Bagoas, fl 343-336

Bagoas, fl 343-336


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Bagoas, fl 343-336

Bagoas era un poderoso ministro persa que hizo asesinar a los emperadores Artajerjes III y Asnos antes de ser finalmente asesinado por Darío III.

El nombre Bagoas es una versión griega de un antiguo nombre persa para eunucos. Saltó a la fama como ministro de Artajerjes III, el último emperador aqueménida exitoso de Persia. Bagoas también cooperó con Mentor of Rhodes, un partidario clave de los persas.

En 343, Artajerjes dirigió la exitosa reconquista persa de Egipto, que se había rebelado sesenta años antes y combatió varios ataques persas. El faraón Nectanebo II fue derrotado en Pelusium en el Delta del Nilo, poniendo fin a la Dinastía 30 y con ella la independencia de Egipto. Se dice que Artajerjes mató al toro sagrado de Apis en persona, y los templos egipcios fueron saqueados de sus riquezas y muchos artefactos religiosos. Se dice que Bagoas hizo una fortuna vendiendo los textos sagrados robados a los sacerdotes.

Después de regresar de Egipto, Bagoas tomó el poder en la corte de Susa y en las satrapías superiores, mientras que Mentor de Rodas operaba en el oeste del Imperio.

En 340, Filipo de Macedonia atacó a Perinto y Bizancio en el lado europeo del Mar de Mármara y el Bósforo. Artajerjes envió un apoyo efectivo a estas ciudades, una medida que más tarde le dio a Felipe una excusa para invadir Asia Menor.

En 338 Bagoas hizo asesinar a Artajerjes y a todos menos uno de sus hijos después de perder parte de su influencia en la corte. El propio Emperador fue envenenado por su médico. Luego, Bagoas colocó al hijo superviviente Asses en el trono, pero el nuevo Emperador no fue tan fácil de controlar como Bagoas esperaba. En 336 Bagoas hizo asesinar a Asses y colocó a Darío III en el trono.

Darius pronto resultó ser más independiente de lo que Bagoas había esperado. Intentó envenenar a Darius, pero el Emperador fue advertido de antemano y Bagoas se vio obligado a beber su propio veneno.


Bueno & # 8230 Darius III tampoco era el mayor admirador de Bagoas, y cuando Bagoas trató de tener él envenenado, estaba listo para ello y, en cambio, obligó a Bagoas a beber el veneno él mismo. Sin embargo, las cosas no durarían demasiado para Darío III, ya que Alejandro el Grande llegó poco después para conquistar su imperio.

Wikimedia Commons

10 Sócrates

Ninguna lista que discuta el envenenamiento estaría completa sin una mención de uno de los envenenamientos más famosos de todos los tiempos, el juicio y ejecución de Sócrates. Mientras Sócrates se administraba el veneno él mismo, diciendo que añoraba la muerte después de una larga vida de reflexión, no es ningún secreto que el padre de la filosofía occidental fue obligado a hacerlo en una prisión ateniense, puesto en una situación en la que tuvo que aceptar un injusto culpable, pagar una multa y abandonar la ciudad y hacer algo que no podía, en buena conciencia, hacer y morir por su propia mano bajo la custodia de las autoridades atenienses. Los atenienses necesitaban un rostro al que culpar, un chivo expiatorio de los disturbios políticos y sociales, y Sócrates era casi el personaje menos popular de la ciudad en ese momento. [2]

Sócrates era el hazmerreír de la ciudad, pero también un genio filosófico, un tonto capaz de burlar a todos los que pensaban que era un tonto, demostrablemente y en público, burlándose de ellos. Esto convirtió al anciano en un objetivo de ataques políticos, y sus compatriotas atenienses lo perseguirían y esencialmente lo obligarían a beber veneno. Platón habla del juicio de Sócrates y rsquos, y a través de Platón, la filosofía de Sócrates siguió viva y terminó siendo un catalizador que cambió la historia entera del mundo occidental de forma indefinida.


Nacido en una familia musulmana, Zheng He nació originalmente con el nombre & ldquoMa He & rdquo, y era étnicamente mongol y árabe. Su nombre fue cambiado para sonar más chino en una fecha posterior. Tenía una mente muy abierta a todas las religiones y culturas. Las historias sobre cómo se convirtió en eunuco varían, y nadie está seguro de si tenía 10 o 16 años cuando sucedió. En ese momento, China y Mongolia estaban constantemente en guerra entre sí por el territorio, por lo que fue capturado y llamado "pretendiente mongola", que es cuando lo castraron como castigo y lo obligaron a convertirse en esclavo.

A pesar de que pasó por ese horrible evento cuando era niño, siguió creciendo hasta convertirse en un asesor de confianza del príncipe, porque se le consideraba como un conocedor de las culturas y costumbres de otras tierras. Pudo embarcarse en aventuras épicas como marinero, explorador y diplomático internacional. Incluso erigieron una estatua en su honor, que todavía está en pie en China hasta el día de hoy.


Artajerjes lll

Cuando estaba leyendo la Historia del Imperio Persa de Olmstead, me enteré de un eunuco llamado Bagoas que fue visir de Artajerjes III. También fue un maestro envenenador que dejó muchos cuerpos a su paso. Bagoas - Wikipedia

Olmstead, en su historia de Persia, dijo que si alguien hubiera podido enfrentarse a Alejandro III y vencerlo, ese era Artajerjes III. Ese Bagoas fue el hombre que puso a Darius III en el trono.

Pregunta: ¿Podría Artaxes lll salvar su reino de los macedonios? Y sí, simpatizo con Persia por Olmstead, a quien claramente no le importaba Alexander. Pero, ¿podría Artajerjes III detenerlo?

Gisco

Salaminia

Bagoas fue uno de los comandantes generales persas del ejército que restauró Egipto. Por lo general, las fuentes griegas atribuyen todo esto a los merenarios griegos y les gusta retratar a personas como Mentor of Rhodes como cruciales. El hecho de que Bagoas se encuentre posteriormente como una forma de supervisor de las satrapías orientales o superiores indica que Ochus encontró su trabajo en Egipto más que aceptable. Al final del reinado de Ochus, Bagoas es quiliarca, la posición más alta en el imperio por debajo del rey y comandante de su guardia y "hombres de pieles". A Diodoros le gusta presentarlo como un pícaro completamente indigno de confianza de ambición aparentemente ilimitada. Lo suficiente como para envenenar a Ochus y a toda su familia para jugar a hacer reyes y convertir a Asses en su marioneta. De hecho, varios miembros de la familia de Ochus se encuentran vivos más tarde cuando Alexander invade y el Diario Astronómico (BM 7137) afirma que Ochus murió por causas naturales. Esta no es la única vez que estas tablillas contradicen los tropos griegos, como que Dareios III fue abandonado por sus tropas en Guagamela en lugar de al otro lado. En cualquier caso, Bagoas bien pudo haber asegurado la sucesión de Asses asesinando a los más cercanos en la línea si Ochus no lo hubiera hecho él mismo.

En cuanto a si Ochus habría derrotado a Alejandro, eso es especulativo. Ochus se enfrentó a los trastornos habituales de sucesión satrapal, pero nada como una invasión del corazón del imperio. Era un gobernante muy enérgico al estilo de Antíoco III para el Imperio seléucida. Dareios III nunca tuvo tiempo de mostrar cómo habría sido y, por lo tanto, la comparación es, como muchas otras, tensa.


Discusión del libro

La comunidad de maryrenaultfics LiveJournal ha mantenido discusiones capítulo por capítulo de dos de las novelas de la Trilogía de Alexander. Dentro de la base de fans existe cierta rivalidad amistosa entre aquellos que prefieren a Bagoas y aquellos que prefieren Hephaistion, aunque muchos fans disfrutan de ambos personajes, y esto ha sido evidente en las discusiones de ambos libros.

  • El chico persa: Una discusión capítulo por capítulo de esta novela comenzó en agosto de 2007 [1], pero la discusión se agotó en el Capítulo 11 [2]. El debate se reanudó en septiembre de 2008 [3] y se concluyó el libro. [4] Para obtener más detalles, consulte el artículo de The Persian Boy.
  • Fuego del cielo: La discusión capítulo por capítulo de esta novela comenzó en abril de 2010 [5], provocada después de que los fanáticos se enteraran de que la novela había sido preseleccionada para el Premio Booker del Hombre Perdido [6]. La novela no ganó el premio pero la discusión continuó hasta julio de 2010, cuando los participantes llegaron al final del libro. Esta discusión tampoco atrajo una amplia participación, pero sin embargo fue disfrutada por un pequeño pero dedicado grupo de fanáticos que publicaron largas contribuciones. [7]

Un subproducto menor de las discusiones del libro ha sido una mayor conciencia de las inconsistencias menores en las descripciones de Renault de Alejandro Magno (cabello rojo y / o dorado, ojos azules y / o grises), que también ha sido objeto de especulación en ITOWverse.


Salir del armario: Borrado y censura queer desde la Edad Media hasta la Modernidad

Biblia, alrededor de 1280–90, Bolonia, Italia. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig I 11, fol. Logotipo del 248v National Coming Out Day (NCOD) creado y donado por Keith Haring a la Campaña de Derechos Humanos.

Esta publicación reconoce y analiza aspectos importantes, pero a menudo pasados ​​por alto, de la vida, las relaciones y las identidades premodernas que existían más allá del binario de género (femenino y masculino) o los acoplamientos heteronormativos (un hombre y una mujer). Como curadores y especialistas en manuscritos iluminados medievales y renacentistas (libros hechos y pintados a mano), nuestro enfoque serán los objetos de la colección Getty que se produjeron en la Europa premoderna desde aproximadamente 1200 a 1600, consideraremos las formas en que las imágenes y los textos fueron traducidos, transmitidos y transformados en siglos posteriores hasta nuestros días.

Nada es "normal"

Mártires varones y santos adorando al Cordero de Dios Mártires y santos adorando al Cordero de Dios en las Horas de Spinola, alrededor de 1510–20, maestro del James IV de Escocia. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig IX 18, fols. 39v – 40

La sexualidad humana y la identidad de género son temas complejos, y nuestra comprensión de cada uno de ellos se expande y profundiza continuamente. A veces es tentador generalizar sobre lo que constituían comportamientos, expectativas, identidades y relaciones masculinas y femeninas "normales" en el pasado, pero la norma en un lugar y tiempo no era necesariamente la norma en otro. Incluso categorías como hombre / mujer, homosexual / heterosexual o cristiano / no cristiano corren el riesgo de esencializarse, simplificarse demasiado o anacronizarse. Dichos binarios comienzan a descomponerse bajo un mayor escrutinio. En la academia, el término "queer" se usa a menudo para describir cualquier expresión de sexualidad o género que interrumpa o perturbe los binarios tradicionales. Cada imagen discutida en esta publicación podría describirse como una lente queer con la que ver el pasado, "queering", por así decirlo. Este enfoque no se trata exclusivamente de personas homosexuales, lesbianas, transgénero o heterosexuales, sino del potencial de dinámicas de identidad multifacéticas, iterativas y complejas. Antes de examinar la fluidez de ideas como género y sexualidad en la Edad Media y el Renacimiento, es importante reconocer que muchos de los términos que usamos hoy (y continuamos desarrollando y refinando) como hetero, homo, bi y a-sexual, no existía en ese momento. En lugar de intentar redefinir o etiquetar estas obras, esperamos que al abordar el material con un nuevo vocabulario crítico podamos descubrir una narrativa que rara vez fue representada, difícil de ver y, a menudo, ignorada con demasiada facilidad.

Es útil considerar primero dos iluminaciones que sugieren una relación jerárquica o división social entre hombres y mujeres. Uno de los artistas de las horas de Spinola visualmente ricas, por ejemplo, representó una escena de Todos los Santos como si se vislumbrara en el cielo a través de un marco de piedra: los mártires y santos masculinos están a la izquierda con la Trinidad arriba, mientras que las mártires y santas femeninas están a la derecha con la Virgen María arriba. Una mirada más cercana revela que los hombres miran hacia el cielo hacia María mientras las mujeres miran a la Trinidad, cruzando la división de género. A lo largo del período premoderno, este tipo de referencias cruzadas de modelos de género fue común en la mayoría de los niveles de la sociedad en Europa.

Todos los santos en un Libro de Horas, alrededor de 1450-1455, Guillebert de Mets. El Museo J. Paul Getty, Sra. 2, fol. 20v

En otro Libro de Horas, el artista Guillebert de Mets describió un cosmos estratificado, con Dios encima de una serie de esferas celestiales, que están ocupadas por ángeles, profetas, apóstoles, santos mártires varones, santos clérigos masculinos, santas femeninas y, finalmente, las hombres y mujeres de la sociedad. Esta jerarquía sugeriría que la proximidad a lo divino coincide en cierto grado con el género. Curiosamente, a menudo se ha considerado que los ángeles más cercanos a Dios el Padre no tienen género. A pesar de estas representaciones divididas, las mujeres cumplieron numerosos roles importantes en la sociedad y en la imaginación popular en ese momento, temas que se explorarán en la próxima exposición del Museo Getty Iluminando a las mujeres en el mundo medieval (del 20 de junio al 17 de septiembre de 2017). Sin embargo, sería difícil debatir el hecho de que las mujeres de hoy disfrutan de muchas más libertades que en la Edad Media. Otra forma de visualizar las relaciones hombre-mujer en la Edad Media y el Renacimiento es a través de diagramas matrimoniales en manuscritos legales. Las Tablas de consanguinidad y afinidad que se muestran a continuación, por ejemplo, muestran los grados de separación entre una persona y sus parientes consanguíneos (para evitar el incesto) y las relaciones con los miembros de la familia conyugal (para determinar la herencia), respectivamente. Pero casi todas las iteraciones de interacción sexual humana imaginables existían más allá de estas imágenes y jerarquías estratificadas, y no todos los actos íntimos tenían el propósito de la procreación.

Tablas de consanguinidad y afinidad en Decretum de Graciano, alrededor de 1170-80, iluminador desconocido. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig XIV 2, fols. 272v – 273

Vicio (s) innombrable (s)

Encontrar evidencia de una variedad de comportamientos sexuales en el arte medieval y renacentista es difícil por la sencilla razón de que rara vez se representaba el sexo. Sin embargo, a veces estas omisiones pueden ser una prueba.

Un sacerdote y la viuda de un hombre conversando con el fantasma de Guy de Thurno (detalle) de Las visiones del alma de Guy de Thurno, 1475, Simon Marmion. El Museo J. Paul Getty, Sra. 31, fol. 7

Un manuscrito bellamente iluminado de la colección de Getty, La visión del alma de Guy de Thurno representa una escena en la que el fantasma de Guy regresa con su esposa para instarla a que se arrepienta de un pecado que habían cometido. Aunque este acto nunca se visualiza ni se representa en el manuscrito, Robert Sturges ha argumentado que el pecado es la sodomía. Cabe señalar que, si bien ese término podría referirse a un acto específico, la concepción medieval de la sodomía también incluía a menudo cualquier acto o posición que no tuviera la posibilidad de procreación. La organización de la composición habla donde las imágenes y las palabras callan. En el extremo izquierdo (quizás un doble sentido refiriéndose a la palabra latina siniestro) de la composición es el lecho matrimonial, ahora purificado por dos libros sagrados. A la derecha hay un grupo de cinco hombres y la esposa viuda de Guy. En el centro de esta miniatura está el sacerdote que interroga el alma de Guy de Thurno. No podemos ver el alma, en cambio nos enfrentamos con la cama vacía a la izquierda y el silencio vacío del interrogatorio a la derecha. Como ha explicado Diane Wolfthal, "la sodomía, el pecado que no se puede nombrar, aparentemente tampoco se puede visualizar".

Borrado: crucifixiones acariciadas y parejas copulando

Los libros siempre han estado destinados al tacto, ya que las manos históricamente han fabricado, abierto, sujetado y manipulado estos objetos encuadernados. Los manuscritos iluminados a menudo llevaban vidas especialmente agitadas, ya que cada nuevo propietario podía alterar potencialmente el códice con marcas de posesión o dejando señales de uso háptico (páginas sucias).

La crucifixión, comenzada después de 1234, terminada antes de 1262. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig V 5, fol. 104v La crucifixión, alrededor de 1420–30, maestro del Kremnitz Stadtbuch. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig V 6, fol. 147v

En un Misal del siglo XIII de la colección Getty, el cuerpo del Cristo crucificado fue tocado repetidamente en el pasado con propósitos devocionales. Otro Misal, del siglo XV, incluye una placa de osculación debajo de La Crucifixión, y este círculo con el Cristo resucitado estaba destinado específicamente a los besos. En estos ejemplos, la página de pergamino se convierte en un vehículo para conectar los cuerpos humanos sensibles con la presencia divina. En otros casos, el contacto físico con el campo pictórico estaba destinado a ofuscar contenido visualmente inquietante o desagradable, que a veces se encuentra en manuscritos seculares. (Consulte los recursos adicionales para obtener consideraciones sobre las características masculinas y femeninas en las crucifixiones medievales y renacentistas, y específicamente el controvertido libro de Leo Steinberg La sexualidad de Cristo en el arte renacentista y en el olvido moderno.)

Duque Albrecht IV el Sabio y su esposa Kunigunde de Austria adorando a la Virgen y Un escriba y una mujer en Rudolf von Ems Crónica mundial, 1487. El Museo J. Paul Getty, Sra. 33, fols. 2v – 3

los Crónica mundial del erudito alemán Rudolf von Ems, escrito en el siglo XIII, construyó una visión de la historia judeocristiana y grecorromana desde la creación del mundo hasta la actualidad del autor. En la primera década del siglo XV, una mujer noble probablemente de Baviera (en la actual Alemania) recibió una copia de lujo del texto llena de hermosas iluminaciones que representan los principales episodios narrativos de la historia. Alrededor de 1487, el manuscrito entró en la colección del duque Albrecht IV el Sabio y su esposa Kunigunde de Austria, cuyos retratos se agregaron arrodillados en piedad ante la Virgen María en una página que ahora enfrenta la imagen de la anterior propietaria. En algún momento durante la historia del manuscrito, un lector-espectador borró físicamente varias figuras pintadas, específicamente aquellas personas mostradas desnudas o involucradas en actividades sexuales extramatrimoniales.

Dios con Adán y Eva en Rudolf von Ems Crónica mundial, 1487. El Museo J. Paul Getty, Sra. 33, fol. 5

Este fenómeno no significa que todas las figuras desnudas hayan sido borradas de la historia: Adán y Eva, por ejemplo, han tenido sus regiones inferiores borrosas por el tacto en la imagen inicial de la creación, pero unas páginas más tarde, la pareja aparece dos veces: la primera vez desnudos (aunque no necesariamente sexuados) mientras comían del Árbol del Conocimiento del Bien y del Mal, y la segunda vez siendo expulsados ​​por un ángel del Paraíso (y cubriéndose con hojas de higuera). El iluminador desconocido incluyó cuatro escenas sexuales en el resto del manuscrito: la primera muestra al patriarca Abraham y su concubina Agar, la segunda representa a Lot entablando relaciones incestuosas con sus hijas, la tercera representa parte de una escena orgiástica más grande entre israelitas y madianitas (una hombres y mujeres de cada grupo fueron brutalmente asesinados, a través de la ingle, mientras fornicaban) y el cuarto de Amnón violando a Tamar. Tres de estas parejas copulando fueron completamente evisceradas, hasta la capa de pergamino. Es desconcertante considerar por qué el momento del incesto quedó intacto. Una posible razón para explicar los otros borrados es que esas relaciones fueron encuentros interraciales o interreligiosos, en lugar de puramente familiares (aunque Tamar era la media hermana de Amnon), y las imágenes borradas parecen haber mostrado a las parejas teniendo sexo.

Abraham haciendo el amor con Agar El incesto de Lot Pinehas mata a Simri y Kosbi Amnón violando a Tamar en Rudolf von Ems Crónica mundial, alrededor de 1400-10. El Museo J. Paul Getty, Los Ángeles, Sra. 33, fols. 29, 32, 107v, 194v

Las imágenes de arriba encajan dentro de la sección del manuscrito sobre historia antigua, al igual que la historia del rey David de Israel, quien deseaba a una mujer casada llamada Betsabé. Un día, mientras Betsabé se bañaba, David vio su cuerpo desnudo y se enardeció de pasión por ella. En la iluminación, David entra en una cámara privada donde Betsabé lava su cuerpo, que ha sido acariciado por un dueño en algún momento para oscurecer efectivamente su vagina mientras deja intactos sus senos. Al untar la capa de pintura ofensiva, el propietario presionó efectivamente carne contra carne en un acto no muy diferente a frottage, ya que la página del manuscrito es de hecho piel (pergamino, de animales).

David y Betsabé en Rudolf von Ems Crónica mundial, alrededor de 1400-10. Museo J. Paul Getty, Los Ángeles, Sra. 33, fol. 191v

Dada la tendencia mojigata a la censura de un antiguo propietario, es curioso que la extensión de dos páginas relacionada con la historia de Sodoma y Gomorra no se haya alterado de ninguna manera. Las iluminaciones no representan ninguna escena de encuentro homosexual / sexual, falta de hospitalidad hacia extraños o violencia, todas las cuales son asociaciones o interpretaciones típicas de esta historia. Además, en otras copias iluminadas del texto de Rudolf von Ems, los sodomitas aparecen como guerreros armados, listos para entablar relaciones con los tres visitantes angelicales de Lot. Como señala Robert Mills en su libro Viendo la sodomía en la Edad Media, hubo innumerables encuentros que podrían caracterizarse como sodomíticos, aunque no está claro si alguna de esas asociaciones se hizo con las imágenes en La Crónica Mundial.

Del mismo sexo: ¿homosocial u homosexual?

Inicial A: Santos Mauricio y Teofredus, alrededor de 1460-1480, Frate Nebridio. Museo J. Paul Getty, Sra. 91, anverso

Los lazos de amistad o lealtad comunitaria entre personas del mismo sexo se pueden encontrar en numerosos contextos premodernos, desde militares hasta monásticos, mendicantes y otros. Los santos Maurice y Theofredus, soldados del siglo III d.C. de la Banda Sagrada de Tebas en el norte de África y santos mártires cristianos, se encuentran entre los rostros del pasado que tuvieron una relación homosocial, que implicaba amistad, fidelidad o un vínculo entre los miembros de la mismo sexo (un bromance, por así decirlo, pero en un nivel más profundo). Algunos eruditos han sugerido que el juramento de hermandad hecho por la Legión Tebana fue puramente homosocial, pero otros insinúan que pueden haber tenido lugar encuentros sexuales entre Maurice y sus compañeros (ver James Neill en los recursos adicionales). Aún así, la virtud de la lealtad que demuestran los soldados probablemente atrajo a las monjas agustinas, que una vez vieron la miniatura que se muestra arriba en un libro del coro.

El tormento de monjes y monjas impíos en Las visiones del caballero Tondal, 1475, Simon Marmion. El Museo J. Paul Getty, Sra. 30, fol. 24v

Por el contrario, los monjes y monjas impíos son el tema de una miniatura que describe los viajes del caballero Tondal a través del más allá. Como castigo por su lujuria, las almas son devoradas por una aterradora bestia y excretadas en un lago helado en el infierno. Aunque no conocemos la naturaleza de sus encuentros sexuales, es conmovedor que sus pecados hayan provocado que tanto hombres como mujeres queden embarazadas de monstruos devoradores de entrañas. Si bien esta iluminación muestra a los culpables de romper sus votos de castidad, el castigo se reparte entre los culpables de lujuria. Este texto y el de Guy de Thurno mencionado anteriormente fueron encuadernados una vez junto con un tercer texto sobre santa Catalina de Alejandría, encargado por Margarita de York, duquesa de Borgoña y esposa del duque Carlos el Temerario. En la Silesia medieval (actual Polonia), Santa Eduvigis vivió una vida semejante a la de Cristo, que incluía tomar un voto de castidad y entrar en un convento después de que mataran a su marido. Finalmente comprometió a su hija, Gertrude, a un vínculo similar de devoción fraternal. La vida casta significaba renunciar a los placeres o deseos carnales, incluida la actividad sexual y otras tentaciones de la carne y la mente. Abundan los ejemplos en el período premoderno de parejas casadas que hacían votos de castidad para centrarse puramente en la devoción espiritual. Delphine de Signe de Nápoles y su esposo Elzéar de Sabran tenían uno de esos arreglos. Consideraron a las santas Cecilia y Valerian como modelos de una vida piadosa total.

Santa Eduvigis presentando a su hija Gertrudis en el Convento de Trebnitz de La vida de la beata Eduvigis, 1353. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig XI 7, fol. 18v

En la historia del caballero Gillion de Trazegnies, después de haber sido engañado para que pensara que su esposa Marie había muerto mientras él estaba prisionero en Egipto, Gillion se casa con la hija del sultán, Gracienne. Finalmente, los hijos de Gillion lo ubican e informan que Marie todavía está viva. En un giro del destino, ambas esposas renuncian a sus obligaciones sexuales dentro de los límites del matrimonio y se comprometen conjuntamente a ingresar juntas en un convento. Como explica la especialista en literatura francesa medieval Zrinka Stahuljak, este episodio puede leerse como “queer” frente a la institución del matrimonio. Igualmente extraño fue el espectáculo contemplado por el autor del texto que inspiró el cuento: una tumba con un caballero flanqueado por dos monjas. La homosocialidad se puede encontrar en rincones inesperados de la cultura literaria y eclesiástica premoderna.

Historia transgénero

Bagoas aboga en nombre de Nabarzanes en El libro de las hazañas de Alejandro Magno, hacia 1470-1475, maestro del Jardin de vertueuse consolation. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig XIV 8, fol. 133v

Algunos temas se consideraron no aptos para los lectores medievales y, por lo tanto, se modificaron. Por ejemplo, el gobernante mundial Alejandro Magno tenía una variedad de amantes o compañeros, incluido el joven Hefestión. En la Edad Media, se produjeron numerosos relatos de la vida de Alejandro, desde Francia y Bizancio hasta Persia e India. En una versión escrita por un humanista portugués para la corte borgoñona, Bagoas, el guapo eunuco y amante de Alejandro, aparece como una mujer hermosa, llamada Bagoe, para "evitar un mal ejemplo", como lo expresó el autor. A lo largo de una copia iluminada del texto en el Getty, Bagoas / Bagoe usa prendas lujosas. En un caso, su capacidad para influir en las decisiones de Alexander, como mujer seductora o persuasiva, se contrasta con la de las mujeres amazonas guerreras, que desean tener un hijo de Alexander. Este transgénero o cambio de género no solo fue más aceptable, sino que también reafirma la imposibilidad de crear categorías o binarios sencillos. Como hemos visto, los autores y artistas medievales a menudo hicieron cambios considerables en historias conocidas y queridas. Los lectores y espectadores entendieron estas alteraciones como parte del proceso de escritura de la historia, o más precisamente, de historias moralizadas y de múltiples perspectivas.

Los límites de las etiquetas y el desglose de la biografía

La Embajada del Duque de Brabante ante el Rey de Francia y el Duque de Berry en Jean Froissart's Crónicas, alrededor de 1480-1483, maestro del Getty Froissart. El Museo J. Paul Getty, Sra. Ludwig XIII 7, fol. 272v

Los rumores y los rumores pueden afectar el arco de la historia y la memoria tanto como el dogma religioso o la política pública. El cronista Jean Froissart registró la Guerra de los Cien Años en varios volúmenes, proporcionando a los artistas un amplio material para representar sangrientas batallas, encuentros con embajadas o incluso trajes cortesanos contemporáneos. En un capítulo sobre las negociaciones entre el rey de Francia y los representantes del duque de Brabante, Froissart relata que Jean, Duc de Berry, estaba enamorado de un chico de la corte que se especializaba en la fabricación de ropa interior de punto. El artista de la copia del texto del Getty optó por incluir al duque colocando su mano sobre el hombro del joven (conocido como su "favorito"), ya que los dos parecen moverse hacia las sombras del salón del trono. La "salida" de Froissart del bibliófilo francés inspiraría más tarde a los historiadores del arte a interpretar imágenes en libros propiedad del duque para revelar sus deseos homosexuales (ver lectura adicional). Sin embargo, estas imágenes a menudo fueron pasadas por alto por los primeros historiadores del arte, que optaron por centrarse en otros aspectos del gran coleccionista y bibliófilo. Si bien sería terriblemente esencial sugerir que todo estudio del Duque de Berry debería considerar su sexualidad, también ha sido demasiado fácil para los historiadores del arte simplemente omitir o evitar este tema desafiante, creando aún más silencios e invisibilidades.

[Giovanni Antonio Bazzi] era un hombre despreocupado y licencioso, que mantenía a los demás entretenidos y divertidos con su forma de vida, que distaba mucho de ser meritoria. En cuya vida, como siempre tuvo a su alrededor muchachos y jóvenes imberbios, a quienes amaba más de lo decente, adquirió el sobrenombre de Sodoma y en ese nombre, lejos de ofenderse o de ofenderse, solía gloriarse, escribiendo canciones sobre ella. y versos en terza rima, y cantándolas al laúd sin poca facilidad. Giorgio Vasari, La vida de los artistas, 1568

Cristo cargando la cruz, hacia 1535, Giovanni Antonio Bazzi (Sodoma). Museo J. Paul Getty, 86.GA.2

Es tentador leer la biografía de un artista en sus obras de arte, pero este enfoque debe aplicarse con cuidado y cautela. Por ejemplo, ¿existe un potencial "gay" (o sodomítico) que sustenta el dibujo de Giovanni Antonio Bazzi de Cristo cargando la cruz, dado que el artista parece haber amado a los niños y hombres “más de lo decente”, como nos cuenta Vasari? Los presentes autores se han encogido en las galerías de los museos cuando los guías turísticos o los visitantes se fijan en la biografía de Giovanni Antonio hasta el punto de que un dibujo como el de arriba, o una pintura de El martirio de San Sebastián, se reduce a probar el radar gay de un visitante, por así decirlo. De manera similar, a menudo se mantienen conversaciones dignas de vergüenza sobre las figuras femeninas "masculinas" en los frescos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina (Ciudad del Vaticano) o las esculturas en la Capilla de los Medici (Florencia). La Florencia renacentista, donde vivían Giovanni Antonio Bazzi y Giorgio Vasari, tenía fama de sodomía, tanto que se estableció “La Oficina de la Noche” para investigar todas las acusaciones de estos comportamientos. Como ha señalado Michael Rocke, un estudioso de este período, los encuentros sexuales entre personas del mismo sexo eran tan generalizados allí como la bebida, el juego y la sexualidad fluida de la cultura masculina soltera. Acusar a alguien de sodomía era un arma política poderosa, un hecho probablemente conocido y explotado por Vasari. Aunque estos "registros" de sodomía proporcionan datos, aún puede ser difícil saber si los acusados ​​estaban simplemente en desacuerdo político con los líderes, extranjeros no deseados, participantes en una variedad de actividades sexuales que no conducen a la procreación, o tal vez, como Giovanni Antonio Bazzi. , apropiándose de un estereotipo negativo para redefinir su significado.

Santidad homoerotizada

Imágenes de San Sebastián en la colección del Museo Getty: Maestro de Sir John Fastolf, alrededor de 1430–40 (Ms. 5, fol. 36v) Georges Trubert, alrededor de 1480–90 (Ms. 48, fol. 173v) Gaspare Diziani, alrededor de 1718 (2004.83) Anthony van Dyck, alrededor de 1630–32 (85.PB.31) Vicente López y Portaña, 1795–1800 (2000.47) Fotógrafo británico desconocido según Gudio Reni, alrededor de 1865–85 (84.XP.1411.62).

El soldado-mártir romano de mediana edad del siglo III, Sebastián, que en el siglo XV comenzó a ser representado como un joven musculoso que vestía solo un taparrabos, se ha convertido en una especie de ícono gay. San Sebastián fue uno de los santos de la plaga, se cree que protege a las personas y comunidades de las pandemias simbolizadas por las flechas que atravesaron su cuerpo. La devoción al santo aumentó después de la Peste Negra (1348), y las imágenes de su cuerpo tonificado y expresión serena frente a la tremenda tortura y la muerte inminente tienen un atractivo duradero para la comunidad gay de hoy, especialmente a raíz de la pandemia de SIDA de la década de 1980. Belleza masculina. Deseo homoerótico. (Posible) Apelación sadomasoquista. These are among the associations that arise in scholarly discussions about Sebastian (who also appealed to women, according to a famous legend by Vasari in which a painting of the saint by Fra Bartolommeo supposedly caused women to sin just by the sight of it). Many of the accounts of the saint’s life include a dramatic revelation of his Christianity, becoming a sort of “coming out” narrative or tale of confession. In one sense Sebastian replaced classical myths of same-sex attraction or sexual encounter, such as Ganymede and Zeus narratives of same-sex love, that engage questions of homosexual identity. There is no proof for these layers of meaning in Sebastian’s life, only in the power of the symbol he has become.

Queering the Present of the Past

The Martyrdom of Saint Sebastian in the Prayerbook of Charles the Bold, Lieven van Lathem. The J. Paul Getty Museum, Ms. 37, fol. 29 Saint Sebastian, Ron Athey, 1999 (screenshot from YouTube.com) Decorated Text Page in the Prayerbook of Charles the Bold, Lieven van Lathem. J. Paul Getty Museum, Ms. 37, 32v Auto retrato, N.Y.C., Robert Mapplethorpe, 1978. Jointly acquired by the J. Paul Getty Trust and the Los Angeles County Museum of Art partial gift of The Robert Mapplethorpe Foundation partial purchase with funds provided by the J. Paul Getty Trust and the David Geffen Foundation. © Robert Mapplethorpe Foundation

Saint Augustine wrote that the present exists in three forms: the present of past things, the present of present things, and the present of future things. Although “medieval” and “modern” are often conceived of as antagonists, art historians Alexander Nagel, Roland Betancourt, and others have argued that certain themes have traversed time and artistic practice. The intensity of Robert Mapplethorpe’s gaze and unapologetic self-penetration in Self-Portrait, N.Y.C., for example, fits within the long tradition of hybrid figures in medieval marginalia. These creatures are at times menacing, at others humorous or absurd, and they can even be symbolic. Indeed, Mapplethorpe thrust the marginal—that is, counter- or sub-cultural, perverse, or fetishistic—into the mainstream, while he simultaneously became a demonlike figure in his self-portrait with a bullwhip. The line between art and pornography had been crossed, and despite the Culture Wars of his time, his self-portrait has endured as poignant evidence of art’s potential to shape or influence viewer expectations. The image was recently witnessed by record crowds and rave reviews at the Getty and at LACMA in Robert Mapplethorpe: The Perfect Medium. Performance artist Ron Athey transforms the violent, abject, and gut-wrenchingly painful or filthy into a manifesto in which sacred and scatological merge in order to confront preconceived notions about the body, masculinity, sexual orientation, and extreme sexual acts. When asked to describe his St. Sebastian y St. Sebastiane (feminizing the name of the male saint), Athey has said, “I make arrows out of very long medical needles and insert the metal into the head, which causes a lot of bleeding. So really it’s a sort of bloodletting performance. Some longer performances from the ‘90s, like the Torture Trilogy, included scarification, flesh hooks, branding, anal penetration, surgical staplers—an entire palette of things, some of which I still use. I guess I always play either with flesh or with fluid or blood in my work.” Both Mapplethorpe and Athey were familiar with the potential meaning, dogma, and spiritual significance behind the images referenced in their art, and yet their works transcend even those categories and have helped break down boundaries of high and low art, and have given representation to subjects once censored or erased from public view. Invisibility and erasure are constant challenges in illuminating queer lives and experience from the premodern world. However, these omissions also provide an opportunity for the careful observer to think critically about things left unsaid and unseen. Although the academic community was relatively slow to turn scholarly attention to these topics, there is now a growing body of literature on queerness in the Middle Ages and beyond. We hope that by examining these narratives, negatives, and voids in medieval and Renaissance art, we have given some presence to queer identity and fluidity in a historical context.

This essay originally appeared in the Getty iris (CC BY 4.0)

Recursos adicionales:

Links to scholarly articles, essays, and lectures related to LGBTQ+ medieval histories here

Brown, Judith C. and Robert Charles Davis, eds. Gender and Society in Renaissance Italy. 1998.

Burger, Glenn and Steven Kruger, eds. Queering the Middle Ages. The University of Minnesota, 2001.

Bynum, Caroline Walker. Jesus as Mother: Studies in the Spirituality of the High Middle Ages. Los Angeles: University of California Press, 1984.

Camille, Michael. “‘For Our Devotion and Pleasure’: The Sexual Objects of Jean, Duc de Berry,” Art History, vol. 24, no. 2 (2001), 169–194.

Camille, Michael. “Play, Piety, and Perversity in Medieval Marginal Manuscript Illumination,” in Mein ganzer Körper ist Gesicht: Groteske Darstellungen in der europäischen Kunst und Literatur des Mittelalters, eds. Katrin Kröll and Hugo Sterger (Fribourg, 1994), 171-192.

Ferentinos, Susan. Interpreting LGBT History at Museums and Historic Sites. London: Rowman & Littlefield, 2015.

Guynn, Noah. Allegory and Sexual Ethics in the High Middle Ages. Palgrave MacMillan, 2007.

Halsall, Paul. “The Experience of Homosexuality in the Middle Ages,” in Fordham University’s Medieval Sourcebook, 1998.

Kay, Sarah, and Miri Rubin. Framing Medieval Bodies. Manchester University Press, 1994.

Kaye, Richard. “St. Sebastian: The Uses of Decadence,” in A Splendid Readiness for Death: St. Sebastian in Art, exh. cat. (Vienna, 2004), 11–16.

Killermann, Sam (ItsPronouncedMetrosexual.com), The Genderbread Person, on the differences between genderqueer, gender expression, biological sex, and sexual orientation.

L’Estrange, Elizabeth, and Alison Moore, eds. Representing Medieval Genders and Sexualities in Europe: Construction, Transformation, and Subversion, 600–1530. Burlington, Vermont: Ashgate, 2011.

Lochrie, Karma, Peggy McCracken, and James A. Schultz, eds. Constructing Medieval Sexuality, Medieval Cultures, vol. 11. Minneapolis and London: University of Minnesota Press, 1997.

Mills, Robert. Seeing Sodomy in the Middle Ages. Chicago: The University of Chicago Press, 2015.

Neill, James. The Origins and Role of Same-Sex Relations in Human Societies. McFarland Press, 2008.

Parkinson, R.B. A Little Gay History: Desire and Diversity Across the World. New York: Columbia University Press, 2013.

Rocke, Michael. Forbidden Friendships: Homosexuality and Male Culture in Renaissance Florence. Oxford University Press, 1998.

Spear, Richard E. The “Divine” Guido: Religion, Sex, Money, and Art in the World of Guido Reni. New Haven: Yale University Press, 1997.

Steinberg, Leo. The Sexuality of Christ in Renaissance Art and in Modern Oblivion. University of Chicago Press, 1996.

Whittington, Karl. “Queer,” in Studies in Iconography (special issue on “Medieval Art History Today: Critical Terms”) 33 (2012), 157–168.

Wolfthal, Diane. In and Out of the Marital Bed: Seeing Sex in Renaissance Europe. New Haven and London: Yale University Press, 2010.


The Elephantine Papyri: One of the Most Ancient Collections of Jewish Manuscripts

"A letter from the Elephantine Papyri, a collection of 5th century BCE writings of the Jewish community at Elephantine in Egypt. Authors are Yedoniah and his colleagues the priests and it is addressed to Bagoas, governor of Judah. The letter is a request for the rebuilding of a Jewish temple at Elephantine, which had been destroyed by Egyptian pagans. The letter is dated year 17 of king Darius (II) under the rule of the satrap of Egypt, Arsames, which corresponds to 407 BCE."

One of the oldest collections of Jewish manuscripts, dating from the fifth century BCE, the Elephantine papyri were written by the Jewish community at Elephantine (Arabic: جزيرة الفنتين &lrm, Greek: &Epsilon&lambda&epsilon&phi&alpha&nu&tauί&nu&eta ) , then called Yeb, an island in the Nile at the border of Nubia. The Jewish settlement of Elephantine was probably founded as a military installation about 650 BCE, during the reign of Manasseh of Judah, to assist Pharoah Psammetichus I in his Nubian campaign. The dry soil of Upper Egypt preserved documents from the Egyptian border fortresses of Elephantine and Syene (Aswan). Hundreds of these Elephantine papyri survived, written in hieratic and Demotic Egyptian, Aramaic, Greek, Latin and Coptic, and consisting of legal documents and letters, spanning a period of 1000 years.

"Though some fragments on papyrus are much older, the largest number of papyri are written in Aramaic, the lingua franca of the Persian Empire, and document the Jewish community among soldiers stationed at Elephantine under Persian rule, 495-399 BCE. The Elephantine documents include letters and legal contracts from family and other archives: divorce documents, the manumission of slaves, and other business, and are a valuable source of knowledge about law, society, religion, language and onomastics, the sometimes surprisingly revealing study of names. " (Wikipedia article on Elephantine papyri, accessed 12-09-2013).


BAGŌAS

BAGŌAS, the Greek name of two eunuchs from the Achaemenid period.

1. The chief eunuch and general under Artaxerxes III. He played a prominent role in court affairs, being the most trusted friend of Artaxerxes III (Diodorus Siculus, 16.47.4). During the reconquest of the rebellious Egypt in 343 B.C. Bagōas and Mentor of Rhodes commanded the main body of the Persian army and Greek mercenaries who took the border fortress Pelusium and then occupied the country. At the sack of the Egyptian city Bubastis the Greek mercenaries imprisoned Bagōas who was soon rescued by Mentor (Diodorus, 16.50.1-6). Then Artaxerxes III sent Bagōas to put the upper satrapies in order, giving him supreme power over them (Diodorus, 15.50.8).

At the end of 338 B.C. Bagōas poisoned Artaxerxes III and murdered all his sons, except the youngest, Arses (Diodorus, 17.5.3-4 cf. also Aelianus, Varia Historia 6.8). Though Bagōas attained supreme power, he could not ascend the throne himself and instead made Arses a puppet king. In the summer of 336 B.C. Arses and all his children were murdered by Bagōas, who presented the throne to Darius III, a distant member of the Achaemenid family Codomannus (Strabo, 15.3.24 Curtius, 6.3.12). When Bagōas attempted to poison Darius III himself, the king compelled him to drink a cup of deadly poison.

Bagōas possessed famous gardens near Babylon (Theophrastus, Plant-researches 2.6.7) and a palace in Susa which Alexander the Great gave to Parmenion for residence (Plutarch, Alejandro 39). See also F. Cauer, &ldquoBagoas,&rdquo in Pauly-Wissowa II, cols. 277f. A. T. Olmstead, History of the Persian Empire, Chicago, 1948, pp. 437 and 489f. J. M. Cook, The Persian Empire, London, 1983, pp. 224f.

2. A Persian eunuch who was a favorite of Darius III and Alexander the Great (Curtius, 6.5.23 and 10.1.25-27 Plutarch, Alejandro 67). His life was fictionalized by M. Renault in The Persian Boy (1972).


ARTAXERXES III

ARTAXERXES III, throne name of Ochus (Gk. Ôchos, Babylonian Ú-ma-ku&scaron, son of Artaxerxes II and Stateira), Achaemenid king (r. 359-58 to 338-37 B.C.). About 361 he took part in a campaign against Egypt, then in rebellion under her king Tachos, and obtained that king&rsquos surrender (Georgius Syncellus 1.486.20ff. D.). The fact that the Satraps&rsquo Revolt, which he helped put down, was not quite ended may account for the lack of uniformity regarding the date of Artaxerxes&rsquo accession. That event is dated to year 390 of the Babylonian Nabonassar era (beginning in November, 359 B.C.), but Polyaenus (7.17) states that he concealed his father&rsquos death for 10 months, so that his official reign may only have begun in 358-57. On becoming king, he did away with his brothers, sisters, and other possible rivals (Justin 10.3.1 cf. Curtius Rufus 10.5.23, claiming that 80 brothers were murdered in one day).

Artaxerxes III&rsquos objective was to consolidate royal authority and to terminate the revolts which threatened to break up the empire. He seems to have first made war on the rebel Cadusii in Media Atropatene (Justin 10.3.2) in the hard and successful fighting, Codomannus, the later Darius III, distinguished himself (Diodorus 17.6.1 Justin 10.3.3-4). Then a major campaign (ca. 356-52) was directed against such western satraps as Artabazus and Orontes who had rebelled against his father these were now commanded to dismiss their Greek mercenaries (scholium to Demosthenes 4.19). The reconquest of Egypt was also to be carried through. Details of the campaign are unclear, but some success was achieved. Orontes was subdued, while Artabazus, banished, sought refuge with Philip of Macedonia (Diodorus 16.22.1-2, 34.1-2 Demosthenes 14.31). With the Satraps&rsquo Revolt ended, Persian rule over Asia Minor and Phoenicia was again consolidated. Artaxerxes had acted resolutely he obtained by threat of war the compliance of Athens, whose general, Chares, had first supported Artabazus (Diodorus 16.34.1). Actual restoration of order was accomplished by the king&rsquos generals, especially Mentor of Rhodes, while Artaxerxes was preoccupied with Egypt (Ps.-Aristoteles, Oeconomica 2.2.28 Diodorus 16.52.1-8). For the generals&rsquo campaign against Egypt had failed and before the king&rsquos massive new preparations were completed, a new revolt broke out in Syria, Phoenicia, and Cyprus in 351 which was aided by the Egyptian King Nectanebus. The rebels, led by Tennes of Sidon, were fought with indifferent success (Diodorus 16.40.5-42.9) by Idrieus (satrap of Caria), Mazaeus (of Cilicia), and Belesys (of Syria). Artaxerxes then led a large force from Babylon to Syria and soon restored matters. The rich Phoenician town of Sidon, the revolt&rsquos center, was betrayed by King Tennes, and then destroyed by a fire set by the besieged Sidonians themselves (Diodorus 16.43.1-45.6 Pompeius Trogus, Prologus 10 Orosius 3.7.8 Georgius Syncellus 1.486.16 D.). Other towns of Phoenicia and Palestine then submitted. The expeditions of the generals Bagoas and Orophernes and the deportations of Jews ordered by Artaxerxes (Syncellus 1.486.10ff. D.) may be combined with the events recorded in the Book of Judith.

About 346-45 B.C. the king marched on Egypt. The citadels of Pelusium and Bubastis in the Nile delta were taken and by 343 the reconquest had been achieved, ending 65 years of Egyptian independence. (A seal has been interpreted as depicting this event see J. Junge, Saka-Studien, Leipzig, 1939, pp. 63-64 n. 4.) One Pherendates was appointed satrap (Diodorus 16.46.4-51.3), while Nectanebus fled south to Nubia to maintain an independent kingdom. The Persians plundered and sacked extensively (Diodorus 16.51.2 Aelian, Varia historia 4.8, 6.8), and Egyptians were reportedly carried off to Persia. Consequently the king was vehemently hated by the Egyptians they identified him with the ass to which he had sacrificed the Apis Bull (Aclian, 4.8).

Artaxerxes&rsquo relations with the Greeks and Macedonians varied. Although there were occasional clashes (especially during the Satraps&rsquo Revolt), the king sought the friendship of Athens, Sparta, and Macedonia, and he was the object of both fear and esteem (for Athens, see Demosthenes 14.7, 25, 31). In about 351 B.C. the king invited Athens and Sparta to join in a campaign he planned against Egypt both declined but assured him of their friendship (Diodorus 16.44.1) Thebes and the Argives, however, sent him auxiliary troops (ibid., 44.2, 46.4). The first contact noted between Artaxerxes and Macedonia is a treaty of friendship with Philip II (Arrian, Anábasis 2.14.2) its details are not known. The Persian king seems to have observed it, for an Athenian legation seeking help against Philip returned empty handed (Demosthenes 9.71 ). Eventually, when Philip attacked the town of Perinthus, which dominated the Sea of Marmora, Artaxerxes perceived Philip&rsquos real intention and intervened by sending troops into Thrace (Diodorus 16.75.1 Arrian, Anábasis 2.14.5). Alexander later pointed to this as a motive for his campaign of revenge.

By his own efforts and with the aid of such Greek generals as Mentor and Phocio of Athens, Artaxerxes thus revived the old empire of Darius. The order of the state was restored, its apparatus reorganized, the central power strengthened. Artaxerxes was energetic and restless, crafty and strong-minded. He is called cruel and violent (Diodorus 17.5.3 Plutarch, Artoxerxes 26.1) but also a fair judge (Diodorus 16.49.6). A token of his revival was the renewed building activity at Persepolis. The king erected a palace on the southwest part of the terrace, as is attested by his inscription A 3 Pa on a stairway (Kent, Persa antiguo, pag. 156 F. H. Weissbach, Die Keilinsehriften der Achämeniden, Leipzig, 1911, pp. 128-29). An Akkadian tablet inscription has been found at Susa (&ldquoA 3 Sa,&rdquo ed. V. Scheil in MMAP XXI, 1929, pp. 99-100 no. 30).

Artaxerxes was married to a daughter of his sister (her name is read conjecturally in Valerius Maximus 9.2., ext. 7 see Justi, Namenbuch, pag. 341 b) and to a daughter of Oxathres, brother of the later Darius III (Curtius Rufus 3.13.13). The latter, with three of Artaxerxes&rsquo daughters, was captured by Alexander after the battle of Issus. The youngest of these, Parysatis, was later married to Alexander (Arrian, Annbasis 7.4.4). Also captured in the course of events was a granddaughter of Artaxerxes, who had been the wife of Hystaspes (Curtius Rufus 6.2.7-8). Of the king&rsquos sons, only two are known by name. Arses, the youngest, succeeded his father but survived only for about two years. Bisthanes came to meet Alexander in 330 (Arrian, Anábasis 3.19.4). All the others are said to have been murdered by the Egyptian-born chiliarch, Bagoas, after poisoned the king himself in his palace intrigues (Diodorus 17.5.4 cf. Aelian 6.8 and Syncellus 1.486.14f. D.). Bagoas undoubtedly sought to be a kingmaker, but the premature death of Artaxerxes was a serious misfortune for the Persian kingdom.

See also, for Artaxerxes III&rsquos coinage, the works listed under Artaxerxes I: Babelon, pl. II.12-15.


Ver el vídeo: Hephaestions Death. Alexanders Dream - Alexander 2004