weller, por cierto, no es solo un recorrido de chismes por las vidas de estos tres artistas más importantes. Hay mucho sobre su trabajo. En el caso de Mitchell, Weller también hace un buen replanteamiento de las críticas mixtas de los álbumes de "jazz" del cantautor, comenzando con el favorito de este reportero: el brillante "The Hissing of Summer Lawns".

Si está interesado en más trivialidades, Weller retoma un artículo de la columna que informé aquí el 12 de abril de 2002: que la canción "Coyote" era una oda a otro de los ex amantes de Mitchell, el dramaturgo Sam Shepard. En la letra se le conoce como "un prisionero de las líneas blancas en la autopista". Una interpretación asombrosa de "Coyote" se presenta en Martin ScorseseLa película clásica, "El último vals".

Los fanáticos en la convención del Beatle Fest del fin de semana pasado se sobresaltaron cuando nada menos que Rolling Stone Ronnie Wood apareció en Nueva Jersey para la reunión de fans.

Llegó a las 2 a.m. del sábado por la mañana solo para saludar a su viejo amigo. Patti Boyd (Harrison Clapton) después de que ella le había dicho por teléfono que estaba demasiado cansada para dejar el hotel Crowne Plaza en Meadowlands y reunirse con él en la ciudad.

Los admiradores sorprendidos en el vestíbulo del hotel estallaron en una versión espontánea de "I Wanna Be Your Man", la canción de los Beatles que fue el primer sencillo de los Stones. Boyd dijo Martin Lewis que Wood dijo: "Nada ha cambiado. ¡Siempre se trata de los Beatles vs. Stones!"

Te lo dije el 1 de febrero que ese grupo de rock superestrella U2 estaba en negociaciones profundas con Live Nation. En ese momento, mi fuente pensó que era posible que el grupo hiciera un Virgen-como trato, incluida la distribución de discos / CD. Universal Music Group insistió en que U2 se quedaría.

El lunes, Live Nation anunció un contrato de 12 años con U2 que incluye literalmente todo menos la parte de grabación / CD. UMG esquivó una bala en este caso, pero creo que a la larga tiene más sentido. Esté atento a los actos más "antiguos" para comenzar a hacer acuerdos con Live Nation, muchos con el componente de CD. Felicitaciones al gerente para siempre de U2 Paul McGuiness. .

Director de "Rush Hour" / "X-Men" / "Family Man" Brett RatnerLa elegante cena de cumpleaños número 39 del sábado por la noche en Cipriani Downtown todavía está recibiendo elogios. Entre los invitados había modelo Alina Puscau (La novia de Brett), Ronald Perelman, Actriz Gina Gershon, ejecutivo de registro de hip-hop Andre Harrell, director Allen Hughes ("Dead Presidents"), expertos en arte Larry Gagosian y Tony Shafrazi, actor Frank Grillo y actriz esposa Wendy Moniz, famoso abogado de Miami Al Rosenstein y policía de Nueva York / graduado de Harvard Edward Conlon, cuyas memorias, "Blue Blood", está produciendo Ratner para NBC como una serie con Grillo como uno de los protagonistas.

Productor Emmanuel Benbihy también está muy entusiasmado con el segmento de Ratner en "Nueva York, te amo", que protagoniza James Caan. Los invitados disfrutaron de la deliciosa cocina de Cipriani, ¡pero la tarta de cumpleaños con helado era de Carvel! .

Dos buenos chicos del negocio del cine serán honrados este mes por el Museo (Americano) de la Imagen en Movimiento: Showtime Matt Blank y Focus Features " James Schamus, quien también es un guionista galardonado. El evento de gala, el 30 de abril en el St. Regis Hotel, suele ser una maravilla. Los presidentes honorarios son el jefe de Universal Pictures Ron Meyer y el jefe de CBS Les Moonves. .

Condolencias a Eddie Levert, el fundador y cantante principal de O’Jays, y toda su familia. Su hijo de 39 años, Sean, murió el lunes después de enfermarse durante una corta estadía en la cárcel en Cleveland por no pagar la manutención de los hijos.

Sean, como su difunto hermano Gerald, quien murió en 2006 a los 40 años, fue miembro del grupo de los 80 Levert. Los informes indican que Sean, que tenía sobrepeso y sufría de presión arterial alta, comenzó a alucinar en la cárcel. Debería estar en marcha una gran investigación. .


Mama Cass realizaba picnics de rutina en su casa

En las historias de la escena de Laurel Canyon, Cass Elliot, también conocida como Mama Cass de Mamas and Papas, es cariñosamente descrita como la “Gertrude Stein” de este círculo de cantautores. Le encantaba tener a todos en su casa para improvisar, disparar la brisa y, por supuesto, comer. Durante el apogeo de Mamas and Papas, ella dijo Piedra rodante :

Una de esas reuniones se destacó por presentar a David Crosby (en busca de comida deli), Joni Mitchell, Micky Dolenz de The Monkees y Eric Clapton.


Acceso

¡Bienvenido de nuevo! Por favor, ingrese a su cuenta

Lamento interrumpir, pero deberá iniciar sesión o crear una cuenta para hacerlo. Solo debería tomarnos un minuto y le enviaremos en su camino '.

Únete a Historypin

Regístrese para obtener una cuenta gratuita y conviértase en miembro de la comunidad Historypin

Bibliotecas, archivos, museos, grupos comunitarios:

Descubra cómo utilizar Historypin para conectarse con su comunidad.

Usamos cookies para asegurarnos de brindarle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Esto incluye cookies de sitios web de redes sociales de terceros si visita una página que contiene contenido incrustado de redes sociales. Estas cookies de terceros pueden rastrear su uso del sitio web Historypin. Si continúa sin cambiar su configuración, asumiremos que está feliz de recibir todas las cookies en el sitio web de Historyping. Sin embargo, puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.


Pase lo que pase. KNAK y KCPX?

Este es un artículo archivado que se publicó en sltrib.com en 2015, y la información del artículo puede estar desactualizada. Se proporciona únicamente con fines de investigación personal y no puede reimprimirse.

Editor & aposs note & # 8226 En esta serie regular, The Salt Lake Tribune explora los lugares que alguna vez fueron los favoritos de los habitantes de Utah, desde restaurantes hasta lugares recreativos y tiendas minoristas. Si tiene un lugar que le gustaría que exploremos, envíe un correo electrónico a lo que sea que haya [email protected] con sus ideas.

En los años sesenta y setenta en Salt Lake City, los adolescentes recurrieron a estaciones de AM como KMOR, KNAK y KCPX para escuchar los éxitos de los Beatles, Beach Boys y Rolling Stones.

Disc jockeys como Lynn Lehmann, Wooly Waldron, Skinny Johnny Mitchell, Sleepy Gene Davis, Ray Graham, Chad O.Stevens, Big Daddy Hesterman, Michael G. Kavanagh, Johnny Rider y Jordon Mitchell se convirtieron en celebridades locales.

Introdujeron grandes conciertos, como los Beach Boys en Lagoon o la apertura de Glen Campbell en el antiguo Salt Palace. En la canción "Salt Lake City", uno de los Beach Boys & # 151 probablemente Dennis Wilson & # 151 gritó "KNAK" en el fondo después de la letra, "La estación de radio No. 1 hace que la ciudad realmente se mueva".

Barry Mishkind, escribiendo en su blog "The Eclectic Engineer", elogió a las estaciones por saber lo que querían sus oyentes.

"A mediados de la década de 1960, 1280 KNAK se había convertido en la estación de rock dominante de la ciudad", escribió Mishkind, de Tucson, Arizona. "La deportista matutina Lynn Lehmann y el deportista nocturno Skinny Johnny Mitchell le dieron a la emisora ​​un sonido muy distintivo, y el director del programa Gary & aposWooly & apos Waldron tenía el dedo en el pulso de la audiencia de Salt Lake ".

"La edad de oro de la radio AM coincidió con la edad de oro de los Beatles y los Beach Boys, quienes ayudaron a hacer de AM lo que era", dijo Lehmann. "Fue una relación simbiótica".

Pero finalmente, las estaciones de música se desviaron al dial FM, donde las canciones se podían reproducir en estéreo. Though some local radio personalities are on the air today, most stations were gobbled up by corporate owners and many formats use Top 40 songs loaded on computers, for playlists homogenized nationally with little local input.

AM radio became synonymous with talk radio as national personalities such as Rush Limbaugh and Jim Rome found their audiences there.

The station numbers of KNAK and KCPX of the 1960s — 1280 and 1320 — are now sports-talk channels. KNAK is now a station based out of Delta, while KCPX are the call letters for a Moab-based station.

Rise of KNAK • Lehmann, fondly remembered for his humorous Lehmann Lemon Awards, today writes books and teaches a class on the history of rock &aposn&apos roll in Utah for the University of Utah&aposs Osher Lifelong Learning Institute. He worked as a television producer for Dick Clark in California after he was fired from KCPX on Dec. 5, 1980, the weekend John Lennon was shot and killed in New York City.

Lehmann began his career spinning records as a 17-year-old at KMOR in Murray in 1966.

That year, he met Bill Hesterman through Graham. Waldron and Mitchell were in the KNAK lineup. Davis, now a Democratic state senator from Salt Lake City, did the night show.

The station was at 1042 S. 700 West and had a big window in front. "Kids would pull into the parking lot and watch us," Lehmann recalled.

The station was owned by Howard Johnson — not the Howard Johnson of motel and ice cream fame. Johnson owned a Thunderbird, which Lehmann said Johnson&aposs daughter Shirley took joy rides in. According to the disc jockey, that was the inspiration for the Beach Boys&apos hit "Fun, Fun, Fun."

"The year 1967 was a seminal year. It was the summer of love. By 1969, it probably had reached another peak that extended until the early 1970s," Lehmann said. KNAK "had the biggest ratings, and we owned the market."

Jumping ship • But at that point, KNAK&aposs equipment wasn&apost working well and Lehmann asked Will Wright, who was the manager of KCPX, if he could be that station&aposs morning show host. He got the job but had to wait until his KNAK contract was up Waldron and Mitchell had already moved to the rival station.

According to Waldron, KCPX — an asset of Columbia Pictures — was the only station that was not locally owned.

"It was a dream job at a dream time," said Waldron, who still does some weekend work for KRSP FM. "We had free health care. We worked for a gigantic company with tens of thousands of employees. Corporate only came to town twice a year to get our budget approved. They sent us money and left us alone to do as we wished."

Waldron remembers staging a bathtub race on the Great Salt Lake, where he and Lehmann competed in one of KCPX&aposs biggest promotions. Lehmann won.

"We had wireless telephones, which we had to sign up to get a week in advance, that were gigantic, so we could go on the air live. It garnered a lot of attention. People talked about it for years."

But probably no promotion was remembered as much as the Lehmann Lemon Awards. Lehmann took nominations and usually announced the award, which came in the form of a plaque with a lemon on it, at the end of the week.

Loving Lemons • Lehmann remembers a couple of favorite Lemons.

He gave a Lemon to The Salt Lake Tribune for a headline about Democratic Utah Gov. Scott Matheson, who kept vetoing Republican-sponsored legislation. The headline read, "Governor&aposs Pen Is Busy." As Lehmann remembers it, there wasn&apost much of a space between the words "pen" and "is."

Another Lemon involved a young teacher who, while skiing with a friend at Alta, needed a restroom. There wasn&apost one at the top of the lift, so she found a clump of trees and dropped her drawers.

Then she began flying down the hill on her skis.

The same day, Lehmann recalled, "There was a guy at a clinic at Alta being treated for a broken leg."

The teacher, who also had ended up in the clinic after losing control, asked the skier what had happened.

He said he was laughing so hard at a woman who came down the hill with her pants down that he skied into a tree.

"I gave the award to the woman," Lehmann said.

After Lehmann, Mitchell and Waldron left KNAK for KCPX, the station stayed with a Top 40 format for a few years. Then KNAK went away. KCPX became Stereo X on an FM sister station. The AM station became nothing more than a fond memory for the teens of the &apos60s and &apos70s.


In 'Wild Tales,' Graham Nash opens up about sex, drugs and music behind Crosby, Stills, Nash & Young

In "Wild Tales," Graham Nash tells a few about the supergroup constantly at each other's throats in drug-fueled rages while the world grooved to the harmonies of Crosby, Stills, Nash and sometimes Young.

CS&N still tours, and Neil Young's career as a living legend is thriving. The wonder is not that they are all still making music — it's that they are all still alive. Of course, David Crosby had to be reconstituted with a new liver, but this band seemed destined for a drug fatality or two.

Nash is provocatively honest in this memoir, out Sept. 17, and the moments he recounts range from glory scenes in rock history to sordid flashes from the past.

Take the night in 1969 when the band's eponymously named first album, "Crosby, Stills & Nash" ("Wooden Ships," "Suite: Judy Blue Eyes") was still in the offing and they joined Joni Mitchell and Kris Kristofferson at Johnny Cash's Nashville mansion for a party honoring Bob Dylan.

It was just another evening of gold cutlery and reigning music royalty until Cash stood and announced that the family tradition was "you have to sing for your supper."

Dylan, who hadn't been heard from in a year after his motorcycle accident, rose up and crooned a new song, "Lay Lady Lay." The table was in tears.

Contrast that with a moment of recall from the infamous 1974 CSN&Y tour when Crosby hit the road in the company of two warring women. One of them was a lady — Goldie Locks from Mill Valley — whose favors Nash had previously enjoyed.

"Often I would knock on his hotel door, which he kept propped open with a security jamb, and he'd be getting b---- by both of those girls, all while he was talking and doing business on the phone and rolling joints and smoking and having a drink. Crosby had incredible sexual energy.

"It got to be such a routine scene in his room, I'd stop by with someone and go, 'Aw, f---, he's getting b---- again. Oh, dear, let's give him a minute."

Nash was still contractually bound to his band, the Hollies, in the late '60s when he met up with Stephen Stills and Crosby at Peter Tork's house in the Hollywood Hills. The Monkee habitually threw parties that were "legendary, days-on-end affairs with . . . plenty of music, sex, dope."

But before anything happened musically with the guys, Nash got with Joni Mitchell while playing Ottawa. Though Nash was married, they spent the first of many nights together. He had cheated before — "beautiful women are hard for me to resist," he writes — but this was different.

"Meeting Joni did a number on my head that reverberated through my entire life."

When he flew to Los Angeles to start the band, the plan was to stay with Crosby, where the "party was in full swing: Who knows, maybe it was an ongoing affair. Beautiful young women all over the place, some clothed, some not so clothed. Plenty of weed. It was hippie heaven."

But Mitchell took him home to her cottage in Laurel Canyon.

Crosby himself had just recently ended things with Mitchell, but he was generous with his women, one night even asking his girlfriend, Christine Hinton, to head downstairs to share Nash's bed.

Later, Stills' "beast of a place" in the Hollywood Hills would provide another sprawling hippie haven. There was a "storehouse" of drugs on site and lots of "nubile young women." Jimi Hendrix and Eric Clapton would routinely stop by. One night, the boys threw their rising-shark manager, David Geffen, in the pool.

Those were such innocent times, soon to be much less so.

It was in the making of that brilliant first album, holed up in a cabin in Sag Harbor, L.I., that the guys graduated to cocaine. "Stephen and David loved cocaine, and I wasted no time acquiring their appetites," Nash writes.

The album hit big, a "game changer" — but to support it with a tour meant bringing in another musician. "Neil Young: It was like lobbing a live grenade into a vacuum," Nash writes.

Stills and Young had their own history — mostly bad — from their days in Buffalo Springfield. Graham writes that Young used bands as steppingstones and never fully committed to any. But the guys brought him in anyway.

Their second gig together was at Woodstock in 1969. The helicopter malfunctioned and brought them down on site with a hard landing that somewhat presaged their futures together. Over and over, they'd come together only to crash again.

Their prolonged descent began after Crosby's girlfriend Hinton died in a car crash that September. They continued making the album, "Déjà Vu," tormented "and coked out of our minds."

The scene in the studio was always risible, the rages fueled by cocaine. Young distanced himself, sometimes showing up, sometimes recording from another location. At one point, Nash started weeping uncontrollably.

"We're f------ losing it," he sobbed. "It's over."

Ni por asomo. The band played Altamont, but got away without incident before the notorious stabbing. Nash ended it with Mitchell, but not until he'd written the classic "Our House." Needing a new ride, he and Crosby strolled into a showroom in San Francisco and bought two Mercedes-Benzes on the spot. The salesman, who didn't want a pair of longhaired hippies near his gleaming cars, had to hand over the keys.

While everyone was off working their own projects, Crosby and Nash together, "Déjà Vu" exploded on the charts. Then came the shootings at Kent State University, and Young wrote the protest song, "Ohio," in minutes. They cut it immediately and had it out in two weeks' time.

But on tour in 1970, things erupted. Young was seriously "p------" about Stills' cocaine use. High and ragged onstage, Stills would showboat, and that goaded everyone. Nash, Crosby and Young called off the tour in Chicago. They took the first flight out and didn't tell Stills. He only found out when he came back for the show.

"What can you do with someone who's blasted out of his skull?" writes Nash.

They lost the better part of the $7 million that was to be made from the tour.

When things had cooled, Stills made the mistake of inviting Nash to sing on his first solo album, the one that would produce "Love the One You're With." At the session, Nash made a date with backup singer Rita Coolidge. But Stills wanted her, and called and canceled in Nash's name, taking her out instead.

Coolidge was with Stills for all of a couple of weeks before Nash maneuvered himself between them. When Nash broke the news that Coolidge was now with him, Stills spat in his face. Nash isn't sure that Stills has forgiven him to this day.

Stills nursed his ego with two "insanely gorgeous sisters who . . . were always naked" and always at Stills' Shady Oaks home.

"Those girls were incredible playthings," writes Nash. "They were available to whomever they fancied. They were with the house. It was a crazy time."

Indeed it was. At Stills' house in Surrey, England, Crosby and Nash summoned the doctor that brought Stills back from an overdose. At Nash's San Francisco home, Crosby looked and saw someone messing with his Mercedes, reached into his bag, pulled out a handgun and fired at him through an open window.

But the drugs were really beginning to cost them. Crosby strong-armed Geffen into bringing some dope from L.A. to New York, telling him he wouldn't go on at Carnegie Hall that night if he didn't get it. Geffen was arrested at the airport, and even so, made bail and made it to New York.

All Crosby cared about was the dope. "I'm gonna f------ kill you!" he screamed at Geffen when he showed up sans drugs. The powerful Geffen soon dumped the band.

The last of the good times came with the 1974 tour. Young was up to his old isolationist tricks, and Stills had to be mothered onstage or he would lose it and rage. Everyone's mood swings were extreme, so much so that Crosby named it the Doom Tour.

Crosby wasn't yet deep in the throes of his drug addiction and brought two beautiful women with him. And when things weren't totally out of control, it worked.


GRAHAM Genealogy

WikiTree es una comunidad de genealogistas que están desarrollando un árbol genealógico colaborativo cada vez más preciso que es 100% gratuito para todos para siempre. Por favor únete a nosotros.

Please join us in collaborating on GRAHAM family trees. Necesitamos la ayuda de buenos genealogistas para desarrollar un completamente libre árbol genealógico compartido para conectarnos a todos.

AVISO IMPORTANTE DE PRIVACIDAD Y EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: USTED TIENE LA RESPONSABILIDAD DE TENER PRECAUCIÓN AL DISTRIBUIR INFORMACIÓN PRIVADA. WIKITREE PROTEGE LA INFORMACIÓN MÁS SENSIBLE PERO SÓLO EN LA MEDIDA INDICADA EN EL TÉRMINOS DE SERVICIO Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD.


David Crosby says he still loves his ex-girlfriend Joni Mitchell: ‘She’s quite a lady’

Fox News Flash top entertainment and celebrity headlines for August 6 are here. Echa un vistazo a lo que hace clic hoy en entretenimiento.

David Crosby said he still has great love for his former flame Joni Mitchell.

“I had dinner at her house a couple of months back and we talked,” the iconic singer-songwriter recently told Closer Weekly. “And I love her. I don’t think she’s happy with me, but I don’t think she’s really happy with anybody. I love her dearly, and I think she certainly was the best singer-songwriter of all of us.”

Crosby, who recently recounted his “checkered” history in vivid detail for the documentary “Remember My Name,” described how Mitchell, 75, broke up with him.

David Crosby holding Joni Mitchell while both are seated at an upright piano, seen from the back, through the control room window at the recording studio. — Getty

“‘That Song About the Midway’ — it was her goodbye song to me,” the founding member of the The Byrds and Crosby, Stills, Nash & Young told the outlet about how Mitchell played the track for him. “The look on her face when she finished singing the song, looking right at me, and then she started and sang it again… Yeah, that was a very definite message there. She’s quite a lady.”

According to the New York Post, Mitchell began dating Crosby around 1967 and he produced her debut album. Music journalist David Browne shared in his book “Crosby, Stills, Nash & Young: The Wild, Definitive Saga of Rock’s Greatest Supergroup,” that Crosby would reportedly "revel in presenting her to his friends, treating her like a prized, talented possession.”

The outlet shared Mitchell later told biographer David Yaffe, “It was kind of embarrassing… as if I were his discovery.”

David Crosby and Joni Mitchell, surrounded by Neil Young, Graham Nash and Stephen Stills. (Photo by David Warner Ellis/Redferns)

As the relationship crumbled, Crosby reportedly took up with an old girlfriend. When Mitchell found out, she made her disappointment known to Crosby and others at a party at Monkee Peter Tork’s house in the one way she knew best.

“Joni was very angry and said, ‘I’ve got a new song,’” Crosby told Browne.

It was then when Mitchell played the “That Song About the Midway,” which had “references to a man’s sky-high harmonies and the way she had caught him cheating on her more than once,” Browne wrote. “There was no question about the subject of the song.”

“It was a very ‘Goodbye David’ song,” added Crosby. “She sang it while looking right at me, like, ‘Did you get it? I’m really mad at you.’ And then she sang it again. Just to make sure.”

David Crosby in a January 2019 photo promoting the film "David Crosby: Remember My Name" during the Sundance Film Festival in Park City, Utah. (Photo by Taylor Jewell/Invision/AP, File)

Mitchell went on to date Crosby’s bandmate Graham Nash — but Crosby insisted there are no hard feelings today.

“I do see her and talk to her,” Crosby told the New York Post in July of this year. "Our relationship has always been thorny but good.”

Closer Weekly shared Crosby ultimately had falling outs with Stephen Stills, Graham Nash and Neil Young. However, he stressed the documentary “Remember My Name” was far from an olive branch to them.

“No, definitely not,” he said. “I think all of us were horrible to each other many, many times. And we probably should all apologize to each other repeatedly.”

“Some people read it that way,” he continued. “I’m not really … I’ve already apologized to those guys for most of the things that I think I should have apologized for — the biggest one, of course, being me turning myself into a junkie. That was the worst thing I did to any of them. But I don’t think there’s an entity there to apologize to. That band is history. It’s done. We did good work. I’m proud of it and I’m doing what I’m doing now. I’ve got no bad stuff in my heart for any of those guys. They’re all OK and I wish them well. I want them to have good lives.”

Crosby said that today he’s proud of his children.

David Crosby in a February 2015 file photo. (AP)

“Erika has three kids, lives in Florida and is an incredibly smart, wonderful woman who I visit regularly because I love her dearly,” he said. “Donovan doesn’t really talk to me. Django lives with me and is an absolute joy. I didn’t parent Bailey and Beckett, the two with Melissa [Etheridge and her ex-partner Julie Cypher], but I do love them. Beckett’s somewhere in Colorado and Bailey just graduated from NYU today. They all apparently learned from my mistakes, because none of them are interested in hard drugs. I think they saw what happened and have avoided it, which certainly is a wonderful thing.”

With everything Crosby has endured in his lifetime – drug addiction, health woes and even a prison stint – he’s just grateful to be alive and pursue his passion for music.

Crosby has been married to Jan Dance since 1987.

“I think a lot of it has to do with the French code of raison d’être — it means ‘reason for being,’” he said. “A lot of people don’t have a really good, strong reason that they believe in for their life to go forward. Me, I do. I’ve got a wife I love and a family that I love and a job that I love. So I had every reason on Earth to beat the dope and get to here… My friends who are really good singers, people that I really trust, tell me that I’m singing probably better than I have in my life, and they’re as baffled by it as I am. None of us can figure it out.”


Gareth Southgate and Jogi Low will have a number of problems to solve in their respective sides before Tuesday's high-profile clash

The FanReach Network
FB Deurvorststraat 28,
7071 BJ, Ulft, Netherlands
+31(315)-764002

FootballCritic (FC) has one main purpose - to help football fans of every level of obsession understand and enjoy the game just a little more.

We provide exclusive analysis and live match performance reports of soccer players and teams, from a database of over 225.000 players, 14.000 teams , playing a total of more then 520.000 matches .

Using our unique search, comparison and ranking tools, FC wants to make it easier for a fan of any team to access the facts and figures that drive the sport.


1 of 8

BRIAN JONES, ANITA PALLENBERG, KEITH RICHARDS

Anita Pallenberg first crossed paths with the Rolling Stones in 1965, when she snuck into one of the band&rsquos concerts in Munich, Germany. The exquisitely beautiful 21-year-old model was able to talk her way backstage, where she hit it off with Jones, the enigmatic rhythm guitarist and founder of the group. At their first meeting he apparently told her, &ldquoI don&rsquot know who you are, but I need you.&rdquo

Pallenberg and Jones quickly became an item. Or, as she later recalled, &ldquoI decided to kidnap Brian. Brian seemed sexually the most flexible.&rdquo By 1967 they were one of the hottest couples in London, but their drug use took a toll on the relationship. Jones was prone to jealous rages that often turned violent. &ldquoHe was short but very strong and his assaults were terrible,&rdquo she later said. &ldquoFor days afterwards, I&rsquod have lumps and bruises all over me. In his tantrums he would throw things at me, whatever he could pick up&mdashlamps, clocks, chairs, a plate of food&mdashthen when the storm inside him died down he&rsquod feel guilty and beg me to forgive him.&rdquo At one point he punched her face with such force that it broke his own hand.

It was during this emotional maelstrom that Jones' bandmate Keith Richards moved into the South Kensington home he shared with Pallenberg. Richards also found himself drawn to the enigmatic model&rsquos worldly nature. &ldquoShe knew everything and she could say it in five languages,&rdquo he once marveled. &ldquoShe scared the pants off me!&rdquo

That March, the threesome decided to make a trip to Morocco, where Jones had previously fallen in love with the music, food and laid back lifestyle. Unfortunately, on this trip, Richards fell in love Pallenberg. &ldquoWe went by car, a Bentley with a driver, and Brian got sick and ended up in the hospital,&rdquo she remembered. &ldquoHe had asthma. He was very sickly, fragile. So Keith and I drove on and left him there, and that was when we had a physical relationship.&rdquo Richards says the affair began in the backseat of his luxury car as it cruised through southern Europe. &ldquoI still remember the smell of the orange trees in Valencia. When you get laid with Anita Pallenberg for the first time, you remember things.&rdquo

Pallenberg split with Jones for good soon after, straining relations within the band. Jones, alienated from Richards and lead singer Mick Jagger, sought solace in drugs and alcohol, wreaking havoc on his health. By the following year he was a shadow of his former self, abdicating his role as a co-creator in the Rolling Stones. In the summer of 1969 he was found dead in the swimming pool of his East Sussex estate, a farm formerly owned by Winnie-the-Pooh author A. A. Milne.

Pallenberg and Richards had three children together: son Marlon Leon Sundeep in August 1969, daughter Dandelion Angela in April 1972, and son Tara Jo Jo Gunne in March 1976. Tragically, their youngest child died of SIDS at just 10 weeks old.

The romance between them had cooled by the dawn of the &lsquo80s, but their friendship remained warm for the rest of her life. &ldquoShe&rsquos still one of my best friends,&rdquo Richards told Piedra rodante in 2010. &ldquoWe&rsquove been through the mill. And she admits she could be Vampirella when she wanted. It was tough. At the same time, there is an underlying love that goes beyond all of that other stuff. I can say, &lsquoI love you, I just won&rsquot live with you.&rsquo&rdquo She died in June 2017.


Ver el vídeo: Graham Mitchell - Youve Disappeared. Coffee Hill Sessions